Inserto para el Boletín: Undécimo Domingo después de Pentecostés (B)

La Fiesta de la Transfiguración

El 6 agosto es la fiesta de la Transfiguración de nuestro Señor Jesucristo, y conmemora la revelación de Jesús como el Hijo de Dios, y su cambio radical de apariencia, mientras se encontraba en presencia de Pedro, Santiago y Juan en un monte.

El Evangelio de Mateo registra que Jesús “se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz”. En ese momento aparecieron Moisés y Elías, que hablaban con Jesús. Pedro, interpretando mal el significado de esta manifestación, se ofreció a hacer tres “chozas” (o “viviendas”) para Jesús, Moisés y Elías. Una nube luminosa los cubrió y una voz desde la nube, declaró: “Este es mi Hijo amado, mi predilecto; escúchenlo”. Los discípulos cayeron boca abajo temblando, pero Jesús les anima a levantarse y a “no tener miedo”. Cuando los discípulos levantaron la vista, solo vieron a Jesús (Mateo 17: 1-8).

La transfiguración también se menciona en otros dos relatos de los evangelios (Marcos 9: 2-8 y Lucas 9: 28-36) y se refiere en la segunda carta de Pedro, que indica que “nosotros fuimos testigos oculares de su majestad” y “estábamos con él en el monte santo” (2 Pedro 1: 16-18).

La transfiguración es un momento crucial porque revela la gloria de Cristo antes de la crucifixión, y prevé su resurrección y ascensión. También prefigura la exaltación de la naturaleza humana en Cristo. Algunos piensan que la escena en el monte es importante, porque se convierte en el punto en el que la naturaleza humana se encuentra con Dios, con Jesús que actúa como punto de conexión entre el cielo y la tierra. La fiesta de la Transfiguración se inició en la iglesia oriental a finales del siglo IV.

La fiesta se celebra el 6 de agosto, que es la fecha de la dedicación de la primera iglesia construida en el monte Tabor, que se considera tradicionalmente como el “alto monte” de la transfiguración. Hay estudiosos, sin embargo, que creen que la transfiguración ocurrió ya sea en el monte Hermón, en la frontera con Siria y Líbano, o en el Monte de los Olivos en Jerusalén.

Colecta de la Transfiguración

Oh Dios, que en el santo monte, revelaste ante testigos escogidos a tu muy amado Hijo, maravillosamente transfigurado, con vestiduras blancas y resplandecientes: concede en tu misericordia, que, librados de la inquietud de este mundo, contemplemos por fe al Rey en su hermosura; que contigo, oh Padre, y contigo, oh Espíritu Santo, vive y reina, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Décimo Domingo después de Pentecostés (B)

William Wilberforce

El 30 de julio la Iglesia Episcopal recuerda a William Wilberforce (1759-1833) y Anthony Ashley Cooper (1801-1885), testigos proféticos del Evangelio de Cristo. Wilberforce fue un estadista británico y evangélico anglicano que utilize su posición como miembro del Parlamento de la zona de Yorkshire para abogar por la abolición de la trata de esclavos en el Imperio Británico.

Conocido por su encanto personal y gran elocuencia como orador público, Wilberforce fue elegido al Parlamento por su ciudad natal y el distrito de Hull a la edad de 21 años. Después de una experiencia de conversión en 1784 se unió a la rama evangélica de la iglesia anglicana y se interesó por los movimientos de reforma social.

Lady Margaret Middleton, la esposa de otro miembro del Parlamento, se dirigió a Wilberforce como a una persona probable para trabajar dentro del Gobierno por la abolición de la trata de esclavos. La enormidad de la tarea fue amedrentadora para Wilberforce, que escribió: “Siento la gran importancia del tema y creo que no estoy a la altura de la tarea que se me asigna”.

Pero Wilberforce aceptó la misión. “El Dios Todopoderoso ha puesto ante de mí dos grandes objetivos, la supresión de la trata de esclavos y la reforma de las costumbres”, escribió en su diario en 1787. Sin embargo, su salud nunca había sido buena y la enfermedad le impidió tomar inmediatamente el desafío. Era mayo de 1789 cuando pronunció su primer discurso en la Cámara de los Comunes sobre el tema de la trata de esclavos.

Cuando Wilberforce propuso formalmente abolición de la trata en 1791, sus compañeros votaron en contra de su moción por casi dos a uno. Wilberforce continuó presionando el asunto; para el 1805 había hecho semejantes propuestas alrededor de nueve veces. Durante ese tiempo, debido a los esfuerzos de muchos reformistas, el pueblo británico se enteró de las horribles condiciones sufridas por los esclavos africanos y la opinión pública cambió poco a poco contra la trata de esclavos.

Le tomó más tiempo convencer al Parlamento, pero la abolición de la ley del comercio de esclavos fue finalmente aprobada en la Cámara de los Comunes y en la Cámara de los Lores por amplia mayoría y entró en vigor en marzo de 1807. Aunque el proyecto de ley fue presentado con éxito por otro miembro del Parlamento, Wilberforce recibió todo el crédito – y una rara ovación de pie de la Cámara de los Comunes – por sus esfuerzos incansables. Lamentablemente, el proyecto de ley de 1807 no paró de inmediato la trata de esclavos. Comerciantes marítimos no hacían caso de la ley, a veces cubrían este comercio ilegal tirando por la borda a sus cautivos a ahogarse cuando los buques de la marina británica se acercaban. Muchas personas se convencieron de que sólo la abolición de la esclavitud pondría fin al comercio.

Wilberforce al principio se resistió a peticiones de una abolición completa. En 1807 escribió: “Sería un error emancipar a [los esclavos]. Concederles la libertad inmediatamente sería no sólo asegurar la ruina a sus amos, sino la de ellos mismos. [Primero] deben recibir capacitación y educación para la libertad”. Pero de hecho llegó a apoyar la emancipación plena y trabajó para reconciliar la opinión pública y la voluntad política a tal fin. Continuó sirviendo en el Parlamento, apoyando una variedad de causas, incluida la misión cristiana en ultramar, el aumento de la educación, y una mayor libertad para los católicos romanos. Se jubiló en 1825 debido a la mala salud, pero continuó la campaña para poner fin a la esclavitud.

Wilberforce vería recompensados sus esfuerzos cuando en julio de 1833 el Parlamento aprobó una ley que prohibía la esclavitud en el Imperio Británico. Murió tres días más tarde a los 73 años. En honor a su servicio a la nación fue enterrado en el transepto norte de la Abadía de Westminster.

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Séptimo Domingo después de Pentecostés (B)

Nathan Söderblom

El obispo sueco Nathan Söderblom fue el primer miembro de entre los clérigos en recibir el Premio Nobel de la Paz. Lars Olof Jonathan Söderblom, nació el 15 de enero, se graduó en la Universidad de Uppsala en el 1883 y fue ordenado sacerdote en la Iglesia de Suecia (luterana) en el 1893. Obtuvo su doctorado en teología en la Sorbona y enseñó teología en la Universidad de Uppsala hasta su nombramiento como arzobispo de Uppsala en el 1914.

Durante la Primera Guerra Mundial, el arzobispo Söderblom pidió a los líderes cristianos que trabajaran por la paz y la justicia. Creía que todas las comunidades de las iglesias cristianas estaban llamadas a luchar contra el malsano nacionalismo, el racismo, el militarismo y la opresión de las minorías. Al mismo tiempo, propuso que el mensaje de amor de Jesús se difundiera desde los púlpitos, en los periódicos y en las escuelas para crear un poderoso cuerpo de la opinión cristiana más allá de las fronteras nacionales en favor de la paz.

Es famoso lo que escribió en su obra, El contenido de la fe cristiana:

“Para mí todo se resume en la gran pregunta, la cuestión de la reconciliación y la curación [restauración] ¿Vemos el camino de Dios en el terrible caos de este mundo; el camino que para la razón humana es una fuente de ofensa, pero sigue siendo el único camino posible? Este camino no evita la tragedia de la vida humana, sino que pasa por el centro de la misma”.

El Arzobispo Söderblom tomó gran interés en el temprano movimiento de renovación litúrgica entre los católicos romanos, anglicanos y luteranos. Vio una profunda conexión entre el culto litúrgico, la oración personal, y la justicia social. En el 1925 invitó a los líderes anglicanos, reformados, luteranos y ortodoxos a Estocolmo y juntos formaron el Consejo Universal Cristiano sobre la Vida y el Trabajo. Su trabajo ecuménico condujo finalmente a la formación del Consejo Mundial de las Iglesias en el 1948.

La promoción de Söderblom por la unidad de la Iglesia como medio para llegar a la consecución de la paz mundial le valió el Premio Nobel de la Paz en el 1930. Después de su muerte en Uppsala, Suecia, en el 1931, su cuerpo fue enterrado en la catedral de Uppsala. Se le conmemora en el calendario litúrgico de la Iglesia Episcopal el 12 de julio.

Dios omnipotente, bendecimos tu nombre por la vida y la obra de Nathan Söderblom, arzobispo de Uppsala, que ayudó a inspirar el moderno renacimiento litúrgico y trabajó sin descanso por la cooperación entre los cristianos, inspíranos con su ejemplo, para que siempre podamos luchar por la renovación de la Iglesia en la vida y el en culto, para la gloria de tu nombre; que con Jesucristo y el Espíritu Santo vives y reinas, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Sexto Domingo después de Pentecostés (B)

Día de la Independencia

El 4 de julio, la Iglesia Episcopal se une a los Estados Unidos en la celebración del Día de la Independencia, marcando el día en que el país declaró su independencia del Reino de Gran Bretaña en 1776.

Colecta por el Día de la Independencia

Señor Dios omnipotente, en cuyo Nombre los fundadores de este país ganaron su libertad y la nuestra y encendieron la antorcha de la libertad para naciones que todavía no existían: Concede que nosotros y todos los habitantes de esta tierra recibamos tu gracia para mantener nuestras libertades en justicia y paz; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

El Libro De Oración Común, p. 163

Colecta 17: Por la Nación

Señor Dios omnipotente, que has hecho a todos los pueblos de la tierra para tu gloria, y para servirte en libertad y paz: Otorga a los habitantes de nuestro país tal celo por la justicia y tal fuerza de moderación, que usemos nuestra libertad de acuerdo con tu santa voluntad; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

El Libro De Oración Común, p. 176

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Quinto Domingo después de Pentecostés (B)

La Natividad de San Juan Bautista

Este año, la Iglesia celebra la Fiesta de la Natividad de San Juan Bautista el 25 de junio. Juan era primo de Jesús y un profeta con un gran número de seguidores cuando Jesús comenzó su ministerio. Aunque muchos de los seguidores de Juan creían que él era el Mesías, Juan reconoció a Jesús como el verdadero Mesías, llamado a el mundo para “preparar el camino del Señor” (Marcos 1:3), y bautizó a Jesús.

La Fiesta de la Natividad de San Juan Bautista es una de las fiestas cristianas más antiguas, que datan desde el año 506, y fue incluido por primera vez en el Libro de Oración Común en 1549. Se decidió observar esta fiesta, seis meses antes de la Navidad, porque Elizabeth estaba en su sexto mes de embarazo con Juan en el momento de la concepción de Jesús. Esta fecha en junio coincide con el solsticio de verano, un festival pre-cristiano, que es ahora dedicado a la Natividad de San Juan Bautista en gran parte de Europa y en el Mediterráneo y es ampliamente celebrado.

El Evangelio de Lucas describe el nacimiento milagroso de Juan de una pareja mayor y sin hijos, Zacarías y Elizabeth, ella era prima de la Virgen María. Cuando el ángel Gabriel le dijo a Zacarías que Elizabeth daría a luz un hijo que se llamaría Juan, Zacarías no creyó que eso fuera posible, por lo que enmudeció. El habla de Zacarías fue restaurada en el octavo día después del nacimiento de Juan, cuando el bebé fue circuncidado y llamado Juan. Con su voz recientemente recuperada, Zacarías proclamó entonces el cántico conocido como el Benedictus Dominus Deus:

Bendito el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo,
Suscitándonos un poderoso Salvador
en la casa de David su siervo,
Según lo había predicho desde antiguo
por boca de sus santos profetas.
Es el Salvador que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian.
Realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres,
recordando su santa alianza,
el juramento que juró a nuestro padre Abrahán;
Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de nuestros enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia
en su presencia todos nuestros días.
Y ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo;
porque irás delante del Señor a preparar sus caminos,
Anunciando a su pueblo la salvación
el perdón de sus pecados.
Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
nos visitará el sol que nace de lo alto,
Para iluminar a los que viven en tinieblas y
en sombra de muerte,
para guiar nuestros pasos por el camino de la paz (Lucas 1:67-79).

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Cuarto Domingo después de Pentecostés (B)

Conversaciones TEC

Las Conversaciones de la Iglesia Episcopal, conocidas como las Conversaciones TEC (TEConversations) serán uno de los focos en la Convención General. Esta serie de tres sesiones innovadoras, inspiradoras e informativas incluirán charlas breves, videos e interesantes segmentos. Las Conversaciones TEC serán parte de tres sesiones conjuntas en la Convención General, cada una enfocada en una de las tres prioridades de la Convención General—reconciliación racial, evangelización y cuidado de la creación.

Las Conversaciones TEC serán presentadas durante las sesiones conjuntas de la Cámara de los Obispos y de la Cámara de los Diputados, e incluirán visitas, voluntarios entre otros asistentes a la Convención General 2018. Para quienes no asistan, las Conversaciones TEC también serán transmitidas en vivo en el sitio de Internet de la Iglesia Episcopal (www.episcopalchurch.org), y en el sitio de Internet de la Convención General (www.generalconvention.org). Las Conversaciones TEC contarán con traducción simultánea al español.

“El equipo ha formado un festival de ideas verdaderamente interactivo”, explicó la Rda. canóniga Stephanie Spellers, canóniga del Obispo Primado para el evangelismo, la reconciliación y el cuidado de la creación. “Los diputados, obispos e invitados podrán experimentar animadas charlas, música, poesía y una sólida presencia en redes sociales que extienden el aprendizaje y la participación desde Austin a toda la Iglesia y más allá”.

Cada Conversación TEC durará 90 minutos e incluirá tres oradores, videos e interesantes segmentos. Los oradores incluyen líderes internacionales, conocidos episcopales y voces emergentes dentro de la Iglesia. Las Conversaciones TEC serán emceed por David Crabtree, presentador de WRAL-TV en Raleigh, Carolina del Norte y diácono en la Diócesis de Carolina del Norte. Los temas, horarios y oradores de las Conversaciones TEC son:

Reconciliación Racial
Viernes 6 de julio de 10:30 al mediodía (Hora Central de EE. UU.)
Oradores:

  • La Dra. Catherine Meeks, fundadora del Centro de Sanación Racial Absalón Jones en Atlanta, Georgia
  • La Rda. Nancy Frausto una “soñadora” en la diócesis de Los Ángeles que vino a Estados Unidos desde México siendo una niña.
  • Arno Michaelis un ex racista, cabeza rapada quien examina aspectos de su pasado en sus libros, incluyendo Mi Vida Después del Odio

Evangelización
Sábado 7 de julio de 2:30 a 4:00 de la tarde (Hora Central de EE. UU.)
Oradores:

  • Lauren Winner, una sacerdote episcopal y escritora popular que se desenvuelve en el ámbito de la fe y la cultura.
  • Obispo Alan Scarfe de la Diócesis de Iowa quien dirigió avivamientos en cada una de las congregaciones diocesanas en el 2017.
  • Daniel Vélez-Rivera, un plantador de Iglesias de la Diócesis de Virginia.

Cuidado de la Creación
Martes 10 de julio de 10:30 al mediodía (Hora Central de EE. UU.)
Oradores:

  • Arzobispo Thabo Makgoba de la provincia anglicana de Sudáfrica y un líder de la Comunión Anglicana sobre el tema del cambio climático.
  • Stephanie Johnson, copresidenta del Consejo Asesor de la Mayordomía de la Creación de la Iglesia Episcopal.
  • Bernadette Demientieff, líder del Comité Directivo [del pueblo] kutchin y defensora de la Refugio Ártico de Alaska.

La 79.ª Convención General de la Iglesia Episcopal tendrá lugar del jueves 5 de julio al viernes, 13 de julio en el Centro de Convenciones Austin en Austin, Texas. Para más información sobre las Conversaciones TEC contacte a Sarah Alphin a salphin@episcopalchurch.org o al 212-716-6012.

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Tercer Domingo después de Pentecostés (B)

El relanzamiento del Mapa de Recursos Episcopales

El Mapa de Recursos Episcopales, que se encuentra en www.episcopalassetmap.org, es una plataforma en Internet que muestra la ubicación y los ministerios de las iglesias episcopales, escuelas y otras comunidades. El mapa ha sido renovado con información más detallada, más accesibilidad y con navegación simplificada.

Se trata de un proyecto conjunto de la Iglesia Episcopal y del Fondo Episcopal de Ayuda y Desarrollo, cuya innovadora colaboración, monitorea los ministerios locales y muestra la ubicación y la gama de ministerios y programas que ofrecen las congregaciones, escuelas e instituciones en toda la Iglesia Episcopal. Prácticamente todas las diócesis en la Iglesia Episcopal están representada en el mapa, así como también más de 20 redes, tales como el Ministerio de Jubileo, la Ofrenda Unida de [Acción de] Gracias (UTO, por su sigla en inglés), Ministerios Étnicos, los Campamentos y Centros de Conferencias Episcopales.

Con el Mapa de Recursos Episcopales tenemos la oportunidad de comunicarle a la Iglesia, y al mundo, cómo cada congregación cumple el llamado de servir a Dios y a sus semejantes”, explicó Tamara Plummer, coordinadora del Mapa de Recursos Episcopales como parte de Ayuda y Desarrollo Episcopal. “El mapa de Recursos Episcopales compartirá las muchas maneras [como cada comunidad] participa en la importante labor que Dios nos llama a realizar. También nos ayuda a evaluar los dones de nuestra Iglesia a medida que nos preparamos a responder a las necesidades de nuestros semejantes más vulnerables luego de un desastre”.

En el mapa, las Iglesias episcopales aparecen como alfileres ligadas a una página especial con información adicional sobre su ubicación, horario, servicios, programas y cualquier foto o video que haya sido aprobado para ser compartido. Debido a que el mapa es actualizado a nivel local, las congregaciones pueden publicar la información más importante y más actualizada, como por ejemplo el horario de culto de verano o programas especiales que responden a las necesidades en sus comunidades.

“El sitio web es una herramienta que nos permite compartir más efectivamente las historias de nuestras comunidades de culto, aumentando así su utilidad”, dijo Christopher Sikkema, coordinador de Evangelización en medios digitales. “Nos complace comunicar que en las próximas semanas la aplicación Encuentre una Iglesia (Find a Church) en www.episcopalchurch.org  será actualizada por el Mapa de Recursos. Esta acción es una forma de mostrar nuestro interés central en el evangelismo, es decir, cada miembro episcopal asume la responsabilidad de contar la historia de nuestra  diversa Iglesia”.

Entre las muchas actualizaciones al Mapa de Recursos Episcopales están: interfaz de usuario actualizada, capacidad de búsqueda ampliada, mejor capacidad para mostrar los datos de redes a lo largo de la Iglesia Episcopal y páginas dedicadas a las diócesis y redes episcopales para que compartan sus historias y para poner en contacto a todos con importantes contactos.

“Lo que sigue igual es la capacidad del mapa de permitirnos compartir las historias de toda la Iglesia, de destacar ministerios nuevos e interesantes y empezar a comprender plenamente las maneras en las que el Espíritu Santo se mueve entre las congregaciones, las diócesis y las redes de la Iglesia Episcopal”, indicó Katie Mears, Directora del Programa para Desastres en Estados Unidos de Ayuda y Desarrollo Episcopal. “Me emociona mucho que este mapa continúe destacando la presencia, el ministerio y la capacidad de la Iglesia tanto en tiempos normales como después de un desastre. Desde ya vemos que regiones y diócesis están usando esta información cuando planean sus respuestas a desastres”.

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Segundo Domingo después de Pentecostés (B)

Día Mundial de los Refugiados

El día Mundial de los Refugiados se celebra todos los años el 20 de junio. En este día celebramos la fortaleza, resiliencia y valentía de los refugiados en todo el mundo. La Iglesia Episcopal se siente profundamente comprometida con la labor de acogida y reasentamiento de los refugiados apoyando a las familias que se ven obligadas a huir.

Cada minuto, 20 personas dejan todo atrás para escapar de las guerras, la persecución o el terrorismo.

En la actualidad, se estima que a nivel internacional, más de 65,6 millones de personas son refugiados, desplazados internos, o buscan asilo. De ese número, más de 22,5 millones son refugiados y, de ellos, más de la mitad son niños.

Los Ministerios Episcopales de Migración (EMM, por su sigla en inglés) son un ejemplo vivo del compromiso de la Iglesia a ayudar a los extranjeros entre nosotros. Mediante una alianza publico-privada que comprende una red de 14 socios afiliados locales, congregaciones, diócesis y simpatizantes de la comunidad. EMM ofrece esperanza y seguridad a las personas más vulnerables del mundo. Es con el generoso apoyo y dedicación de todos aquellos listos para dar la bienvenida que EMM puede brindar servicios vitales tales como clases de orientación cultural, clases de inglés, servicios de empleo, inscripción escolar, cuidado de los niños, asistencia para conseguir vivienda, transporte y mucho más. El ministerio de reasentamiento de refugiados ofrece bases firme para que las familias desplazadas puedan empezar de nuevo en un lugar seguro y pacífico.

Los refugiados aportan dones, destrezas y talentos a nuestras comunidades, renovando la fibra misma de nuestra nación. En este Día Internacional de los Refugiados únase a los episcopales en toda el país en oración y acción en apoyo de nuestros nuevos vecinos y amigos. Participe en el ministerio de reasentamiento de refugiados:

  • Apoye a los Ministerios Episcopales de Migración: http://www.episcopalmigrationministries.org/give
  • Abogue por los refugiados: http://advocacy.episcopalchurch.org/RefugeeAdvocacy
  • Únase al movimiento de bienvenida: Los EMM ofrecen oportunidades para individuos, congregaones, diócesis y organizaciones que deseen tomar un papel activo en el movimiento de bienvenida a los refugiados. ¿Estás contemplando atender al llamado a servir, educar o abogar? Póngase en contacto con Allison Duvall, Mánager de Relaciones y Compromiso de la Iglesia con IMM a aduvall@episcopalchurch.org.
  • Sirva de voluntario, en este ministerio que salva vidas, a través de un socio de EMM, en su comunidad: Visite http://bit.ly/EMMpartners

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Domingo de la Trinidad (B)

Las Fuerzas Armadas y los Ministerios Federales: en La Vanguardia del Movimiento de Jesús

Dios Todopoderoso, encomendamos a tu bondadoso cuidado y protección a los hombres y mujeres de nuestras fuerzas armadas [y ministerios federales] en todo lugar. Defiéndeles diariamente con tu gracia celestial; fortaléceles en sus pruebas y tentaciones; dales valor para enfrentar los peligros que los acechen y concede que sientan tu presencia continua dondequiera que estén; por Jesucristo nuestro Señor. Amén. (del Libro de Oración Común)

La oficina del Obispo para las Fuerzas Armadas y Ministerios Federales fue establecida durante la turbulenta época de la guerra de Vietnam, cuando nuestro país se encontraba social y políticamente dividido. La Iglesia Episcopal vislumbró un llamado a establecer un episcopado para ocuparse de todos los miembros de la iglesia que sirven en el ejercito. Con el paso de los años, el ministerio se ha extendido llegando a incluir los hospitales de veteranos y la Agencia Federal de Prisiones.

El Obispo Sufragáneo para las Fuerzas Armadas trabaja directamente para el Obispo Presidente. Nuestra oficina provee apoyo al ministerio militar y supervisa a los capellanes episcopales que cuidan a nuestros soldados, veteranos y prisioneros en cárceles federales. Preparamos a nuestros capellanes para predicar el Evangelio amoroso, liberador y vivificador de Jesucristo en emplazamientos sumamente retadores y en las más difíciles condiciones. No es exagerado decir que nuestros capellanes están y sirven en la “vanguardia” del Movimiento de Jesús.

En la actualidad contamos con 110 capellanes en servicio militar activo, en las reservas, en hospitales del [Departamento de Asuntos de los Veternanos] VA, en prisiones, en la Patrulla Aérea Civil y en el Servicio Auxiliar de Guardacostas. Su ministerio abarca el mundo entero. Nuestra tradición episcopal nos capacita de manera excepcional para responder en nombre de Cristo a todas las personas de diversos orígenes, culturas e identidades de género en tanto que otras denominaciones no lo hacen. Nuestros sacerdotes están facultados para ministrar a todos los Hijos de Dios, sin importar su condición. Es uno de los honores más grandes servir a Cristo y ser libres de dar testimonio en un mundo que, sin excepciones, tan desesperadamente necesita escuchar que Jesús está con ellos.

Existen varias maneras en las que usted puede apoyar nuestra labor:

  • Apoyando e incentivando a los sacerdotes a escuchar el llamado a servir en la Capellanía Federal
  • Siendo una parroquia dispuesta a emplear a un sacerdote que también sirve en la Guardia Nacional o las Reservas.
  • Buscando formas en que la parroquia apoye a la comunidad local a través de afiliaciones con la Guardia Nacional, la Patrulla Aérea Civil, el Servicio Auxiliar de Guardacostas, la base militar local, o el hospital de veteranos.
  • Si se siente conmovido, haciendo donativos a este importante ministerio enviando un cheque a nombre de DFMS, con una nota en el sobre que diga “Bishop for Armed Forces” dirigido a: Episcopal Church Center, Controller’s Office, Attn: Bishop for Armed Forces, 815 Second Ave., New York, NY 10017

Para más información y enlaces a las varias ramas federales, visite nuestra página web: www.episcopalfederalchaplains.org

Rdo.Carl W. Wright
VII Obispo para las Fuerzas Armadas y Ministerios Federales 

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Día de Pentecostés (B)

Día de Pentecostés

Hoy destacamos a Pentecostés, la venida del Espíritu Santo entre los apóstoles y seguidores de Jesús. Celebrado 50 días después de la Pascua (incluyendo el mismo día de la Pascua), el nombre de la fiesta proviene del griego Pentēkostē, que literalmente significa “el día 50”.

Los acontecimientos del día quedan predichos por Jesús en el primer capítulo de los Hechos de los Apóstoles, justo antes de su Ascensión. Mientras que sus seguidores estaban con Cristo resucitado, él les dice: “Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados dentro de poco con el Espíritu Santo” (Hechos 1: 5). Y continúa diciendo: “Recibirán la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre ustedes; y serán testigos míos en Jerusalén, Judea y Samaría y hasta el confín del mundo”(Hechos 1: 8).

Los seguidores no esperarían durante mucho tiempo la promesa del Espíritu. El autor de los Hechos, que tradicionalmente se cree que es Lucas, relata:

“Cuando llegó el Día de Pentecostés, estaban todos reunidos. De repente vino del cielo un ruido, como de viento huracanado, que llenó toda la casa donde se alojaban. Aparecieron lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos. Se llenaron todos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, según el Espíritu les permitía expresarse. Residían entonces en Jerusalén judíos piadosos, venidos de todos los países del mundo. Al oírse el ruido, se reunió una multitud, y estaban asombrados porque cada uno oía a los apóstoles hablando en su propio idioma” (Hechos 2:1-6).

Celebramos Pentecostés como la inauguración de la misión de la Iglesia en el mundo. Facultados por el don del Espíritu Santo, vamos a salir a nuestros vecindarios y al mundo entero a Jerusalén, a Judea, a Samaria y hasta los confines de la tierra, dando testimonio de Cristo resucitado.

El Día de Pentecostés es señalado por el Libro de Oración Común como uno de los días de fiesta, “especialmente apropiados para el bautismo” (Libro de Oración Común, p. 233). Debido a esto, Pentecostés es también conocido como “Whitsun” o “Whitsunday” (“Domingo Blanco”), un término usado para describir las prendas bautismales blancas utilizadas por los que fueron bautizados en la Vigilia de Pentecostés y luego yendo vestidos de blanco a la iglesia en el Día de Pentecostés.

Colecta de Pentecostés
Dios omnipotente, en este día que abriste el camino de la vida eterna a toda raza y nación por el don prometido del Espíritu Santo: Esparce este don sobre todo el mundo por la predicación del Evangelio, para que llegue a los confines de la tierra; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén (Libro de Oración Común, Pág. 143).

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara