Archives for October 2016

Estudio bíblico Propio 29(C), 20 de noviembre de 2016

[RCL[1]] Jeremías 23:1-6; Cántico 16; Colosenses 1:11-20; Lucas 23:33-43

Jeremías 23:1-6

En este pasaje, Jeremías estaba escribiendo durante una época de conflicto y temor. Las naciones estaban en guerra y se invadían unas a otras, y Judá como nación estaba justamente en el medio de todo. Sin embargo, el mensaje de Jeremías no se dirigía a las otras naciones, sino a la monarquía de Judá, el reino del sur de lo que una vez fuera un Israel unido. Los reyes de Judá, según Jeremías, estaban perjudicando al pueblo con sus políticas y su falta de reverencia a Dios.

Jeremías y Dios le dicen a los reyes que su conducta nociva no será tolerada indefinidamente y que Dios intervendrá para arreglar las cosas. Los esparcidos por la guerra volverán a la patria. Los confundidos encontrarán orientación. Jeremías escribe que “Dios pondrá sobre ellas [sus ovejas] pastores que los pastorearán; y ya no temerán ni se espantarán ni faltará ninguna” (23:4). En otras palabras, Dios levantará líderes que sean verdaderos líderes, Dios levantará pastores que sean verdaderos pastores y Dios levantará reyes que sean buenos reyes.

Jeremías dirigió su atención no a las naciones que amenazaban a Judá, sino más bien a la monarquía de Judá:

  • En medio del conflicto, ¿qué nos dificulta mirarnos a nosotros mismos y ver nuestro propio papel y errores en el conflicto?
  • ¿Cuáles son las cualidades de un buen líder? ¿De un buen miembro del Congreso. ¿De un buen gobernador? ¿De un buen sacerdote? ¿De un buen obispo?
  • Y lo más importante, ¿cuáles son las cualidades de un discípulo de Cristo?

Cántico 16 (Lucas 1:68-79), El Cántico de Zacarías

El Cántico de Zacarías tradicionalmente se ha dicho o se ha cantado en la Oración Matutina durante cientos de años. Comienza con un sentimiento muy esperanzador que da un tono estupendo para el día que tenemos por delante.

¡Dios ha venido a su pueblo y lo ha liberado! Dios ha prometido mostrarnos misericordia y librarnos de las manos de los enemigos, y finamente el  poderoso salvador ha venido a nosotros. Somos libres de adorar a Dios sin temor, y somos libres para ser santos y justos todos los días de nuestra vida. ¡Dulce libertad!

La segunda parte de este Cántico súbitamente cambia al “tú”. ¿A quién se dirige? El Cántico se dirige a Juan el Bautista, que acaba de nacer.

El padre de Juan el Bautista alaba a Dios y le dice a su hijo recién nacido de las alegrías y los peligros que le aguardan. Juan irá delante del Señor y le dará a la gente el conocimiento de la salvación y del perdón de sus pecados. Juan será un profeta. Ser llamado profeta es, sin embargo, algo agridulce. La vida de un profeta es difícil, porque significa decir la verdad como un humilde siervo de Dios y con frecuencia ser rechazado. Juan el Bautista conduce a las personas al arrepentimiento, pero vive en el desierto y es encarcelado y ejecutado por Herodes.

  • Cuando cantamos o decimos juntos este Cántico, recordamos que Dios nos ha traído salvación en Cristo, pero también se nos recuerda que este no es un camino fácil. Dios nos salva y nos libera, pero debemos andar en el camino de Dios.
  • ¿Cómo podemos vivir como Juan el Bautista y vivir su mensaje hoy día?
  • ¿Cómo experimentas la libertad dada por Dios, una libertad que te libera para adorar a Dios y ser santo y justo?

Colosenses 1:11-20

En esta carta hay una explicación de lo que Cristo ha hecho por nosotros, y explica cómo debemos actuar en el mundo para vivir la salvación de Cristo. Este pasaje contiene un himno a Cristo que comienza en el versículo 15, “Él es la imagen del Dios invisible”, y sigue hasta el versículo 20, “haciendo la paz mediante la sangre que derramó en la cruz”.

¿Pueden imaginarse cantándolo? Intente ponerle a este texto una música que conozca: un himno tradicional, una salmodia o una canción contemporánea. El texto parece menos una “conferencia” sobre quién es Cristo, como si se tratara de una serie de hechos sobre Cristo que debiéramos de memorizar.

Ahora el texto nos regocija: ¡Cristo es la imagen invisible de Dios! Todas las cosas fueron creadas a través de él y para él y, a través de Cristo, ¡todas las cosas en el cielo y en la tierra pueden reconciliarse con Dios a través de la pacificación de la cruz!

Eso es definitivamente un himno de alabanza. Transmite un mensaje pujante y nos ayuda en estar más alegres a la hora de dar gracias. Todos estos hechos acerca de Cristo nos conducen a estar jubilosos y fortalecidos para el viaje.

  • ¿Cuáles son algunos de tus himnos preferidos? ¿Cómo te sientes cuando los cantas? ¿Los cantas cuando sientes estrés, enojo, tristeza o dolor? Intenta escribir el texto de un himno para ver lo que te enseña y la verdad del evangelio que proclama.
  • Intenta escribir un himno como éste. ¿Qué es lo que más amas de Cristo? ¿Cómo conoces a Cristo en tu propia experiencia? ¿Qué imágenes o relatos de la Escritura te vienen a la mente cuando contemplas a Cristo?

Lucas 23:33-43

En este último domingo después de Pentecostés leemos la historia de la crucifixión de Cristo, y lo llamamos hoy “Domingo de Cristo Rey”. ¿Qué decimos acerca de Cristo como rey al leer hoy acerca de la crucifixión? ¿Qué dice acerca de [su] reinado?

Primero, está el letrero que clavaron en la cruz: “Este es el Rey de los Judíos”. Roma no hizo esto como una confesión de fe. Ellos [los romanos] estaban mostrando a través de un acto brutal lo que les ocurría a los líderes de las naciones que se interponían en su camino, y estaban mostrando lo que le sucedería a cualquiera que se levantara contra ellos. Irónicamente, Roma sólo tiene razón en parte. Este es el Rey de los judíos, pero es también el Rey de los gentiles (y por tanto el Rey de los romanos, y de los griegos y de los persas —y de todos los demás).

Segundo, este es un rey sobre cuyas características no hay acuerdo. Uno de los criminales se mofa de él, y el otro lo defiende. Algunos se burlan de él como Mesías mientras otros lo confiesan como Mesías. Compara la imagen de Cristo en el libro de Apocalipsis, como el héroe conquistador que viene en gloria, con la imagen de Jesús en el evangelio de Marcos, como el Mesías sufriente. Estas diferentes imágenes de Jesús muestran que su reinado no es como un reinado terreno en su pompa y extravagancia, pero que sin embargo es un reinado en su poder.

Tercero, ¿qué dice Jesús desde la cruz? “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” y “En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el Paraíso”. Este es un rey que no busca venganza sino reconciliación. (Véase Colosenses 1:11-20, la lectura de la epístola para hoy). Este rey no le dice a los romanos, “Lo que me han hecho, yo se los haré”, sino que pide en cambio que sean perdonados. En lugar de condenar al ladrón que se mofa de él, Jesús se dirige al ladrón que reconoce la inocencia de Jesús y le da una promesa de esperanza y de paz.

  • ¿Qué cualidades de tu lista de liderazgo en la lectura de Jeremías para hoy se muestran aquí en Jesús?
  • ¿Qué imágenes de Cristo en el Nuevo Testamento o en la tradición de la Iglesia te tocan más de cerca? ¿Qué imágenes no te dicen nada? ¿Qué puedes aprender de esta serie de imágenes?
  • ¿Cómo perdona uno la injusticia y la brutalidad? ¿Cómo pueden llevarse la reconciliación y la esperanza a un mundo necesitado?

Escrito por Joseph Farnes. Este estudio bíblico se publicó originalmente el 24 de noviembre de 2013.

[1] Abreviatura de Revised Common Lectionary [Diccionario Común Revisado]

Estudio bíblico Propio 28(C), 13 de noviembre de 2016

[RCL[1]] Isaías 65:17-25; Cántico 9; 2  Tesalonicenses 3:6-13; Lucas 21:5-19

Isaías 65:17-25

En este pasaje, encontramos al profeta Isaías hablándole al pueblo judío que ha regresado de su exilio en Babilonia. Pese al hecho de que no ya no está exiliado, el público de Isaías era particularmente pudiente. En lugar de regresar a la deslumbrante ciudad que fuera profetizada a través de las Escrituras hebreas, el pueblo judío de las generaciones que siguieron al exilio no se había recuperado aún y vivía en una Jerusalén deteriorada y derruida, una Jerusalén que distaba de lo que ellos esperaban.

Sin embargo, el profeta Isaías tiene un mensaje de esperanza para los judíos del postexilio, un mensaje que puede ofrecernos esperanza a nosotros también. Oímos el mensaje de que el Señor Dios “creará nuevos cielos y nueva tierra (v. 17) y que “el lobo y el cordero pacerán juntos” (v. 25). Este mensaje es de restauración, de novedad y de coexistencia pacífica, pero es también una promesa radical de una creación enteramente nueva. El mismo Dios que creó el mundo y extrajo vida abundante de un vacío informe una vez más creará orden y belleza a partir del caos, la confusión y las tribulaciones.

  • ¿Qué clase de hábitos tienes en tu vida espiritual que te ayudan a sentirte revitalizado/a, restaurado/a y renovado/a?

Cántico 9 (Isaías 12)

En este cántico de alabanza, oímos una vez más la perspectiva de los judíos postexílicos que han atravesado tiempos de pruebas, que que han oído también la promesa de la restauración y aguardan este día de transformación futuro. Este texto es una visión de lo que el pueblo dirá a Dios en el día en que las promesas de Dios se cumplan.

El versículo “Sacaréis con gozo agua de las fuentes de la salvación” (v. 3) presenta una imagen particularmente notable. Aunque extraer agua puede ser un quehacer bastante ajeno a nosotros en el presente, habría sido una tarea muy familiar para el público original de Isaías.

Esta tarea de sacar agua, un cuenco o un balde a la vez, habría sido un trabajo tedioso e intensivo, pero totalmente necesario para vivir; hay que sacar agua para beber, para cocinar, para agricultura. Esta tarea era absolutamente esencial y, aunque tal vez difícil, tenía un resultado vivificador. Al igual que el deber de sacar agua, nuestras relaciones con dios pueden también ser de este modo. A pesar del esfuerzo y los conflictos, tenemos la esperanza y la promesa de vida y salvación eternas mediante una relación porque, tal como el profeta promete, es Dios quien nos salva.

  • ¿Cuáles son los retos en tu vida diaria que te dan la oportunidad de “sacar agua con gozo”? Es decir, ¿dónde en tu vida pueden tus conflictos y frustraciones conducirte a una relación más profunda y vivificadora con Dios?

2  Tesalonicenses 3:6-13

Es bastante fácil moralizar este pasaje y usarle para enjuiciar a otros, especialmente porque contiene frases como esta: “si alguno no quiere trabajar, tampoco coma” (v. 10). Sin embargo, esta pasaje también nos ofrece una oportunidad de reflexionar sobre lo que significa estar en comunidad, particularmente  considerar las dificultades y frustraciones de la vida en una comunidad cristiana.

¿Cómo, entonces, deben los cristianos tratarse mutuamente? Somos llamados por Dios a amar a nuestros prójimos como a nosotros mismos, pero, ¿qué significa eso? Para Pablo, comunicándose con los tesalonicenses, esto significa no estar ociosos. Cuando estamos ociosos, colocamos la carga sobre otras personas. Si no limpio lo que ensucio, alguien tendrá que hacerlo. Al escoger la inacción, estoy haciendo una elección para mí mismo, pero también una elección que va a recaer sobre aquellos afectados por mis acciones.

Pero la inacción también puede afectar nuestra relación con Dios. Cuando estamos inactivos, no le estamos dando lo mejor que tenemos a Dios, lo cual hace un flaco servicio tanto a Dios como a nosotros mismos. Si evadimos nuestro llamado como hijos de Dios, llamado a una relación amorosa. En lugar de inacción, debemos optar por estar activos en nuestras relaciones, con Dios y los que nos rodean, dando lo mejor de nosotros mismos a aquellos con quienes Dios nos llama a relacionarnos.

  • ¿Eres activo o inactivo en tu relación con Dios?
  • Si estas inactivo, ¿qué puedes hacer para estar más activo? Si eres activo en tu relación con Dios, ¿cómo sostienes esa relación?

Lucas 21:5-19

A través de los evangelios, somos testigos de que Jesús critica el templo y sus autoridades: este es el mismo templo que Jesús limpio y el mismo templo en el que Jesús denunció a los escribas. La corrupción de las autoridades del templo, aquellos que se suponen sean los líderes religiosos y sociales, están alejando al pueblo del culto correcto de Dios y [esa corrupción] debe ser destruida a fin de llevar a la gente a una relación correcta.

Según avanza este pasaje, Jesús advierte a sus seguidores de las dificultades que les esperan: arrestos, persecuciones y traición. En verdad eso no hace que la senda de los discípulos parezca atractiva. Sin embargo, tan arduo como pueda resultar este pasaje, termina con una promesa: “Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá. Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas” (v. 18-19).

En el tiempo en que se escribió el evangelio, el templo de Jerusalén ya había sido destruido y las palabras de Jesús se habían cumplido. Y si Jesús tuvo razón respecto al templo, ¿no podemos creer también su promesa de que, si lo seguimos, ni un cabello de nuestra cabeza perecerá? En presencia de la corrupción, Jesús es un nombre digno de confianza, y por seguirle, podemos descansar en la promesa de una nueva vida.

Añ igual que los escribas del templo en tiempos de Jesús, todos tenemos personas o influencias en nuestras vidas que pueden entorpecer nuestra relación con Dios.

  • ¿Quién o qué se interpone en el camino de tu relación con Dios?
  • En presencia de pruebas y dificultades, ¿cómo encuentras la promesa de Dios en tu vida?

 Escrito por Jordan Trumble. Este estudio bíblico se publicó originalmente el 17 de noviembre de 2013.

[1] Abreviatura de Revised Common Lectionary [Diccionario Común Revisado]

Estudio Bíblico Propio 27(C), 6 de noviembre del 2016

[RCL] Ageo 1: 15b-2: 9; Salmo 145: 1-5, 18-22 y Salmo 98; 2 Tesalonicenses 2: 1-5, 13-17; Lucas 20: 27-38

Ageo 1: 15b-2: 9

Últimamente se han dado sacudidas desastrosas en la tierra y en el cielo con la llegada de la temporada de huracanes. Muchos han perdido sus hogares, y cientos y cientos de personas han perdido la vida. La profecía de Ageo se dirige al “resto de las personas”, aquellas que quedan en medio de la ruina y la agitación. Su templo está en ruinas, y la gloria de su ciudad se encuentra en escombros. Ageo profetiza la destrucción, pidiendo al pueblo tres veces en este pasaje que “tengan ánimo”. Dios promete estar con el remanente, en los bordes liminares de potencialidad y posibilidad, al igual que Dios estuvo con ellos cuando huyeron de Egipto y entraron en lo desconocido. “Mi espíritu estará en medio de ustedes; no teman”.

  • ¿Qué hay en su vida, región o comunidad actualmente que esté en ruinas?
  • ¿Cómo le está capacitando Dios a usted para que “trabaje, porque Él está con usted”, en la restauración de lo que esté dañado?
  • En medio de la inestabilidad y del caos, ¿qué significa para usted tener ánimo?

Salmo 98

San Agustín dijo la famosa frase de que los que cantan rezan dos veces. Este salmo de alabanza y exaltación pide al pueblo que se una con la creación en la celebración de lo que Dios ha hecho por ellos. ¿Por qué hemos de cantar a Dios? Porque Dios “ha hecho maravillas”. Dios “se acuerda de su misericordia y su fidelidad” hacia la gente, por eso se nos pide que recordemos lo que Dios ha hecho por nosotros y participemos en el himno de la creación. El Salmo 98 pide al pueblo que “griten de alegría”, y “eleven sus voces, alégrense, y canten”.  Este cántico pone de manifiesto la bondad de la encarnación, recordándonos la importancia de la utilización de nuestras voces, talentos, habilidades musicales, en la celebración comunal de Dios.

  • ¿Alguna vez usted ha “gritado de alegría” hacia Dios?
  • ¿El cantar en voz alta en la oración ha sido alguna vez un reto para usted?
  • Si tuviera que componer una “nueva canción” dirigida hacia Dios en este momento, ¿qué diría o cómo sonaría?

2 Tesalonicenses 2: 1-5, 13-17

El darnos cuenta a dónde nos dirigimos a menudo da forma a la manera en que vivimos en el momento presente y nos entendemos a nosotros mismos. Muchos de nosotros llevamos cicatrices en nuestra psique que nos dan la sensación de estar fracturados del Dios de nuestro presente y futuro. La segunda carta de Pablo a los tesalonicenses se dirige a la gente que vive en medio de la ansiedad por “el día del Señor”. Pablo pide a la gente que no vivan en ansiedad o sean “sacudidos rápidamente”. La carta de Pablo termina con una petición a la tranquilidad  y al descanso en el Dios “que nos amó y por la gracia nos dio consolación eterna y una esperanza”.

  • ¿Qué imágenes de los “últimos tiempos” eran frecuentes en su infancia?
  • ¿Qué moldeó y formó sus ideas sobre “el fin”?
  • ¿Qué le da consuelo y esperanza?

Lucas 20: 27-38

En esta narración, los saduceos se acercan a Jesús con intención de hacerle caer. Proyectan las costumbres actuales de la vida humana a la vida de la resurrección. Jesús invierte su lógica, e indica que los “hijos de la resurrección” ni mueren ni se casan ni están obligados por las leyes de la mortalidad. A lo largo de la historia cristiana se ha dado una tendencia a divorciar el espíritu del cuerpo, y considerar las relaciones matrimoniales o sexuales contaminantes o desacralizantes: este pasaje se ha utilizado de esta manera. Este pasaje da fe de la vida actual en la resurrección; Isaac, Jacob y Abrahán se encuentran entre los vivos. La doctrina cristiana se ha comprometido con la naturaleza encarnada y personal de la resurrección; sin embargo, Jesús es claro en este pasaje, la vida resucitada será muy diferente de la vida presente.

  • ¿Qué elementos de la vida humana presente hablan o presagian la “vida futura”?
  • De su vida relacional (ya sea de amistad, familiar, conyugal o de pareja) ¿qué le habla sobre el significado de la vida humana? ¿Cómo ese significado se relaciona con la vida en la resurrección?

Escrito por Leigh M. Kern. Kern es diaconisa transitoria que trabaja en la catedral de Saint James, en la diócesis de Toronto e Iglesia Anglicana de Canadá. Ella está en la Comisión de Primados de Justicia y Sanación. Es graduada de Yale Divinity School, donde ejerció también en New Haven como capellana, trabajando con personas que viven con  adicciones y en la pobreza. En su tiempo libre Leigh disfruta creando composiciones musicales.

 

Estudio Bíblico Todos los Santos (C)

[RCL] Daniel 7: 1-3, 15-18; Salmo 149; Efesios 1: 11-23; Lucas 6: 20-31

Daniel 7: 1-3, 15-18

Las visiones y los sueños de la Biblia son fascinantes, tal vez porque a menudo se los considera sagrados. Cuando Daniel vivía, estas visiones eran interpretadas sobre la política, prediciendo un futuro posible. Daniel decidió escribir su sueño y también buscar a alguien que le ayudara a dar sentido a lo que había visto.

  • ¿Interpreta usted sus sueños?
  • ¿Qué podría Dios estar diciéndole a usted en sus sueños?
  • ¿En quién confía para que le ayude a interpretar las cosas de su vida?

Salmo 149

El principio de este salmo trata de la alegría y del regocijo. Alabar a Dios con el canto y la danza y el sonido. Muy a menudo nos acostumbramos al silencio en nuestra liturgia, y nos olvidamos de que está bien alabar también con vítores a Dios. Dios pide que amemos con todo lo que tenemos, lo que incluye bailar con nuestros cuerpos y gritar con nuestros pulmones. Se nos dice que “el Señor se complace en su pueblo”, y ¡también debemos disfrutar de Dios!

  • ¿Cómo pueden las alabanzas de Dios estar en nuestra garganta?
  • ¿Qué tiene miedo de llevar a Dios, y cómo podría pensar en ello como culto?

Efesios 1: 11-23

Esta carta a los efesios sugiere que “vivamos para la alabanza de la gloria de Cristo”. Siempre me llama la atención en la lectura de este conjunto de cartas lo importante que es animarse unos a otros en la fe. El cristianismo no es una empresa solitaria, sino obra de la comunidad,  es necesario que todos nosotros nos dirijamos palabras de aliento de manera que no olvidemos a Cristo y lo que Él ha hecho por nosotros.

  • ¿Quién es alguien por el que puede orar, para animarle en la fe?
  • ¿Cuál cree usted que es “a esperanza a la que hemos sido llamados?”

Lucas 6: 20-31

En esta celebración de Todos los Santos, las palabras de las bienaventuranzas son particularmente llamativas, específicamente en los lugares donde Jesús menciona “porque eso es lo que sus antepasados hicieron a los profetas”. Se nos pone en contacto con aquellos que vinieron antes que nosotros, y puede ser de gran alcance recordar nuestro lugar. Se me recuerda que cada uno de nosotros camina sobre los hombros de nuestros antepasados, y trae a la vida un legado mucho más grande que nosotros. Caminamos sobre los pasos de gigantes,  no solo de los que vinieron antes que nosotros en nuestra familia, sino también de los que vinieron antes que nosotros en nuestra historia de fe. Una hermosa canción de Sweet Honey in the Rock, se llama Somos.

“Somos las oraciones de nuestra abuela. Somos los sueños de nuestro abuelo. Somos el aliento de los antepasados. Somos el espíritu de Dios”.

Estamos ahora en un momento de la historia para pensar no solo en aquellos sobre cuyos pasos caminamos, o en cuyos hombros se nos lleva, sino también para reflexionar sobre el legado que estamos dejando a la próxima generación.

  • ¿Qué estamos haciendo a los profetas de esta época?
  • ¿Cómo vamos a llevar a nuestras futuras generaciones sobre nuestros hombros?

Escrito por Jazzy Bostock. Bostock se describe a sí misma como amante del sol, de los grandes sueños, de que le encantar reír, de alabar a Dios, mujer nativa hawaiana que asiste al seminario. Cree firmemente en el poder de la bondad, de la compasión, de la dulzura, y, sobre todo, del amor. Está “agradecida por la oportunidad que Dios me ha dado de estar aquí, y por todo lo que Dios es. Mahalo piha”.

Estudio Bíblico Propio 26 (C), 30 de octubre del 2016

[RCL] Habacuc 1: 1-4; 2: 1-4; Salmo 119: 137-144; 2 Tesalonicenses 1: 1-4, 11-12; Lucas 19: 1-10

Habacuc 1: 1-4; 2: 1-4

La profecía de Habacuc comienza con preguntas importantes dirigidas a Dios. Habacuc ve injusticia por todas partes. Él clama a Dios, pero siente que Dios no escucha o no salva. Para que Habacuc nos lo pueda contar, Dios incluso hace que Habacuc sea testigo de ofensas y del mal, y no se hace nada al respecto. En resumen, Habacuc es un profeta para nuestro tiempo, que se enfurece ante la injusticia y no tiene miedo de preguntar a Dios dónde se encuentra. El primer capítulo es una descripción de tal situación difícil. Sin embargo, lejos de claudicar frustrado o de ceder ante la injusticia, Habacuc decide permanecer fiel. A cambio, Dios promete justicia, que los orgullos serán humillados, y el justo vivirá.

  • ¿Qué situaciones o problemas de hoy te conducen a preguntarte dónde está Dios?
  • Al igual que Habacuc decidió permanecer fiel, ¿cómo puedes seguir fiel a Dios y a  su misión ante la injusticia?

Salmo 119: 137-144

En esta sección del Salmo 119, el salmista está enfadado porque la palabra de Dios no se está siguiendo correctamente. Se describe a Dios y a sus decretos como buenos, rectos, y justos. Para el salmista, cumplir la palabra de Dios es a la vez una obligación y una delicia. A pesar de ser “pequeño” y “de poca importancia”, el autor de esta canción a Dios sigue la palabra de Dios, y ora para que toda la creación haga lo mismo. Por otra parte, el salmista busca la comprensión de la palabra de Dios, y esa comprensión se equipara con la vida. Dios se sienta en el justo juicio de todos, pero muchos, simplemente, no se dan cuenta, o no entienden. Sin embargo, incluso en el peligro, el autor se deleita en los mandamientos de Dios.

  • ¿De qué manera somos capaces de reconocer la justicia y la fidelidad de Dios?
  • ¿Cuál es el beneficio de reconocerse a sí mismo como “pequeño” y “de poca importancia” en relación con Dios?
  • ¿Por qué entendimiento podríamos rogar, en relación con la voluntad de Dios para nosotros y para el mundo?

2 Tesalonicenses 1: 1-4, 11-12

En el comienzo de la segunda carta a los tesalonicenses, Pablo da gracias por la fidelidad y el amor que se da en esa comunidad. Dice que los presenta como un ejemplo a todos los que conoce, y también que continúa orando por ellos, para que sigan en el camino que parece se encuentran. Sin embargo, además de la fe y del amor, Pablo ora para que tengan determinación y obren con fe. Ora para que esto se logre por el poder de Dios, pero está claro que él piensa que esto  es un resultado natural o consecuencia de la fidelidad. Pablo dice que es por la determinación y las buenas obras cómo el nombre de Jesús será glorificado en la comunidad.

  • ¿Hay alguien cuya fidelidad y amor admiras? ¿Has pensado orar por ellos, para que puedan continuar en ese camino?
  • ¿Alguna vez has pedido a alguien que ore por tu fe, o para que seas más amoroso?
  • ¿Hacia qué obras crees que Dios te conduce? ¿Cómo podrías trabajar para que el nombre de Jesús sea glorificado por tu comunidad?

Lucas 19: 1-10

La historia de Zaqueo es interesante. Simplemente sucede que Jesús está pasando por Jericó cuando ve a Zaqueo en un sicómoro y le dice  que baje para que Jesús pueda quedarse en su casa esa noche. Zaqueo, por supuesto, es rico y recaudador de impuestos, y por esta razón es un pecador notorio en la comunidad. Se ha aprovechado de sus vecinos. Y, sin embargo, Jesús todavía se le acerca. En realidad,  Zaqueo da la mitad de sus bienes a los pobres y devuelve a cualquier persona que haya hecho mal, pero promete hacerlo sólo después de su encuentro con Jesús. Jesús se sirve de Zaqueo como ejemplo, proclamando que también es hijo de Abrahán. Aunque a menudo hablamos (y con razón) de una opción preferencial por los pobres. Zaqueo, sin embargo, es algo así como un contraejemplo, que nos muestra que, si bien debemos ayudar a los marginados, eso no necesariamente significa que debemos marginar a los privilegiados.

  • Como cristianos, ¿cómo podemos llevar el evangelio a todos, incluso aquellos que puede que pensemos que son pecadores?
  • ¿Qué privilegios puede que tengas que podrían ser utilizados para difundir la Buena Nueva?

Escrito por Ian Lasch. Lasch se graduó del Seminario Teológico de Virginia en mayo del 2016. Fue ordenado de diácono transitorio en el mismo mes en la Diócesis de Georgia, y ahora sirve como el Rector Asociado para la Formación y Compañerismo en la iglesia episcopal de San Pedro, en St. Louis, MO.