Estudio Bíblico, Pentecostés 11 (B) – 5 de agosto de 2018

Propio 13


[RCL]: 2 Samuel 11: 1-15; Salmo 14; Efesios 3: 14-21; Juan 6: 1-21

2 Samuel 11:26-12:13a 

En este pasaje, vemos que el profeta Natán, es la voz de Dios al confrontar al rey David por su conducta. David había abusado de su autoridad de rey y no había tratado a Urías, el hitita o a su esposa Betsabé con justicia. Esto disgustó mucho a Dios y Dios trató con dura justicia a David, quitándole el niño concebido por Betsabé.

Pero más tarde descubrimos que después que murió este primer hijo, David y Betsabé concibieron otro hijo, llamado Salomón. Salomón luego se convierte en el próximo rey. Así que incluso en la justicia de Dios hay misericordia y segundas oportunidades.

Parece que demasiado a menudo en la vida nos olvidamos de reconocer que algunos de los sufrimientos que padecemos son causados por nuestras propias acciones. Y en otras ocasiones nos permitimos ser atrapados en los momentos difíciles de la vida y nos olvidamos de ver la alegría que puede surgir de nuestro sufrimiento en un momento posterior.

¿Ha habido momentos en su vida personal o en la vida de su comunidad de fe, cuando se dio algún sufrimiento causado directamente ya sea por sus decisiones y acciones o por las decisiones y acciones de la comunidad en general? ¿Ha podido ver la mano de Dios obrando en aquellos tiempos de dificultad o fue solo después cuando ha podido ver la obra de Dios en medio de la contienda? 

Salmo 51:1-13

Nuestro salmo refleja un tono de reconocimiento del pecado de alguien y el deseo de restablecer una relación con Dios. No hay ningún intento de culpar a alguien o de pasar la carga a otro. El salmista claramente cree que él es el único que ha agraviado a Dios y que Dios tiene todo el derecho de hacer lo que quiera, no lo que el salmista quiere.

El salmista también admite libremente que le corresponde a Dios el limpiar o no limpiar. El salmista sólo puede admitir los pecados y el deseo de ser restaurado a una relación correcta y amorosa con Dios.

¿Ha habido momentos en su vida cuando le ha hecho daño a otra persona y ha pedido perdón? ¿Cómo se siente el estar en una postura “indefensa” en una relación?

Efesios 4:1-16 

La imagen de Pablo de la iglesia como un cuerpo con distintas partes es una imagen que se utiliza para describir cómo diferentes personas tienen diferentes dones. Nos gusta pensar que tenemos dones únicos y que todos podemos trabajar juntos en armonía. Sin embargo, esta imagen depende de que las partes individuales reconozcan todas que Dios está en control. Esta imagen también insiste en que nuestros deseos deben ser secundarios a la llamada y al plan que Dios tiene para nosotros.

Pero, como hemos visto en las anteriores lecturas, no siempre aceptamos libre y felizmente el control de Dios. Asimismo, no siempre seguimos la llamada y el plan que Dios tiene para nosotros. Cuando suceden estas cosas, es como si el cuerpo estuviera luchando consigo mismo o incluso el cuerpo se enfermara.

¿Qué podemos hacer para aceptar mejor nuestro propio lugar en el cuerpo de la Iglesia, o en el plan que Dios tiene para nosotros, incluso si no nos sentimos cómodos con ese plan o rol? ¿Hay momentos en los que en nuestra propia lucha con Dios podemos crear malestar o confusión en las otras partes del cuerpo?

Juan 6:24-35

Jesús desafía a la multitud que lo sigue a que entiendan que Dios les da las cosas que necesitan. También les recuerda que Dios, no Moisés, dio maná a sus antepasados cuando estaban en el desierto. A veces, parece muy fácil pensar que una persona está haciendo la obra de Dios, cuando en realidad la persona que está haciendo el trabajo con la dirección y ayuda de Dios.

Dios nos da libremente lo que necesitamos, ya sea que merezcamos estas cosas o no. Dios también nos provee de estas cosas cuando las damos por sentadas o no les prestamos atención.

¿Cuándo fue la última vez que realmente vio y apreció un amanecer o una puesta de sol? ¿Con qué frecuencia damos por sentado la multitud de dones que Dios nos da cada día?

Este estudio bíblico, escrito por Patrick Collins, originalmente se presentó para la Pentecostés 11 (B) el 5 de agosto de 2012.

Descargue el Estudio Bíblico para Pentecostés 11 (B).

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about the Episcopal Digital Network, or any site on the network, as well as reports of commenting misconduct, can be made here.


Se necesita el nombre completo. Lea nuestra política para los comentarios. Puede hacer aquí comentarios generales y sugerencias sobre Episcopal Digital Network, o de cualquier sitio en Episcopal Digital Network, así como también informes de comentarios sobre conducta inadecuada.