Estudio Bíblico, Pascua 5 (B) – 29 de abril de 2018

[RCL]: Hechos 8:26-40; Salmo 22:24-30; 1 Juan 4:7-21; Juan 15:1-8

Hechos 8:26-40

En este pasaje de los Hechos de los Apóstoles escuchamos que un eunuco de Etiopía realiza una peregrinación desde su tierra natal a Jerusalén. La audiencia del libro de los Hechos tendría que tener curiosidad acerca de este personaje. Una persona de una tierra distante, cuya apariencia era diferente a la de ellos, hubiera intrigado a la audiencia. Como funcionario judicial a cargo del tesoro de la reina etíope, el eunuco es un individuo poderoso. Observamos que no muestra su poder en esta conversación, sino que se humilla ante Felipe, lo invita a que se siente con él y que le explique el texto de Isaías. Si bien no conocemos su origen religioso, sí sabemos que vino a Jerusalén para rendir culto y que tenía curiosidad por las escrituras hebreas. El deseo del eunuco de ser bautizado surge a través de su iluminación por las escrituras y la proclamación de Felipe. El pasaje manifiesta la naturaleza inclusiva del bautismo; independientemente del origen o posición nacional, todos están invitados al bautismo de Cristo. Además, vemos que el poder de las Buenas Nuevas en Cristo suscita en él alegría.

  • ¿Cómo podría Dios estar invitándonos a iluminar las Escrituras a las personas que hay en nuestras vidas?
  • ¿Cómo vemos que se revela Cristo en las vidas de las personas con las que nos encontramos, quienes provienen de culturas, orígenes o países diferentes a los nuestros?

Salmo 22:24-30

Esta sección del Salmo 22 muestra personas dedicadas a amar y alabar a Dios. Reconocen la fidelidad de Dios, la cual suscita el deseo de vivir para Dios. Esta devoción no se vive aislada, sino que se expresa en comunidad. De hecho, el Salmo describe que: “Todos los confines de la tierra se acordarán y se volverán al SEÑOR, y todas las familias de las naciones se postrarán delante de él” (v. 27).

  • ¿De qué manera la alabanza a Dios en su comunidad de fe moldea la cultura y la experiencia de la comunidad?
  • ¿De qué manera el hecho de alabar a Dios en su comunidad de fe moldea su relación con Dios?

1 Juan 4:7-21

Esta lectura de Juan es una bella y conmovedora descripción del amor de Dios. El amor revelado en y por medio de nosotros es una de las muchas maneras como el amor de Dios se manifiesta en el mundo.

Como seguidores de Jesús, se nos exhorta a expresar el amor de Dios no solo en emociones o actitudes, sino también mediante obras y acciones concretas y visibles.

No hay duda de si Dios nos ama o no, Dios sí nos ama. Una pregunta a la que estamos invitados a meditar es: ¿En qué medida manifestamos el amor de Dios amándonos los unos a los otros? Cuando nos amamos, el amor de Dios se perfecciona dentro y entre nosotros. Esto es cierto no solo de nuestras interacciones individuales, sino también de nuestras acciones comunitarias en nuestra parroquia, en la diócesis, en la Iglesia Episcopal, en la Comunión Anglicana, y en la Iglesia, una, santa, católica y apostólica que profesamos en el Credo Niceno.

  • ¿Qué acciones podría estar invitándonos Dios a emprender, individual y colectivamente, para revelar más plenamente el amor de Dios entre nosotros, en nuestras comunidades y en todo el mundo?

Juan 15:1-8

La lectura del evangelio de hoy gira alrededor de una conversación entre Jesús y los discípulos. Jesús les describe cómo serán sustentados en la vida si permanecen en él. Así como la vida de una rama se sustenta al estar conectada con la vid, nuestras vidas están sustentadas por nuestra relación con Cristo. Ya estamos en unión con Cristo y se nos anima a que prestemos atención para permanecer dentro de esa unión.

El pasaje también describe cómo el viñador poda periódicamente las ramas para que den más fruto. Lo mismo que una rama que se poda, puede haber ocasiones en la vida en que las circunstancias hagan que una persona abandone un compromiso, un hábito o algún otro aspecto de la vida para poder vivir más plena y fructíferamente. Al llamar la atención sobre la permanencia en Cristo, una persona puede ser llevada a un mayor sentido de paz y estar mejor preparada para discernir, vivenciar y acoger estaciones de poda y florecimiento.

  • ¿Qué prácticas llaman su atención para que permanezca en Cristo?
  • ¿De qué manera un período de poda en su vida eventualmente lo llevó a una vida más floreciente y fructífera?

La Reverenda Denise Muller es diaconisa de transición, canónicamente residente en la Diócesis Episcopal de Arizona y completará un Diploma de Estudios Anglicanos en el Seminario del Sudoeste en mayo de 2018. Recibió una Maestría en Teología y Estudios Bíblicos del Seminario Teológico Fuller y una Maestría en Salud Pública de la Universidad de Loma Linda. Completó un Certificado de Dirección Espiritual a través de Ministerios de Formación y Dirección Cristianos y un Certificado de Supervisión de Directores Espirituales en el Centro de la Misericordia. Es directora espiritual y ha servido como directora de campo en Arizona para una organización nacional de ministerio de prisiones. En su tiempo libre disfruta el senderismo, leer y visitar museos de arte.

Descargue el Estudio Bíblico para Pascua 5 (B).

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about the Episcopal Digital Network, or any site on the network, as well as reports of commenting misconduct, can be made here.


Se necesita el nombre completo. Lea nuestra política para los comentarios. Puede hacer aquí comentarios generales y sugerencias sobre Episcopal Digital Network, o de cualquier sitio en Episcopal Digital Network, así como también informes de comentarios sobre conducta inadecuada.