Inserto para el Boletín: Pascua 6 (B)

Día de la Ascensión

La fiesta de la Ascensión de Jesucristo se celebra 40 días después del día de la Pascua, que marca el fin de las apariciones después de la resurrección de Jesús y su ascensión al cielo.

La celebración de este día sagrado se remonta por menos a finales del siglo IV, y las referencias bíblicas a la Ascensión de Jesús se producen en ambos en los Hechos de los Apóstoles y en el Evangelio de Marcos:

“Los que estaban reunidos con Jesús, le preguntaron: ‘Señor, ¿vas a restablecer en este momento el reino de Israel?’ Jesús les contestó: ‘No les toca a ustedes saber en qué día o en qué ocasión hará el Padre las cosas que solamente él tiene autoridad para hacer; pero cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes, recibirán poder y saldrán a dar testimonio de mí en Jerusalén, en toda la región de Judea y de Samaria, y hasta en las partes más lejanas de la tierra.’ Dicho esto, mientras ellos lo estaban mirando, fue llevado, y una nube lo envolvió y no lo volvieron a ver. Y mientras miraban cómo subía Jesús al cielo, dos hombres vestidos de blanco se aparecieron junto a ellos y les dijeron: ‘Galileos, ¿por qué se han quedado mirando al cielo? Este mismo Jesús, que estuvo entre ustedes y que ha sido llevado al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse allá’” (Hechos 1: 6-11, Dios habla hoy).

“Después de hablarles, el Señor Jesús fue levantado al cielo y se sentó a la derecha de Dios” (Marcos 16:19, Dios habla hoy).

La Ascensión de Jesús es también afirmada en el Credo de los Apóstoles y el Credo de Nicea:

“Subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre” (el Libro de Oración Común, pp. 85, 281).

Colecta para el Día de la Ascensión

Dios todopoderoso, cuyo bendito Hijo nuestro Señor Jesucristo ascendió por encima de todos los cielos para llenarlo todo: danos fe, por tu misericordia, para percibir que, según su promesa, habita con su Iglesia en la tierra, hasta el fin de los tiempos. Por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, en la gloria eterna. Amén (Libro de Oración Común, p. 141).

Descarga los insertos para boletines (PDF):

página completa, de un solo lado

media página a doble cara

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about the Episcopal Digital Network, or any site on the network, as well as reports of commenting misconduct, can be made here.


Se necesita el nombre completo. Lea nuestra política para los comentarios. Puede hacer aquí comentarios generales y sugerencias sobre Episcopal Digital Network, o de cualquier sitio en Episcopal Digital Network, así como también informes de comentarios sobre conducta inadecuada.