Estudio de la Biblia. 2 Adviento (B).

7 de diciembre de 2014

Jessie Gutgsell, Seminario Teológico de Berkeley de Yale.

“Yo los he bautizado a ustedes con agua; pero él los bautizará con el Espíritu Santo.” (Marcos 1:8)

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Isaías 40:1-11; Salmo 85;1-2, 8-13; 2 Pedro 3:8-13; Marcos 1:1-8

Isaías 40:1-11

El libro de Isaías es uno de los libros proféticos más conocidos y queridos del Antiguo Testamento. Los estudiosos tienden a reconocer cuatro divisiones principales en el libro: Primer Isaías (cap. 1-39), Segundo Isaías (cap. 40-56), Tercer Isaías (cap. 56-66), y el Apocalipsis de Isaías (cap. 24-27). La lectura de hoy está tomada del inicio de Segundo Isaías. Se cree que esta sección del libro fue escrita mientras el pueblo de Jerusalén estaba exiliado en Babilonia. El principal objetivo de la sección es el retorno de la gente del exilio a Jerusalén bajo el rey persa Ciro. El pasaje de hoy, a menudo asociado con el icónico Mesías de Handel, trata directamente con la pregunta “¿cuál será el papel de la comunidad al regreso del exilio?” La comunidad que regresa del exilio está llamada a ser agente activa, confortadora. El pueblo reconoce plenamente la caída de Jerusalén y el exilio como un gran fracaso. Pero, y esto es importante, que nunca fueron abandonados por Dios en el proceso. Fueron al exilio, han “servido los términos” y “pagado las sanciones”. Ahora es el momento de volver a casa.

Un tema importante de la comunidad del Segundo Isaías es la idea de recrear lo viejo para hacer algo nuevo, una nueva creación, un nuevo Israel, etc. Versículos 3 y 4 (más adelante citados en los evangelios) y evocan una imagen de un nuevo éxodo. Pero esta vez el éxodo será más fácil, los valles serán levantados, las montañas aplanadas, y así sucesivamente. Esta vez, el viaje será más recto y más fácil.

El versículo 6 ilustra la lucha de la comunidad para seguir adelante en su regreso a Jerusalén, su nuevo éxodo. Una voz en el desierto manda gritar, pero “¿qué voy a gritar?”, responde la voz. La respuesta, es una frase con frecuencia oída en la Escritura, y es que el pueblo desaparecerá y se desvanecerá, pero la Palabra del Señor permanece para siempre (v. 8). Por lo tanto, la tarea de la gente es confiar en Dios, regresar a casa, y difundir la Palabra del Señor desde las cimas de las montañas, para que Jerusalén sea un faro para todos.

Les invito a que encuentren una grabación del oratorio de Handel que cita estas frases y descansen en la profunda y rica tradición de la música y de la religión que hemos recibido. A medida que se hunden en la música y en estas palabras les invito a que permitan que la idea reconfortante de Dios le rodee.

La comunidad del Segundo Isaías se estaba preparando para un viaje largo, un viaje a casa. Reflexione sobre sus propios viajes de volver a casa durante la vida. ¿Es su casa un lugar donde puede ir? ¿Un lugar al que quiere ir o que quiere evitar? ¿Qué le fortalece en este viaje literal o metafórico? Mientras se prepara para entrar en la estación de Navidad, una estación llena de recuerdos y experiencias de casa, les invito a que recuerden las palabras de Isaías: “La hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre”.

Salmo 85:1-2, 8-13

La Biblia está llena de imágenes, poesía, y prosa sobre la gente y su relación con la tierra. Este salmo menciona a menudo la tierra, diciendo que es de Dios, como en el versículo 1, y luego exhortando a que la gloria de Dios “habitará en nuestra tierra” (v. 10). Un aumento en la cosecha sería una señal de que Dios verdaderamente había bendecido la tierra (v. 12). Por lo tanto, para la gente de la época cuando los salmos fueron escritos, y de hecho para nosotros hoy, la tierra está ligada integralmente a nuestra relación con Dios. Cuando la gente vuelve sus corazones a Dios, y cuando el amor y la fidelidad se encuentran, entonces: “La verdad brota de la tierra, la justicia se asoma desde el cielo” (v. 10-11). Incluso la tierra y los cielos se unirán a nosotros en un canto de fe y alabanza.

¿De qué manera trataría a la tierra si viera que le pertenece a Dios? ¿Cómo la trataría si viera a la tierra como compañera en la obra de alabar a Dios?

Este salmo está lleno de palabras de uso frecuente como “fidelidad” y “justicia”. ¿Cómo definiría estas palabras en su propio idioma, no en el lenguaje de la iglesia? Trate de describir estas palabras en términos de sus cinco sentidos. ¿Cuál sería el sabor de la fidelidad? ¿Qué apariencia tendría? ¿Cómo podría sentirse? Etcétera.

2 Pedro 3:8-15a

La segunda epístola de Pedro es uno de los libros más cortos de la Biblia, se centra en las responsabilidades de los cristianos mientras esperan los últimos tiempos. El apóstol Pedro, probablemente el nombre y el autor, está preocupado por el obrar de los cristianos mientras esperan la segunda venida. Los primeros cristianos comprensiblemente pensaban que Cristo vendría inminentemente, “como un ladrón en la noche”, pero tuvieron que ajustar su mensaje cuando se dieron cuenta de que la venida de Cristo tal vez no fuera tan inminente.

La segunda carta de Pedro se hace eco de un tema que hemos escuchado en la comunidad del Segundo Isaías, cuando anticipa un “cielo nuevo” y una “nueva tierra”. Pero mientras el pueblo y las iglesias esperan esta novedad, Pedro les exhorta a vivir una vida de integridad, sin “mancha ni culpa”. Pedro hace hincapié en la importancia de tener paciencia en el camino cristiano. Pedro probablemente escribió este libro un poco antes de su martirio, lo que añade un nivel de dramatismo a su mensaje, por lo que es algo así como la última voluntad y testamento. La segunda carta de Pedro cita extensamente Judas, lo que probablemente apunta a Judas como una fuente importante de la epístola.

En 3: 8 Pedro habla de la diferente manera en que Dios ve al tiempo. Pedro insiste en que el tiempo es diferente para Dios y que, en última instancia, Dios es paciente y quiere que nosotros crezcamos y nos desarrollemos. ¿En qué ha sido Dios paciente en la vida de usted? ¿Qué necesita seguir desarrollando dentro de usted mismo y de su vida cristiana?

En el versículo 14 Pedro pide a los cristianos que vivan “sin mancha ni culpa” mientras esperan el fin de los tiempos. ¿Qué es lo que en su vida podría aparecer como una “mancha o culpa”? ¿Qué prácticas espirituales podrían “limpiar” esas manchas y culpas?

Marcos 1:1-8

La mayoría de los estudiosos consideran que el evangelio de Marcos fue el primer evangelio escrito, y, posteriormente, fue la fuente de los evangelios de Mateo y de Lucas. Cabe destacar que el evangelio de Marcos no comienza con una narración del nacimiento, sino con el anuncio de la introducción de Juan el Bautista. Citas bíblicas y alusiones al Antiguo Testamento se tejen a través de todos los evangelios, y este no es una excepción. Marcos, sirviéndose de Isaías establece que Juan el Bautista es profeta, y Jesús el Mesías que vendrá. Más adelante en el pasaje, la mención de la ropa de pelo de camello de Juan y la dieta de langostas y miel es probablemente una alusión a Elías, otro profeta importante del segundo libro de los Reyes (2 Reyes 1: 8a). Aunque la mayoría de los lectores modernos no se percaten de estas alusiones, sirven para enriquecer el texto del evangelio enraizándolo en la tradición.

Juan el Bautista está cumpliendo la función crucial de preparar el camino de Jesús. Él va a bautizar a la gente con agua, pero Jesús vendrá y bautizará con el Espíritu Santo. Juan prepara el camino con humildad, haciendo hincapié en que es menos poderoso que el que viene después de él.

Jesús tuvo a Juan el Bautista para “clamar en el desierto” y “preparar el camino”. ¿Quién en la vida de usted ha jugado ese papel? ¿Quién ha allanado el camino para usted en sus viajes?

Pensando en un contexto más amplio, ¿qué personajes históricos cree que han allanado el camino de nuestra fe y de Jesucristo? ¿Cree usted que esto es todavía un papel relevante para ser llevado a cabo en nuestros tiempos modernos? ¿Qué aspecto tendría hoy el preparar el camino de Cristo?

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about the Episcopal Digital Network, or any site on the network, as well as reports of commenting misconduct, can be made here.


Se necesita el nombre completo. Lea nuestra política para los comentarios. Puede hacer aquí comentarios generales y sugerencias sobre Episcopal Digital Network, o de cualquier sitio en Episcopal Digital Network, así como también informes de comentarios sobre conducta inadecuada.