Estudio de la Biblia. Domingo de la Trinidad (A).

15 de junio de 2014

Sarah TaylorSeminario Teológico de Virginia.

“Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos; bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo’” (Mateo 28:19).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Génesis 1:1–2:4ªSalmo 82 Corintios 13:11-13Mateo 28:16-20.

Génesis 1:1-2:4a

Es común pensar que el texto fue escrito en la tradición sacerdotal, muy probablemente dirigido a una comunidad en el exilio. La historia de la creación se centra en Dios, que esculpe el orden en los reinos del tiempo y del espacio, haciendo retroceder las aguas del caos y creando la luz, oscuridad, mar, cielo, criaturas (incluso los monstruos del mar) y, finalmente, la humanidad, Adán.

El texto repetitivo comienza a adquirir un ritmo a lo largo de los siete días. Dios habla, y de repente ocurre la creación. Entonces Dios ve que es bueno – siete veces. La Biblia hebrea menciona el número siete más de 500 veces; es un símbolo de totalidad y plenitud. La creación de Dios es buena y completa.

Aprendemos mucho acerca de Dios en este texto. Desde Génesis 1:1, sabemos que Dios crea. También sabemos que Dios habla, que está íntimamente ligado a su acto de creación. Es mucho más importante tener en cuenta, entonces, la repentina divinidad plural cuando Dios llega a la creación de los seres humanos. Anteriormente, Dios dijo, “Sea”, y hubo. Ahora, Dios dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen”. Finalmente, Dios bendice, diciendo a los animales y a la humanidad, “creced y multiplicaos”, concediendo a los seres humanos el dominio sobre el resto de la creación.

¿Cómo es la creación única de Dios de la humanidad en la historia? ¿Qué responsabilidades especiales fueron otorgadas a los seres humanos, y cómo hemos hecho para mantener la bondad en la creación de Dios?

Salmo 8

El salmista irrumpe en un canto de alabanza a Dios, basándose en la teología encontrada en Génesis 1:26-28. En 08:04 él se pregunta cómo un Dios que creó el cielo, la luna y las estrellas, podría “recordar” y “ visitar” los seres humanos, e incluso establecerlos como regentes reales en su reino. En la teología de este Salmo, Dios es el monarca cósmico divino que ha puesto a la raza humana en una condición de rey. El dominio de la humanidad sobre “todas las cosas “ se enfatiza en este salmo, pero en su comentario de la Biblia, James Mays nos recuerda que el dominio puede llegar a ser dominación cuando los seres humanos se olvidan de que están subordinados a Dios. Debemos recordar que existen diferentes corrientes de la teología representados en la Biblia. Cuando leemos canónicamente, podemos comparar el Salmo 8 y el Salmo 104, otro salmo de alabanza a Dios, que celebra la creación de Dios, pero apenas se menciona el papel de los humanos en el orden de la creación. La segunda historia de la creación, que comienza en Génesis 2:04, también establece una visión diferente de los humanos como colaboradores con Dios.

¿Qué diferencias ves entre el Salmo 8 y el Salmo 104? ¿Qué nos dicen las conversaciones entre los diversos autores de nuestra Sagrada Escritura sobre cómo Dios se nos revela a nosotros?

2 Corintios 13:11-13

Pablo concluye su segunda carta a los Corintios utilizando una forma estándar. Él da una despedida, una exhortación final, envía saludos de “todos los santos” que están con él y termina con una bendición. Sin embargo, podemos aprender mucho acerca de la comunidad a quien escribió de las exhortaciones de Pablo. La Nueva Versión Revisada de la Biblia (NVI) traduce las palabras de Pablo como “poner las cosas en orden”, pero también podría significar “que vuestros caminos sean puestos en orden”; además,

“escucha mi apelación” podría significar, “animaos unos a otros”. Ambos sugieren que la comunidad necesita ser fortalecida, ya que esto es seguido por las recomendaciones de “estar de acuerdo unos con otros” y de “vivir en paz”. Pablo promete que Dios ayudará a sanar las divisiones de la comunidad con su amor y paz; ellos no tendrán que hacerlo solos. No sabemos las tribulaciones específicas de la comunidad, pero todos nosotros hemos experimentado la división, peleas y desacuerdos dentro de la comunidad. Sabemos lo difícil que es animarnos unos a otros en estos tiempos.

¿Podríamos ser fortalecidos, sabiendo que incluso las primeras comunidades cristianas también lucharon entre sí? Saludar con un beso era una práctica común entre los miembros de la familia. ¿Consideramos nuestra comunidad cristiana como una familia? Si es así, ¿cómo podría eso cambiar nuestras prácticas en la comunidad e individuales?

Mateo 28:16-20

Nuevamente en una montaña, el Jesús resucitado se aparece a los discípulos por última vez. En el Evangelio de Mateo, las montañas son donde ocurren cosas importantes: el Sermón de la Montaña, la última tentación de Jesús, la Transfiguración y ahora la Gran Comisión. Anteriormente, en Mateo 10:05, a los discípulos se les ordenó específicamente anunciar la Buena Nueva sólo a “las ovejas perdidas de la casa de Israel”, no a los gentiles. Ahora que la misión salvadora de Dios está completa a través de la muerte y resurrección de Jesús, la comisión se amplió a los gentiles. La tarea de los discípulos es discipular, bautizar y enseñar todo lo que Jesús ya les ha ordenado. Esa comisión se extiende a nosotros hoy. Las Iglesias tienden a centrarse en por lo menos uno de los tres mandatos: Son buenos en la enseñanza, o en ampliar el rebano al bautizar a los miembros, o nutrir la vida de fe a través del discipulado. Es mucho más difícil hacer todas las tres cosas.

¿En cuál, si los hubiere, de las tras órdenes sobresale su iglesia, y por qué lo cree así?

¿De qué manera podría su iglesia crecer o ser enriquecida si usted se centra en los otros mandatos? ¿Cuáles son los retos de hacer discípulos, bautizar y enseñar?

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about the Episcopal Digital Network, or any site on the network, as well as reports of commenting misconduct, can be made here.


Se necesita el nombre completo. Lea nuestra política para los comentarios. Puede hacer aquí comentarios generales y sugerencias sobre Episcopal Digital Network, o de cualquier sitio en Episcopal Digital Network, así como también informes de comentarios sobre conducta inadecuada.