Estudio de la Biblia. Propio 28 (A).

16 de noviembre de 2014

James MillerSeminario Teológico General

“Porque al que tiene, se le dará más, y tendrá de sobra; pero al que no tiene, hasta lo poco que tiene se le quitará” (Mateo 25:29).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Jueces 4:1-7; Salmo 123; 1 Tesalonicenses 5:1-11; Mateo 25:14-30.

Jueces 4: 1-7

En nuestra lectura del Antiguo Testamento, nos encontramos con que los israelitas están siendo castigados por el Señor de los pecados que han cometido. Tal es así que se les ha “vendido” al rey Jabín de Canaán. Esto está a punto de cambiar. Deborah, quien es una profetisa, y la única mujer en la escritura para ser juez, convoca a Barak y le dice su visión: El Señor traerá el ejército de los cananeos en Sísara a él, una batalla se producirá, pero el Señor hará que Barak victorioso.

Hay tres puntos importantes aquí.

En primer lugar, una vez más, Israel está siendo castigado por el mal: adorar a falsos dioses.

En segundo lugar, si bien hay algunas representaciones notables de prohetesses en las Escrituras (Miriam, hermana de Moisés en Éxodo 15:20; y Hulda, que autentican el redescubrimiento de la Torá en 2 de Reyes 22: 14-20, Joel 2:28 y Hechos 21: 8-9), Deborah es única, ya que ella es la única mujer juez que señala la escritura.

En tercer lugar, Sísara tenía una ventaja militar al mando sobre los israelitas, con sus 900 carros de hierro. El uso del hierro era una técnica a disposición de los hijos de Israel en aquel tiempo. Sin embargo, la profecía es que Barak será victorioso. Esto se debe a que no es la fuerza física de los ejércitos o armas que llevarán el día, pero el poder del Señor.

Confiar en el Señor por su liberación es un tema importante de la escritura. Véase David y Goliat en 1 Samuel 17; Gedeón en Jueces 6-8, Salmo 37:39 y el Salmo 46 Tenga en cuenta también la reacción de Dios hacia David, quien tomó un censo para determinar la fuerza de Israel.

¿Está toda nuestra fe colocado en Jesús?, o ¿Somos culpables de poner una parte a algunos dioses falsos?

¿Podemos mirar más allá de los géneros cuando recibimos la Palabra de Dios?

¿Podemos pensar en maneras de aumentar nuestra fe en Jesús en vez de pasar tiempo acumulando recursos físicos?

Salmo 123

El salmista no está enojado, pero está pidiendo ayuda, para el alivio. El desdén y el desprecio se han puesto sobre la gente, y ellos son o incapaces o no están dispuestos a luchar contra ella sola. Se dirigen al Señor con confianza de que recibirán misericordia. Una dimensión importante de la misericordia, רַחֵ֖ם (Isaías 49:15), es que se puede entender como es el tierno amor de una madre por sus hijos. El deseo del salmista es para que el Señor muestre cuidado maternal para el pueblo.

Si usted siente que no hay lugar donde ir, nadie para ayudar, ¿se volverá al Señor por misericordia? De hecho, ¿se volverá al Señor en primer lugar?

Considere los inocentes del mundo, los que sufren la opresión, el hambre, las enfermedades, los que viven en las regiones devastadas por la guerra, los que han sido secuestrados. ¿Puede orar al Señor por misericordia para ellos?

1 Tesalonicenses 5:1-11

Pablo exhorta a la iglesia a estar vigilantes. En el uso de “día del Señor”, que invoca el código del Antiguo Testamento que fue bien entendido como “el día del juicio”. Él lo describe como la destrucción repentina (. V 3). Él llama a la iglesia para estar listo – despierto y sobrio (v 6.) – Y utilizar las “armas” que se les ha dado: la fe, el amor y la esperanza (v 8.). Lo más importante, sin embargo, Pablo quiere que ellos sepan que los que tienen fe en Jesús no recibirán la ira, pero la salvación. Por último, tenga en cuenta que Pablo anima a la comunidad. No hemos de mirar a nuestro propio futuro, con exclusión de los demás. Parte de nuestro llamado es “anímense y que nos edifiquemos unos a otros” (v. 11).

¿Usted piensa que el escenario de la destrucción que Pablo pinta es real o simbólico? De cualquier manera, ¿está preparado?

¿Qué opina de la armadura que Pablo describe: coraza de la fe y el amor; casco de la esperanza de la salvación? ¿Se puede relacionar esto con el pasaje anterior de Jueces?

¿Cómo nos podemos edificar unos a otros?

Mateo 25:14-30

Hay dos cuestiones que están en juego en esta parábola. Uno tiene que ver con el uso de uno de los regalos, los activos, o como se les llama aquí “talentos”. El otro tiene que ver con las relaciones.

Nuestra lectura es una parábola (“Porque es como si…”), pero es interesante tener en cuenta el sentido literal y figurado de “talento”. Una fuente señala que un talento valía el equivalente de más de 15 años de salario para un trabajador. Otro sugiere que un talento valía el equivalente a 7.300 denarios (con 1 denario = salario de 1 día). Este sería como los salarios de más de 26 años’. En cualquier caso, es claro que un talento era extremadamente valioso. Solo considere al que se le dio cinco talentos durante toda la vida de las ganancias.

La lectura nos dice que el propietario confió estos talentos a sus esclavos. Hay un ajuste de cuentas a su regreso. Dos de los esclavos comerciaban con sus talentos y obtuvieron beneficio. Este comercio no era el juego imprudente; ellos consideraron cuidadosamente la forma de aumentar el valor de lo que se les había confiado. Tenían fe que estaban sirviendo a los mejores intereses de su amo. Esto parece una buena relación.

No es así con el tercer esclavo. Por miedo, él no utilizó el talento que se le confió. Él no estaba interesado en el mejoramiento de su amo, o incluso su propio mejoramiento. Tenía desprecio por su amo y lo acusó de un patrón ladrón e injusto.

Piense en los talentos/dones que Dios le ha confiado. Ellos podrían ser la salud, la perspicacia física o mental, los amigos, la familia, la oración, los sacramentos. ¿Está usted utilizándolos/invirtiéndolos al máximo de su capacidad? ¿Puede verlo como si no fuese suyo, pero que Dios le ha encomendado a usted?

¿Usted ve su relación con Dios como una relación de confianza y gratitud por las bendiciones que de las cuales disfruta, lo que lleva a que los utilice para la gloria de Dios, o le teme a Dios que se siente desconfiado y tal vez acusa a Dios de ser la fuente de la injusticia?

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about the Episcopal Digital Network, or any site on the network, as well as reports of commenting misconduct, can be made here.


Se necesita el nombre completo. Lea nuestra política para los comentarios. Puede hacer aquí comentarios generales y sugerencias sobre Episcopal Digital Network, o de cualquier sitio en Episcopal Digital Network, así como también informes de comentarios sobre conducta inadecuada.