Archives for April 2016

Estudio Bíblico – Sexto Domingo de Pascua (Año C) – 1 mayo 2016

Escrito por Charlotte Wilson

[RCL] Hechos 16: 9-15; Salmo 67; Apocalipsis 21:10, 22-22: 5; Juan 14: 23-29

Hechos 16: 9-15
La hospitalidad en el siglo I del Imperio Romano era arriesgada. No era simplemente invitar a alguien a cenar o incluso ofrecerles un lugar para pasar la noche. En cambio, llevaba consigo una ofrenda de protección y disposiciones para continuar el viaje. Marcaba un compromiso de entrar en una relación permanente con otra persona. Una familia ofrecería hospitalidad a personas como ellos, iguales sociales, en quien se podía confiar para intercambiar cuando fuera necesario.

Por ello, es importante que a lo largo del libro de los Hechos, los apóstoles reciban hospitalidad de gente que no es como ellos, incluyendo gentiles y mujeres de negocios como Lidia. El poder del Espíritu Santo derriba las paredes divisorias entre desconocidos y los une en una comunidad de amigos y compañeros de trabajo para la difusión del Evangelio. Después de que Lidia y su casa son bautizados, insta a los apóstoles a que se queden con ella y ayuda a Pablo y Silas después de haber sido liberados de la prisión (Hechos 16:40).

  • ¿Dónde ha visto que el Espíritu Santo cree una comunidad sorprendente?
  • ¿Cuáles son las paredes divisorias que separan a las personas unas de otras en su vecindario?
  • Lidia y los apóstoles estuvieron abiertos a la Palabra de Dios y sus vidas cambiaron radicalmente. ¿Qué prácticas le ayudan a usted a mantenerse abierto a la Palabra?

Salmo 67
El Salmo 67 es una canción comunal de alabanza y de súplica, pidiendo a Dios que bendiga a Israel para que todo el mundo conozca la justicia, el poder y la orientación del Santo. Esto lo vemos en la estructura simétrica del salmo. Los versículos 1 y 7 comienzan con una petición de la bendición de Dios, mientras que los versículos 2 y 6 se refieren a la tierra. Los versículos 3 y 5 son idénticos, y nuestra atención se dirige al verso 4, el único verso de tres líneas en el salmo: “Que las naciones se alegren y canten con júbilo, porque juzgas a los pueblos con equidad, y diriges todas las naciones en la tierra”. La bendición de Dios no es sólo para Israel, sino para toda la tierra. Las peticiones expresadas en esta canción son universales y no contextualizadas.

  • Dado el mundo como lo conocemos hoy, ¿a qué podrían parecerse estas bendiciones?
  • ¿Dónde se necesita la salud salvadora de Dios?
  • ¿Dónde se necesita la justicia y la guía de Dios?
  • Usando el Salmo 67 como modelo, escriba su propia canción de alabanza y petición, siendo lo más específico posible.

Apocalipsis 21:10, 22-22: 5
El libro del Apocalipsis de san Juan se dirige a “las siete iglesias que están en Asia” (Apocalipsis 1: 4) y fue escrito en la segunda mitad del siglo I C. E. Los primeros capítulos del libro describen los diversos retos a que esas iglesias se enfrentan, desde el encarcelamiento y la muerte a la complacencia espiritual. Juan exhorta a esos cristianos a “que sean fieles hasta la muerte” (2: 10b) y sean persistentes en la búsqueda de una vida transformada (3: 18-20). La vida en el Imperio Romano ofrecía visiones de diferentes objetos de culto, incluyendo múltiples dioses y al emperador. En el Apocalipsis, Juan registra visiones más grandes, recordando a las iglesias la soberanía de Dios.
Este pasaje en particular, ofrece la promesa de la nueva Jerusalén, donde la gloria de Dios es la única luz necesaria y las naciones habitarán juntas en seguridad e integridad. Como el leccionario deja fuera muchos versos, me gustaría averiguar lo que falta. En este caso, los compiladores han omitido varios versos que describen paredes y puertas opulentas de la nueva Jerusalén. Tómese el tiempo para leer estos versos. Imagínese la visión que Juan describe: es una ciudad gloriosa, más radiante que cualquier cosa del Imperio Romano pudiera construir.

  • ¿De qué manera esta ciudad, el río, y el árbol de la vida aparecen en su imaginación?
  • ¿Qué aspecto de la descripción de Juan le ofrece el sentido más poderoso de esperanza para su vida, su comunidad, o el mundo?
  • ¿Cómo podría usted vivir en esa esperanza con fiel bravura?

Juan 14: 23-29
Las palabras de Jesús a Judas (no el Iscariote) son parte de una conversación más grande en la última cena. Jesús está preparando a sus discípulos para vivir con fidelidad después de que se haya ido. Ellos están comprensiblemente perturbados por esta charla, pero Jesús les repite  palabras de paz y seguridad. Jesús les ha conducido a una relación de amor perdurable con Dios que tiene implicaciones para sus vidas ya estén en presencia de Jesús o no.
El Abogado, el Paráclito, el Espíritu Santo, enviado para habitar con los discípulos (14:17) y para recordarles las palabras y enseñanzas de Jesús. Él no deja huérfanos a los discípulos (14:18), y, sin embargo, podemos imaginar lo molesto que tuvo que ser esta conversación.

  • La promesa de Jesús de que el Espíritu Santo y el don de la paz se entrelazan. ¿Cómo ha experimentado la presencia permanente del Espíritu Santo en su vida?
  • ¿Dónde siente la necesidad de la paz de Cristo hoy? Tómese unos momentos para orar por la paz ahora.

Escrito por Charlotte Wilson
Charlotte es una postulante a las Órdenes Sagradas de la Diócesis de California y cursa tercer año de seminario en el seminario del Pacífico. Como directora espiritual y ministro, le agrada acompañar a los demás cuando encuentran a Dios en lugares esperados e inesperados. A Charlotte le gusta la lectura, caminar, hacer punto, y salir con su familia y amigos.

Publicado por la Oficina de Comunicaciones de la Misión de la Sociedad Misionera Doméstica y Extranjera, 815 Second Avenue, Nueva York, NY 10017.
© 2015 La Sociedad Misionera Doméstica y Extranjera de la Iglesia Protestante Episcopal en Estados Unidos de América. Reservados todos los derechos.

Estudio Bíblico – Quinto Domingo de Pascua (Año C) – 24 abril 2016

Escrito por Samantha Haycock

[RCL] Hechos 11: 1-18; Apocalipsis 21: 1-6; Juan 13: 31-35; Salmo 148

Hechos 11: 1-18
En este pasaje tenemos un relato del apóstol traspasando lo que eran los límites sociales y religiosos de la época. Había muchas convenciones sociales con respecto a qué clase de gente podría interactuar con otra clase de personas. Jesús vino a romper esas barreras, y sus apóstoles seguían esas enseñanzas. Pedro nos desafía en la escritura esta semana. Quiénes somos nosotros para decidir lo que es limpio o no; bueno o malo; bien o mal. Dios hace todas las cosas limpias. A través de Dios podemos conocer la verdad y tener una vida justa. Abandonando lo que obstaculiza, podemos construir una relación con Dios que nos conducirá a la vida.

  • ¿Qué ha hecho Dios limpio para usted?
  • ¿Qué hay en su vida que dificulte la manera en que Dios puede actuar mediante usted?
  • ¿Cómo puede aprender a abandonar las cosas que obstaculizan?
  • ¿Cómo puede abandonar sus concepciones de lo que es “limpio”?

Salmo 148
¡Alabanza! Dios hizo todas las cosas para que alabaran la bondad de Dios. Todas las cosas pertenecen a Dios y Dios es un poderoso cuidador. Dios nos da la fortaleza para que tengamos el valor de asumir cualquier reto al que nos enfrentemos. Sabiendo que somos los amados de Dios podemos estar tranquilos y encontrar confort a través de todos los tiempos. Y las gentes no son los únicos seres que honran a Dios mediante la alabanza. En este salmo se habla de la multitud de la creación, del sol a la luna al árbol al viento. Incluso si el fuego y la niebla alaban a Dios, entonces estamos en buena compañía.

  • ¿Cómo alaba a Dios en su vida diaria?
  • ¿Cómo se une al coro de alabanzas?
  • ¿Cómo Dios le ha dado fortaleza a usted?

Apocalipsis 21: 1-6
En el Apocalipsis se nos recuerda que Dios hace nuevas todas las cosas. En cada terminación podemos encontrar una nueva vida. Dios realiza esa transformación. Cuando experimentamos un daño o una herida, si ofrecemos esas cosas a Dios pueden producir vida. En este pasaje se nos dice que Dios es el Alfa y la Omega. Dios está con nosotros al comienzo y al final. Cada vez que empezamos por un camino nuevo y desconocido Dios está junto a nosotros. Cada vez que llegamos a un final también Dios está allí.

  • ¿Qué necesita que se le haga nuevo a usted? ¿Cómo puede presentar eso a Dios?
  • ¿Cuándo ha experimentado un final en el cual haya encontrado un maravilloso nuevo comienzo?
  • ¿Qué es una historia de la resurrección en su vida?

Juan 13: 31-35
Este pasaje define la vida cristiana para nosotros de una manera sencilla en gran medida. “Amaos unos a otros”. Y a pesar de que este mandamiento es simple al principio, sabemos por la experiencia humana que esto puede ser un reto. Jesús nos pide que amemos sin excepción. Cuando vemos tanta diferencia y diversidad en el mundo esta clase de amor puede ser difícil de comprender en su complejidad. Se necesita una gran cantidad de esfuerzo para amar de verdad a aquellos que causan daño, difunden odio, o simplemente siguen diferentes sistemas de creencias al nuestro propio. Jesús nos enseña que los demás sabrán que somos discípulos de Cristo, por la forma de hablar, de actuar y de movernos en el mundo. Si difundimos un relato de amor y si nuestras acciones se alinean, Dios será glorificado.

  • Dónde ha experimentado la complejidad de amar de verdad a todas las personas?
  • ¿Cuándo ha sido amado por otro, independientemente de sus diferencias?
  • ¿Cómo se involucra en una actitud de bondad en su vida?

Escrito por Samantha Haycock
Samantha Haycock es Directora de la Infancia y de la Pastoral Juvenil en la Iglesia Episcopal de Cristo en la Alameda. Su pasión en el ministerio consiste en extender la llamada de Jesús hacia la justicia social y en ayudar a la gente a establecer conexiones entre sus vida cotidianas y sus vidas espirituales para que puedan llevar su total y auténtico yo al mundo. Samantha tiene un BA en Psicología por la Universidad de California en Santa Cruz y un Certificado en el Ministerio para Jóvenes y Familia por Bexley y Seabury y Forma Faith Formaction Academy. Es participante en la colaboración para la vitalidad Iglesia, es miembro del Grupo de Trabajo Forma Defensa, y asiste a la Iglesia Episcopal DFMS con los jóvenes, jóvenes adultos, y participa en sermones que funcionan en línea. Cuando no está trabajando a Samantha le gusta inventar cosas extrañas en su cocina y rutas de todo el lugar.

Estudio Bíblico – Quarto Domingo de Pascua (Año C) – 17 abril 2016

Escrito por Ryan Pollock

[RCL] Hechos 9: 36-43; Apocalipsis 7: 9-17; Juan 10: 22-30; Salmo 23

Salmo 23

Existe la costumbre extraña de referirse a este salmo como prueba de la terquedad o maldad de la humanidad. “Los seres humanos son como ovejas” suena el argumento, “tercos, poco inteligentes, y en constante necesidad de un pastor (Dios) para evitar que se hagan daño a sí mismos”. El salmo 23, sin embargo, no se presta de por sí a tal visión de menosprecio de la humanidad. Por el contrario, la metáfora de las ovejas y del pastor está destinada a evocar la especie de satisfacción entre los oyentes que les permite confesar con el salmista, “nada me falta”; la providencia de Dios por su rebaño les tranquiliza, no carecen de nada. La imagen cambia de Dios como pastor a Dios como anfitrión, que “prepara una mesa” y proporciona más de lo suficiente para beber. Este cuidado de Dios para con su pueblo engendra la esperanza del autor para el futuro, y anima a su compromiso de adorar siempre en el Templo “todos los días”.

  • ¿Podría describir su relación con Dios en estos términos?
  • ¿De qué manera la providencia de Dios le capacita a usted para vivir hoy, si usted comenzara realmente a creer en ella?

Hechos 9: 36-43
No debería ser una sorpresa para nadie cuando digo que estamos viviendo en una época que ha rechazado por completo las historias de los milagros (“¡a menos que, por alguna razón, impliquen a un niño, a una experiencia cercana a la muerte, y una visión celestial!). Tal vez al considerar el milagro de Pedro, como modernos, nuestra creencia podría ser ayudada acercándonos un poco a ver lo que podría significar el hecho, en lugar de simplemente tratar de apretar los dientes y creer en la declaración de una resurrección (aunque tal vez de aquí algunos de nosotros debiéramos empezar). En la real resurrección de Tabita vemos la reestructuración revolucionaria del orden social que la Iglesia está llamada a realizar y encarnar en el mundo. Tabita ha dado la vida por apoyar a un grupo de viudas, a los que están en el peldaño inferior de los estratos. Ella muere y el mundo continúa como lo hace normalmente. Pero no es así cómo suceden las cosas en el reino de Dios. Dios cuida de los quebrantados de corazón y venda sus heridas. Exalta a los humildes y a los mansos. Al igual que los profetas de antaño, Pedro demuestra que la atención a los “más pequeños” es una de las principales preocupaciones de Dios. El papa Francisco recientemente dio en el clavo cuando dijo: “¿Cómo puede ser que no sea noticia cuando un anciano sin hogar muere a la intemperie, pero es  noticia cuando la bolsa pierde dos puntos?”

  • ¿De qué manera ha sido llamada su parroquia a manifestar el poder de Dios y cuidar de los marginados a su alrededor?
  • ¿De qué manera has sido usted llamado personalmente a manifestar el poder de Dios y cuidar de los marginados a su alrededor?

Apocalipsis 7: 9-17
Como el salmo 23, esta imagen apocalíptica presenta a Dios en el papel de pastor, donde Dios “cobija” al pueblo de Dios, colmando eternamente su hambre y sed, protegiéndolos contra el calor abrasador del sol, secándoles las lágrimas de sus ojos, y llevándolos a los manantiales de las aguas de la vida.

A diferencia del salmo 23, a los que Dios pastorea han “salido de la gran tribulación”, han soportado los sufrimientos comunes a los que viven bajo el reino de la bestia en la visión de Juan. A los cristianos leyendo los textos de las lecturas del leccionario de esta semana (Sal 23, Ap. 7: 9-17) se les recuerda que la provisión de Dios para ellos (y la derrota final de sus opresores por parte de Dios) no necesariamente les exime del sufrimiento en esta vida. La mayoría de nosotros no va a hacer frente a la clase de ostracismo social o a la violencia que la audiencia de Juan sufrió por su fe en Cristo, pero cualesquiera que sean nuestras circunstancias, debería ser para nosotros un gran consuelo el que la restauración de todas las cosas por parte de Dios ya ha comenzado.

  • Dado que nuestras vidas no siempre van a ser tan cómodas como dice el salmo 23 o tan tumultuosas como narra el Apocalipsis 7, ¿cómo hacemos para confiar, mientras tanto, en la provisión de Dios para con nosotros?
  • Si se ha enfrentado a uno o ambos de estos extremos, ¿cómo estaba presente el Señor con usted en aquellos momentos de la vida?

Juan 10: 22-30
Al igual que el salmo 23 y Apocalipsis 7, Juan, una vez más, nos muestra una imagen del Divino Pastor, pero esta vez, esa imagen incluye a Jesús, que es uno con el Padre, de quien-recibió sus “ovejas”. Los oponentes de Jesús en el pórtico de Salomón no pertenecen a su rebaño (porque no creen en él), y por lo tanto, no pueden entender sus palabras o hechos. El rebaño de Jesús oye su voz, lo conoce, lo sigue, recibe de él la vida eterna, nunca se pierde ni puede ser arrebatado de su mano. “Los lobos” pueden venir, pero el Buen Pastor protege al rebaño; Dios combate a los enemigos. Esto no quiere decir que los cristianos estén inmunes a la apostasía (abandonando el rebaño de su propia voluntad), pero sí enfatiza la protección de Dios para con las ovejas de Dios, ya sean perseguidas por su fe en el siglo I, o se “dejen llevar por cualquier viento de doctrina” en el siglo XXI.

  • En los casos de su vida ¿usted lucha por creer que Dios le protege de esa manera?
  • Si alguna vez ha tenido la tentación de “abandonar el rebaño”, ¿cómo superó la tentación?

Escrito por Ryan Pollock
Ryan es un postulante a las Órdenes Sagradas de la Diócesis de Dallas, TX y seminarista Middler en Nashotah House, donde es erudito coral y “refectorian”. Cuando no participa en los asuntos del seminario, en estos días se le puede encontrar experimentando en la cocina o  intentando tocar la guitarra de metal en el sótano. Está casado con Jessica, una artista y fotógrafo que está estudiando astronomía en la Universidad de Wisconsin.

Estudio Bíblico – Tercer Domingo de Pascua (Año C) – 10 abril 2016

Escrito por Greg Hamlin

[NVI] Hechos 9:1-6, (7-20); Apocalipsis 5:11-14; Juan 21:1-19; Salmo 30

Hechos 9:1-6, (7-20)

Aquí tenemos a Saulo sumido en una profunda conmoción a partir de su experiencia en el camino de Damasco. Sabemos que él llegará a destacarse como una de las personas de más honda fe en Dios. Pero ¿no es acaso extraordinaria la fe en Dios de Ananías, tal como se da a conocer en este relato? El Señor le dice a Ananías en visión que Saulo ora y que también tiene una visión. Saulo ve “ a un hombre llamado Ananías” que viene y pone las manos sobre él para que Saulo pueda recobrar la vista. Ananías no dice “ese debe ser otro Ananías”. No dice: “Señor, no sé cómo hacer eso”. Él sabe que Dios quiere que él haga esto y él tiene fe en que es posible. No obstante, tiene miedo y se lo confiesa a Dios. El Señor le asegura a Ananías que Saulo es parte de su plan. Saulo será un instrumento del mensaje de Dios para todas las gentes. Eso es suficiente. Ananías va a ver a Saulo y hace lo que Dios le ha pedido.

  • ¿Qué temor tienes respecto a la tarea a la que sientes que Dios te está llamando?
  • ¿El compartir ese temor con Dios te liberaría para salir con fe a realizar esa tarea?

Salmo 30

Salmo 30 arranca como un típico salmo de alabanza. Comienza lleno de júbilo porque Dios ha librado al compositor [del salmo] de morir. Pero hay un abrupto cambio de tono en el versículo 8. Tenemos un atisbo de los momentos tenebrosos que antecedieron. Acaso el salmista perdió su sentido de seguridad al enfermarse. Este puede haber sido el momento en que sentía que Dios ocultaba su rostro. El compositor apela a Dios diciéndole que una vez que esté muerto, no podrá alabar a Dios ni proclamar su fidelidad. ¿Cómo podré amarte, oh Dios, cuando esté muerto? Luego en el versículo 12 hay otro giro. Los ruegos del salmista fueron oídos. A él le es restaura la salud y promete exaltar a Dios y darle gracias siempre.

  • ¿Cómo podemos decir “me afirmaste en elevado baluarte” incluso en esos momentos en que sentimos que Dios nos oculta su rostro o que no responde nuestras oraciones?
  • Crees que podemos seguir estando “en elevado baluarte” cuando sentimos que Dios nos oculta su rostro, al clamar al Señor por ayuda y pedirle misericordia?

Apocalipsis 5:11-14

El libro del Apocalipsis está escrito en el estilo apocalíptico y es un género literario que los lectores modernos encuentran difícil. No estamos familiarizados con gran parte del simbolismo [que contiene]. Lo que resulta claro en este pasaje, sin embargo, es que tanto Dios, el que está sentado en el trono, como Jesús, el Cordero, son igualmente dignos de universal alabanza.

  • ¿Puedes concebir esta imagen en tu mente e imaginarte cantando con todas tus fuerzas, junto con los ángeles, los seres vivientes, los ancianos y cuanta criatura hay en el cielo y en la tierra y en el mar pidiendo bendición, honor, gloria y poder al Creador y al Redentor?

Juan 21:1-19

Este pasaje del Evangelio está lleno de paralelos con otros pasajes del Evangelio. En Lucas, Jesús le dijo a Pedro que lanzara las redes después de infructuosa noche de pesca. Allí también las redes se llenaron milagrosamente de peces. Pedro ha estado antes en una barca y ha tratado de llegar a Jesús andando sobre el agua. Aquí él salta al agua y nada al encuentro de Jesús. Pedro ha estado antes cerca de un fuego de carbones encendidos mientras le hacían tres veces una misma pregunta. Él negó tres veces que conociera a Jesús. Aquí Jesús redime a Pedro preguntándole tres veces: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?”. Tres veces Pedro le responde: “Si, Señor, tú sabes que te quiero”.

  • Has sentido alguna vez que Jesús te dice “si me amas, cuida de mis ovejas?”.
  • ¿Cuáles son algunas de las formas en que tú sientes que otros han “cuidado” de ti?

Escrito por Greg Hamlin

Greg es líder laico y seminarista en Bloy House en el Sur de California. Él y su esposa, Karen, son miembros activos de la iglesia de Santiago Apóstol [St. James’] de South Pasadena. Ellos tienen dos hijas grandes, Anouska es graduada de la Escuela de Derecho de Brooklyn y Natasha cursa estudios de Matrimonio y Terapia Familiar en el Seminario Fuller.

Publicado por la Oficina de Formación de la Iglesia Episcopal, 815 Second Avenue, New York, N.Y. 10017.
© 2016 La Sociedad Misionera Nacional y Extranjera de la Iglesia Protestante Episcopal en los Estados Unidos de América. Reservados todos los derechos.