Estudio Bíblico, Adviento 2 (B) – 10 de diciembre de 2017

[RCL] Isaías 40:1-11; Salmo 85:1-2, 8-13; 2 Pedro 3: 8-15a; Marcos 1: 1-8

Isaías 40: 1-11

Muchos eruditos identifican este oráculo como el comienzo del “Segundo Isaías” (Isaías 40-55), en el cual un discípulo del profeta, anterior al Isaías de Jerusalén, retoma algunos de los temas de los oráculos registrados en el “Primer Isaías” (Isaías 1- 39) y los aplica a la experiencia posterior del exilio del siglo VI AC en Babilonia. El tema abrumador de estos capítulos es el consuelo frente a la desesperación; el profeta habla desde una sensación de feliz certeza de que el pueblo de Israel será restaurado a su tierra natal.

Este mensaje del amor pastoral y tierno de Dios ha inspirado a generaciones de poetas; muchos episcopales lo conocen bien por el himno de Catherine Winkworth, Consuelen, consuelen a mi pueblo [Comfort, Comfort Ye My People]” (Isaías 40:1).

  • ¿Dónde ves personas en el exilio en tu vida? ¿En nuestro mundo? ¿Cómo puedes proclamar un mensaje de consuelo y consolación, aun cuando permanezcas en medio de la desesperación?
  • ¿Qué significa “preparen en el desierto un camino para nuestro Dios” (v. 3)? ¿Cómo podemos hacer caminos en nuestras iglesias para que Dios pase?

Salmo 85:1-2, 8-13

El Salmo 85 conecta con los temas del perdón y el consuelo en Isaías 40. Conlleva un equilibrio interesante entre el pasado y el presente, desde “Has restaurado la buena suerte de Jacob” (v. 1) hasta “El Señor ciertamente otorgará prosperidad”. (V. 12). ¿Dios ya restauró al pueblo o Dios lo restaurará en el futuro? La misma tensión del pasado / futuro aparece en la segunda carta de Pedro 3 y en Isaías 40. Este salmo, como muchos otros, le recuerda a la gente que lo canta o lo escucha, el trabajo de salvación de Dios en el pasado, como parte de una oración para que Dios haga lo mismo en el presente.

  • ¿Cómo ha actuado Dios en tu vida en el pasado? ¿Cómo te da esto esperanza para el futuro?

 2 Pedro 3: 8-15a

Incluso en los primeros años de la Iglesia, cuando todavía se escribían algunas partes del Nuevo Testamento, muchas personas a quienes se les había enseñado a esperar el regreso inminente de Jesús estaban preocupadas. Mientras los estudiosos debaten si esta carta fue escrita por el Pedro histórico (en los años 60 DC) o por un cristiano posterior escribiendo en el lugar de Pedro (en el siglo II DC), el problema es el mismo. Han pasado años, ¿dónde está Jesús?

El autor de la segunda carta de Pedro intenta consolar a estos cristianos, diciéndoles que el tiempo de Dios no es como nuestro tiempo. Justo antes de este pasaje, el autor ha alentado a su audiencia a ignorar a los que se burlaban cuando decían: “¿Dónde está la promesa de su venida?” En cambio, el autor los exhorta a que recuerden que Jesús podría regresar en cualquier momento y que deberían vivir en paciente “santidad y piedad” (v. 11).

  • El autor dice que Dios es paciente porque Dios “no quiere que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (versículo 9). ¿Cómo encaja esto con lo que sabes sobre el evangelismo y la relación de los cristianos con las personas de otras religiones?
  • Piensa en un momento en el que hayas sufrido. ¿Encontrarías consolador el mensaje de la paciencia de Dios? ¿Por qué o por qué no?

Marcos 1: 1-8

Los primeros versículos del Evangelio de Marcos preparan el escenario para toda la historia de la vida de Jesús. Marcos es el evangelio más antiguo, y los eruditos creen que Mateo y Lucas recurrieron a él. Comienza tarde en la vida de Jesús, al comienzo de su ministerio. El primer versículo anuncia el tema de la “buena noticia de Jesucristo, el Hijo de Dios”. “Cristo” y “el Hijo de Dios” tienen connotaciones políticas en su contexto original que pueden ser oscuras para las congregaciones americanas modernas. “Cristo” es bien conocido como la traducción griega del término hebreo “mesías”, o “ungido”, que se refiere a un rey o sacerdote. “Hijo de Dios” no era un término “teológico” en nuestro sentido moderno, sino uno de los títulos políticos de los emperadores romanos desde Augusto.

  • ¿Por qué son “buenas noticias” que Jesús es el Cristo, el Mesías, el Rey, el Hijo de Dios? ¿Qué significa difundir esas noticias en nuestro mundo de hoy?
  • El evangelio usa dos de los versículos de la lectura de hoy de Isaías para presentar a Juan el Bautista, que es él mismo “una voz que grita en el desierto”. Si escuchases acerca de un Juan Bautista moderno, comiendo insectos y predicando en el desierto, ¿Cómo responderías?

Descargue el Estudio Bíblico para Adviento 2 (B).

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about the Episcopal Digital Network, or any site on the network, as well as reports of commenting misconduct, can be made here.


Se necesita el nombre completo. Lea nuestra política para los comentarios. Puede hacer aquí comentarios generales y sugerencias sobre Episcopal Digital Network, o de cualquier sitio en Episcopal Digital Network, así como también informes de comentarios sobre conducta inadecuada.