Inserto para el Boletín: Pentecostés 21 (B)

Avivamiento en la Diócesis de Massachusetts Occidental

El 21 de octubre, la Diócesis Episcopal de Massachusetts Occidental organizará eventos de avivamiento en Pittsfield y Worcester. El avivamiento constará de dos servicios, junto con varias oportunidades para que los episcopales sirvan a la comunidad en general.

El primero de los dos servicios se llevará a cabo en la First United Methodist Church en Pittsfield. A la una de la tarde, hora del este, el reverendo Douglas Fisher presidirá y el Obispo Presidente predicará en la santa eucaristía. El segundo servicio tendrá lugar a las cinco de la tarde, hora del este, en el Teatro Hanover en Worcester. En este servicio habrá música y testimonios, junto con la predicación del Obispo Curry sobre el Camino del Amor.

Los avivamientos episcopales, lejos de ser eventos aislados en la vida de una región, están precedidos por un dedicado servicio comunitario por parte de los episcopales de Massachusetts occidental. En Worcester, los fieles concentrarán sus esfuerzos en limpiar un parque del vecindario, en embellecer y bendecir el área y en reunir a gente para la adoración. Durante el mes de septiembre, Mes de la Concientización sobre las Adicciones, los episcopales en el lado oeste de la diócesis han trabajado para educar a sus comunidades sobre el flagelo de la adicción a las drogas y sobre la esperanza y la salud que está a su disposición a través del ministerio y el tratamiento. Toda la diócesis también ha emprendido el Desafío de la Biblia, leyendo toda la Biblia en el transcurso de un año.

Por favor, tenga presente en sus oraciones al Avivamiento de Massachusetts Occidental, a sus participantes y planificadores, y a la gente de la diócesis. Algunos segmentos seleccionados del avivamiento se transmitirán en vivo en la página de Facebook de la Iglesia Episcopal. Para obtener más información, como futuros lugares y eventos de avivamiento, visite bit.ly/episcopalrevivals.

Oración por el Avivamiento del oeste de Massachusetts

Dios de los vivientes, tu amor fiel nos ha hecho un pueblo de esperanza. Esta esperanza es tu regalo para ser compartido. Nos preguntamos cómo compartir la misión de misericordia, de compasión y de esperanza de Jesús, en este momento, en este lugar. Oímos voces que claman por tu justicia. Vemos a niños que anhelan pan. Estamos esperando que tu Palabra despierte nuestra imaginación. Confiamos en que nos guiarás a una alabanza más profunda que toque a los corazones y levante a los que están inclinados. Sabemos que si nos preguntamos, escuchamos y esperamos, reavivarás a tu gente. Te agradecemos por guiarnos en el camino y por lo que, hasta ahora, no podemos ver. En el nombre de Jesús, oramos. AMÉN.

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Pentecostés 22 (B)

La Comisión de las Naciones Unidas sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer

Se aceptan solicitudes para que los delegados episcopales representen al Obispo Primado de la Iglesia Episcopal en la Sesión 63.º de la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Condición Juridica y Social de la Mujer (UNCSW, por su sigla en inglés) en la ciudad de Nueva York, del 11 al 22 de marzo de 2019. El tema prioritario para esta reunión es: Sistemas de protección social, acceso a servicios públicos e infraestructura sostenible para la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas.

La delegación episcopal estará compuesta por un delegado por cada provincia de la Iglesia Episcopal y un delegado de la Convocación de Iglesias Episcopales en Europa. La intención es hacer que la delegación como un todo refleje la diversidad de la Iglesia Episcopal, dando prioridad a aquellos cuyas experiencias de vida y activismo social están directamente relacionados con el tema.

Durante su visita a Nueva York, los delegados episcopales observarán las reuniones oficiales de la UNCSW en la sede de las Naciones Unidas y representarán al Obispo Presidente de la Iglesia Episcopal a través de la promoción y defensa en las Naciones Unidas. Se espera que participen en conferencias telefónicas antes de la reunión y evaluaciones de la UNCSW, realizar reportes y acciones complementarias una vez que estén de regreso a sus lugares de origen.

Los delegados pueden ser de cualquier género y deben tener al menos 19 años de edad. Deben poder hablar sobre el tema prioritario y estar dispuestos a participar en la promoción y defensa en UNCSW. Cualquiera que esté considerando postularse debe tener un rol relevante a nivel parroquial, diocesano y/o provincial, rendir cuentas ante una autoridad diocesana o provincial, y tener un proceso para informar a la comunidad local después de participar en UNCSW.

Los jóvenes (de 15 a 18 años) también pueden presentar una solicitud. Cada joven debe estar acompañado por un adulto, preferiblemente uno de sus padres, o tutor.

Se espera que los delegados estén en la ciudad de Nueva York del 8 al 22 de marzo para la reunión de UNCSW o lo más cerca posible de la estadía completa. Los delegados son responsables de sus gastos de viaje, alojamiento, y demás gastos relacionados con el programa y la recaudación de fondos. Una cantidad limitada de fondos de becas puede estar disponible para apoyar a los candidatos que de otro modo no podrían asistir debido a limitaciones económicas.

Luego de una revisión de las solicitudes, el obispo primado Michael Curry elegirá a los delegados. Todos los solicitantes serán notificados a finales de noviembre.

La solicitud está disponible aquí: bit.ly/episcopalUNCSWsp. La fecha límite para solicitar es el 26 de octubre. Para obtener más información, comuníquese con Lynnaia Main, representante de la Iglesia Episcopal ante las Naciones Unidas, lmain@episcopalchurch.org.

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Vigésimo domingo después de Pentecostés (B)

Becas para los Ministerios de Adultos Jóvenes y Universitarios

Se invita a los ministerios episcopales (o ministerios ecuménicos con participación episcopal) con aspiraciones de lanzar un ministerio o programa para adultos jóvenes a que soliciten una beca episcopal para un ministerio de adultos jóvenes o un ministerio universitario. Son elegibles para esta solicitud las diócesis, las congregaciones, o los ministerios en centros de estudios superiores o universidades que estén actualmente comprometidos o estén fomentando nuevas vinculaciones con adultos jóvenes dentro y fuera del ambiente universitario. La información y el formulario de solicitud para las becas está disponible en bit.ly/SPyacmgrants.

“Estas becas ayudan a la Iglesia Episcopal a una comprensión más amplia de lo que significa el ministerio de los adultos jóvenes dentro y fuera del ambiente universitario” dijo la Rda. Shannon Kelly, oficial encargada de los Ministerios de Adultos Jóvenes y Universitarios. “Este es un ministerio en crecimiento que enseña a la Iglesia cómo ejercer la misión y el Movimiento de Jesús de maneras nuevas e innovadoras”.

Los cuatro tipos de becas son:

  • Beca de liderazgo:para establecer un nuevo ministerio de campus, restaurar uno inactivo o para revitalizar uno que ya existe. La beca oscilará entre los 20.000 a 30.000 dólares, que pueden ser utilizados dentro de un periodo de dos años.
  • Becas para Ministerio de Universitarios:proveen un capital inicial para ayudar en la puesta en marcha de ministerios universitarios nuevos e innovadores o para mejorar un ministerio existente. Las becas oscilarán entre los 3.000 a 5.000 dólares.
  • Becas para Ministerio de Adultos Jóvenes:proveen capital inicial para asistir en el inicio de nuevos e innovadores ministerios de adultos jóvenes o para mejorar un ministerio existente. Las becas oscilarán entre los 3.000 a 5.000 dólares.
  • Becas para proyectos:proveen fondos para un proyecto único que aumentará el impacto del ministerio de adultos jóvenes y el ministerio universitario. Las becas van de los 100 a los 1.000 dólares.

Un total de 133.000 dólares está disponible para este ciclo, de un total de 400.000 dólares disponibles para este trienio. Estas becas son para el año académico 2019-2020.“El ministerio de adultos jóvenes dentro y fuera de los recintos universitarios es una manera como la Iglesia desarrolla los líderes de hoy y mañana”, añadió Kelly; “es un honor y un privilegio avanzar junto con estos ministerios en su búsqueda de maneras únicas de establecer nexos en sus comunidades”.

Los ministerios episcopales (o ministerios ecuménicos con participación episcopal) que en la actualidad estén comprometidos o estén fomentando una nueva vinculación con adultos jóvenes dentro y fuera del ambiente universitario están invitados a presentar su solicitud. A partir del jueves 1 de noviembre puede presentar su solicitud debidamente diligenciada. La fecha límite para este trámite es el lunes 19 de noviembre de 2018 a las 10 de la noche, hora del este [de Estados Unidos].

Si tiene más preguntas, por favor comuníquese con la Rda. Shannon Kelly, oficial  encargada de los Ministerios de Adultos Jóvenes y Universitarios en skelly@episcopalchurch.org o con Valerie Harris, colaboradora de Formación en vharris@episcopalchurch.org.

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Decimonoveno domingo después de Pentecostés (B)

San Francisco de Asís

El 4 de octubre, la Iglesia celebra la vida y el testimonio de san Francisco de Asís, fundador de las Órdenes de los Franciscanos y de las Clarisas, defensor de los pobres, y amigo de los animales.

Nacido a finales del siglo 12, Francisco era el hijo de un rico comerciante y de su mujer de alta alcurnia. A pesar de vivir una vida de comodidad y facilidad en general, sintió el llamado a una vida de búsqueda de la “Dama Pobreza”. Después de una serie de interacciones humillantes con los pobres, Francisco se dedicó al cuidado de los enfermos y de los pobres, renunciando a sus intereses comerciales y posesiones materiales (para disgusto de su padre). No pudo haber sido fácil, pero la fe de Francisco le pidió el cambio de la ropa fina por el cilicio y la seguridad financiera por la escasez. En las palabras del oración atribuida al santo, encontró que “es dando cuando recibimos”.

Francisco fundó la Orden de los Frailes Menores, la cual exigía un estricto voto de pobreza, en la creencia de que los bienes terrenales con demasiada frecuencia resultan en distracciones de una vida santificada. Con Clara de Asís, formaría las Clarisas, una orden religiosa para las mujeres dedicadas de manera similar al servicio. Una Tercera Orden seguiría de cerca, para aquellos hombres y mujeres que vivirían los valores franciscanos en el contexto de la vida cotidiana. En el pensamiento de Francisco, abrazar plenamente la pobreza equivalía a abrazar la confianza solo en Dios; sufrir físicamente era identificarse con el propio sufrimiento de Cristo. Según Santas, Santos, esto hizo de Francisco, “el más popular y admirado [santo], pero probablemente el menos imitado”.

Quizá recordemos mejor a san Francisco por su devoción a la naturaleza y a los animales; en varias hagiografías, o historias de los santos, a Francisco se le representa predicando y de otra manera comunicándose con los peces, las aves, e incluso con un lobo. Él creía que el Creador, es alabado por todas sus criaturas y, de hecho, por la misma creación. En este espíritu muchas iglesias episcopales ofrecen bendiciones de mascotas y otros animales cada año el día de la fiesta de Francisco.

Colecta para la fiesta de San Francisco

Altísimo, omnipotente, buen Señor concede a tu pueblo la gracia de renunciar alegremente a las vanidades de este mundo; para que, siguiendo el camino de bienaventurado Francisco, por amor tuyo nos deleitemos en toda tu creación con la perfección de la alegría; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén. (“Santas, Santos”, pág. 623)

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Decimoctavo domingo después de Pentecostés (B)

Responder a Huracanes

La Agencia Episcopal de Alivio y Desarrollo lo/a invita a que se asocie a nosotros en apoyar a las diócesis que se están preparando para responder a los huracanes y a otras tormentas trágicas.

Ahora mismo, su contribución al Fondo de Alivio de la Agencia Episcopal de Alivio y Desarrollo apoyará a las comunidades afectadas mientras que se preparan y movilizan para tormentas como el huracán Florence. Su donación asistirá con necesidades urgentes proporcionando suministros como alimentos, agua y otros artículos básicos y nos ayudará a proporcionar asistencia a largo plazo según sea necesario.

Respondemos a tormentas en Estados Unidos mediante asociaciones con diócesis episcopales. Nuestro Equipo de Desastres en Estados Unidos ofrece recursos y capacitación para ayudar a la gente a prepararse para desastres y proporciona apoyo de emergencia para que los/as más impactados/as puedan tener una recuperación sostenida después de la tormenta. El beneficio de nuestra asociación con iglesias episcopales es que esas feligresías ya están profundamente integradas en sus comunidades, están allí antes de que llegue el personal de socorro y permanecen mucho después de que las cámaras de los noticiarios se hayan ido.

Para hacer una donación, llene el cupón a continuación y envíelo por correo con su cheque o información sobre su tarjeta de crédito. También puede contribuir en línea al Fondo de Alivio de Huracanes en https://support.episcopalrelief.org/hurricane-relief.

Gracias por su compasión y plegarias. Con su asociación, estamos trabajando juntos para efectuar cambios duraderos.

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Decimoséptimo domingo después de Pentecostés (B)

Día de la Santa Cruz

 El 14 de septiembre, la Iglesia celebró el Día de la Santa Cruz en honor de la ofrenda personal de Cristo en la cruz por nuestra salvación. Esta fiesta también es conocida en algunas iglesias como la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz y la fiesta del Triunfo de la Cruz. Era una de las 12 grandes fiestas en la liturgia bizantina y sigue siendo una fiesta importante en la Iglesia Episcopal.

La celebración de la Santa Cruz tiene lugar el 14 de septiembre para conmemorar la consagración de la iglesia del Santo Sepulcro en ese día en 335 por el emperador romano Constantino el Grande. Se dice que la madre de Constantino, santa Elena, descubrió la verdadera cruz durante una peregrinación a Jerusalén, y Constantino construyó la iglesia del Santo Sepulcro en el sitio de su descubrimiento. Una porción de la Cruz se dice que ha sido colocada en el interior de la iglesia.

La leyenda también dice que los persas se llevaron esa porción de la cruz en el año 614 y que permaneció desaparecida hasta el 628, cuando el emperador bizantino Heraclio la reconquistó y devolvió a la iglesia del Santo Sepulcro.

Como señala el “Diccionario Episcopal de la Iglesia” (Church Publishing, 2000): “Aunque la autenticidad de las supuestas reliquias de la cruz pueda ser cuestionable, el Día de la Santa Cruz ofrece una oportunidad para una celebración gozosa de la muerte redentora de Cristo en la cruz”.

Colecta para el Día de la Santa Cruz

Dios todopoderoso, cuyo Hijo nuestro Salvador Jesucristo fue levantado en lo alto de la cruz para que pudiera atraer a todo el mundo a sí mismo: concédenos por tu misericordia, que nosotros, los que nos gloriamos en el misterio de nuestra redención, podamos tener la gracia de tomar nuestra cruz y seguirlo; que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, en gloria eterna. Amen.

Libro de Oración Común p. 160

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Decimosexto domingo después de Pentecostés (B)

El Revdo. Alexander Crummell y Unión de Episcopales Negros

El 10 de septiembre, la Iglesia Episcopal celebra la vida y el legado de un memorable santo, el reverendo Alexander Crummell. También se designa este día como el domingo de la Unión de Episcopales Negros (UBE) para conmemorar el ministerio de la justicia racial de esta organización, que fue una consecuencia de la abogacía de Crummell.

El reverendo. Alexander Crummell nació el 3 de marzo del 1819, en la ciudad de Nueva York, hijo de Charity Hicks, una mujer de color libre, y de Boston Crummell, un antiguo esclavo. Ambos padres fueron activos abolicionistas. El primer periódico afroamericano, El Diario de la Libertad [Freedom´s Journal], se publicó en su casa.

De joven, Crummell fue expulsado de una academia en New Hampshire, descartado como candidato a las sagradas órdenes en Nueva York, y rechazado de ser admitido en el Seminario General a causa de su raza. Finalmente, fue ordenado en el 1844 como sacerdote en la Diócesis de Massachusetts, pero se fue a Inglaterra después de haber sido excluido de participar en la convención diocesana.

Con gran determinación, Crummell estudió en el Queens ‘College, Cambridge, y fue el primer estudiante negro oficialmente registrado como graduado. Poco después, viajó a Liberia de misionero para convertir a los africanos nativos al cristianismo y educarlos, así como para convencer a la comunidad de negros americanos de su deber de ir a África a difundir el cristianismo en todo el continente. Crummell vivió y trabajó durante 20 años en Liberia. Por último, la oposición política, la falta de fondos, y el potencial de violencia que amenazaba su vida le obligó a regresar a Estados Unidos.

A su regreso a EE.UU., fue llamado primero a la Misión Episcopal de Santa María en la zona de Foggy Bottom de Washington, DC. En el 1875 él y su congregación fundaron Iglesia Episcopal de San Lucas, la primera iglesia episcopal independiente de negros en la ciudad. Cuando los obispos del sur propusieron la creación de un distrito misionero separado para las congregaciones negras, Crummell creó una convocatoria nacional para luchar contra la propuesta. La Unión de Episcopales Negros es el resultado de esa organización.

Después de jubilarse de la iglesia de San Lucas en el 1894, Crummell enseñó en la Universidad  Howard hasta el 1897. Murió el 10 de septiembre del 1898 a la edad de 79. Crummell fue una voz importante en el movimiento de la abolición y un líder de la ideología Pan-Africana, influyendo a otros negros nacionalistas. De hecho, W.E.B. Du Bois rindió homenaje a Crummell con un memorable ensayo titulado “De Alexander Crummell” recogido en su libro del 1903, Las almas del Pueblo Negro.  El día de su fiesta en la Iglesia Episcopal es el 10 de septiembre.

La Unión de Episcopales Negros (UBE) es una organización nacional de abogacía basada en la fe, cuyo objetivo es hacer frente a las injusticias y las desigualdades raciales y sociales dentro y fuera de nuestra iglesia. Visite el sitio web de UBE, www.ube.org, para apoyar su ministerio de la justicia y la reconciliación racial.

Colecta
Dios todopoderoso y eterno, te damos gracias por tu siervo Alexander Crummell, a quien escogiste para enseñar el Evangelio a los que estaban lejos y a los que estaban cerca. Envía a esta y a todas las tierras evangelistas y heraldos de tu reino, para que tu Iglesia proclame las inescrutables riquezas de nuestro Salvador Jesucristo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, ahora y por siempre. Amén.

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Decimoquinto domingo después de Pentecostés (B)

La fiesta de Constanza y sus compañeras: Las Mártires de Memphis

El 9 de septiembre, la Iglesia Episcopal celebra el testimonio de Constanza y sus compañeras, recordadas junto con otros cristianos fieles como las Mártires de Memphis.

La fiebre amarilla, una enfermedad transmitida por mosquitos que afectó con frecuencia al sur de Estados Unidos a fines del siglo XIX, había alcanzado un estado epidémico en agosto de 1878. Memphis, Tennessee, a orillas del río Mississippi, había padecido la enfermedad varias veces antes, lo que condujo a los ciudadanos a huir de la ciudad en masa ante las primeras señales de un brote. Más de la mitad de la población de la ciudad se marchó, dejando atrás más de 20.000 personas. Según Una Gran Nube de Testigos, “A medida que los casos se multiplicaban, el saldo de víctimas alcanzó un promedio de 200 por día. Cuando lo peor había pasado, el noventa por ciento de las personas que se quedaron había contraído la fiebre, y más de 5.000 personas habían muerto”.

Icono de Constanza y sus Compañeras de la Catedral Episcopal de Santa María en Memphis, Diócesis de West Tennessee.

Los fieles episcopales y otros cristianos permanecieron en el lugar en medio del sofocante calor para servir a la ciudad en crisis. Se destaca entre estos santos a Constanza, la Superiora de las Hermanas de Santa María y varias otras hermanas de la orden, que habían venido a Memphis algunos años antes para fundar una escuela para niñas, adyacente a la catedral episcopal de Santa María. La catedral estaba ubicada en el epicentro de la epidemia de fiebre amarilla, lo cual brindaba amplias oportunidades de atender las necesidades de los afligidos. Las hermanas cuidaban a los enfermos, daban descanso a los cansados, calmaban el sufrimiento y bendecían a los moribundos, haciendo un esfuerzo especial para encontrar y cuidar de los numerosos huérfanos de Memphis.

Constanza y sus compañeras conocían bien el peligro y la destrucción que representaba la fiebre, pero nada las detendría para servir a Dios y al prójimo en ese lugar. A fines de septiembre, cuatro de las hermanas, junto con dos sacerdotes episcopales y muchos voluntarios no identificados, habían sucumbido a la fiebre: las hermanas Constanza, Tecla, Ruth, y Frances, y los reverendos Louis Schuyler y Charles Parsons. Las últimas palabras de la hermana Constanza, pronunciadas cuando ya no podía físicamente servir, se conservan en el altar de la catedral de Santa María: “¡Aleluya! ¡Hosanna!”

Colecta para Constanza y sus Compañeras

Te damos gracias y alabanzas, oh Dios compasivo, por el testimonio heroico de Constanza y sus compañeras, quienes, en tiempo de la plaga y de la peste, se mantuvieron firmes en el cuidado de los enfermos y moribundos, no amando sus propias vidas, incluso hasta la muerte. Inspira en nosotros un amor y un compromiso similares hacia los necesitados, siguiendo el ejemplo de nuestro Salvador Jesucristo; quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, ahora y por siempre. Amén.

Este encarte de boletín fue adaptado de Una gran nube de testigos, la narración de Constanza y sus Compañeras.

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Decimocuarto Domingo después de Pentecostés (B)

Prácticas para una Vida Centrada en Jesús - II

Al principio de su ministerio, Jesús de Nazaret estaba rodeado de multitudes. Se volvió y preguntó: “¿Qué están buscando?” (Juan 1:38). Durante más de mil años, los monjes han saludado a los peregrinos que llaman a sus puertas preguntándoles: “¿Qué están buscando?” Hoy, cada uno de nosotros puede hacer una pausa con la misma pregunta. Por mucho que el mundo haya cambiado, las esperanzas y los anhelos humanos fundamentales que nos conducen a la fe puede que no sean tan diferentes. Pues muchos…

Buscamos amor. Buscamos libertad. Buscamos vida abundante. Buscamos a Jesús. Entonces, vengan y síganme:

VIREN, CAMBIEN DE RUMBO
Hagan una pausa, escuchen y elijan seguir a Jesús
Al igual que a los discípulos, Jesús nos llama a seguir el Camino del Amor. Con la ayuda de Dios, podemos pasar de los poderes del pecado, del odio, del temor, de la injusticia y de la opresión al camino de la verdad, del amor, de la esperanza, la justicia y la libertad. Al cambiar de rumbo, reorientamos nuestras vidas hacia Jesucristo, enamorándonos una y otra vez.

APRENDAN
Reflexionen sobre las Escrituras todos los días, especialmente sobre la vida y las enseñanzas de Jesús.
Al leer y reflexionar sobre las Escrituras, especialmente sobre la vida y las enseñanzas de Jesús, nos acercamos a Dios y la Palabra de Dios habita en nosotros. Cuando abrimos nuestras mentes y corazones a la Escritura, aprendemos a ver la historia de Dios y la actividad de Dios en la vida cotidiana.

OREN
Habiten intencionalmente con Dios todos los días
Jesús nos enseña a acercarnos a Dios con corazones humildes, ofreciéndole claramente nuestras acciones de gracias y preocupaciones a Dios o simplemente escuchando la voz de Dios en nuestras vidas y en el mundo. Ya sea de pensamiento, palabra u obra, individualmente o en comunidad, cuando oramos, llamamos y habitamos en la presencia amorosa de Dios.

ADOREN
Reúnanse semanalmente en comunidad para agradecer, alabar y habitar con Dios
Cuando adoramos, nos reunimos con otros ante Dios. Escuchamos las Buenas Nuevas de Jesucristo, damos gracias, confesamos y ofrecemos el estado quebrantado del mundo a Dios. Cuando partimos el pan, nuestros ojos se abren a la presencia de Cristo. Por el poder del Espíritu Santo, somos hechos un solo cuerpo, el cuerpo de Cristo enviado para vivir el Camino del Amor.

BENDIGAN
Compartan la fe y desinteresadamente den y sirvan
Jesús llamó a sus discípulos a dar, a perdonar, a enseñar y a sanar en su nombre. Nosotros estamos facultados por el Espíritu para bendecir a todos los que encontramos, para practicar la generosidad y la compasión, y proclamar las Buenas Nuevas de Dios en Cristo con palabras de esperanza y acciones altruistas. Podemos compartir nuestras historias de bendición e invitar a otros al Camino del Amor.

EMPRENDAN
Crucen fronteras, escuchen profundamente y vivan como Jesús
Cuando Jesús va a las carreteras y caminos, nos envía más allá de nuestros círculos y zona de confort, para dar testimonio del amor, la justicia y la verdad de Dios con nuestros labios y con nuestras vidas. Vamos a escuchar con humildad y unirnos a Dios para sanar un mundo lastimado. Vamos a convertirnos en la Amada Comunidad, un pueblo reconciliado en amor con Dios y con los demás.

TÓMENSE UN REPOSO
Reciban de Dios los dones de gracia, paz y recuperación
Desde el comienzo de la creación, Dios estableció la práctica sagrada de ir y regresar, trabajar y descansar. Especialmente hoy, Dios nos invita a dedicar tiempo a la recuperación y la integridad, en nuestros cuerpos, mentes y almas, y dentro de nuestras comunidades e instituciones. Al descansar, ponemos nuestra confianza en Dios, el actor principal que lleva todas las cosas a su plenitud.

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Inserto para el Boletín: Decimotercer Domingo después de Pentecostés (B)

El Camino del Amor: Prácticas para una Vida Centrada en Jesús

“Pido al Padre que Cristo viva en sus corazones por la fe, y que el amor sea la raíz y el fundamento de sus vidas. Y que así puedan comprender con todo el pueblo santo cuán ancho, largo, alto y profundo es el amor de Cristo. Pido, pues, que conozcan ese amor, que es mucho más grande que todo cuanto podemos conocer, para que lleguen a colmarse de la plenitud total de Dios.” — Efesios 3:17-19

En el primer siglo, Jesús de Nazaret inspiró un movimiento. Una comunidad de personas cuyas vidas se centraron en Jesucristo y se comprometieron a vivir el camino del amor incondicional, desinteresado, sacrificado y redentor de Dios. Antes de ser llamados “iglesia” o “cristianos”, ese Movimiento de Jesús simplemente se llamaba “el camino”. Hoy creo que nuestra vocación es vivir como la Rama Episcopal del Movimiento de Jesús. Pero, ¿cómo podemos juntos crecer más profundamente con Jesucristo en el centro de nuestras vidas, para poder dar testimonio de su Camino de Amor en y para el mundo? Las raíces profundas de nuestra tradición cristiana pueden ofrecer justamente ese camino. Durante siglos, las comunidades monásticas han moldeado sus vidas en torno a ritmos y disciplinas para seguir juntos a Jesús. Dicha práctica se conoce como una “Norma de Vida”. El marco que tiene ante usted, El Camino del Amor: Prácticas para una Vida Centrada en Jesús, resume la Norma para la Rama Episcopal del Movimiento de Jesús.

Está diseñado para ser a la vez simple y espacioso, de manera que cada individuo, los grupos ministeriales, las congregaciones y las redes puedan desarrollarlo de maneras únicas y construir un tesoro de historias y recursos a lo largo de toda la iglesia. No hay un orden específico que se deba seguir. Si usted ya observa una Norma o disciplinas espirituales, podría reflexionar y descubrir cómo ese camino se cruza con éste. Al entrar en la reflexión, el discernimiento y el compromiso en torno a las prácticas de Virar – Aprender – Orar – Adorar – Bendecir – Emprender – Reposar, yo rezo para que crezcamos como comunidades que siguen el camino amoroso, liberador y vivificante de Jesús. Su camino tiene el poder de cambiar cada una de nuestras vidas y de cambiar este mundo.

Su hermano en el Camino de Jesús,
El Reverendísimo Michael B. Curry
Primado y Obispo Presidente de la Iglesia Episcopal

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara