Estudio de la Biblia. Día de Pascua (A).

20 de abril de 2014

David W. PetersSeminario del Suroeste

“El ángel dijo a las mujeres: ‘No tengan miedo. Yo sé que están buscando a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, sino que ha resucitado, como dijo. Vengan a ver el lugar donde lo pusieron’” (Mateo 28:5-6).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Jeremías 31:1-16Salmo 118:1-2, 14-24Colosenses 3:1-4Juan 20:1-18.

Jeremías 31: 1-6

A menudo sueño despierto sobre el paraíso. A veces el paraíso es una playa, a veces es una cabaña en la cima de una montaña, a veces es un apartamento con vistas a Central Park en Nueva York. Mis visiones del paraíso cambian constantemente. En agosto, mi paraíso imaginario es fresco. En pleno invierno, mi paraíso imaginario es agradable.

Cuando los judíos que fueron exiliados en Babilonia soñaron, sólo soñaban con Jerusalén. Jerusalén, la ciudad de Sión encarnaba todas sus esperanzas y sueños. Fue el centro de sus vidas emocionales y adoración a Dios. Estos versículos de Jeremías son un sueño, una visión, de unidad con Dios, con los demás y con Jerusalén. Cuando Dios restaura el pueblo a Jerusalén, habrá una fiesta como ninguna otra. Allí será el canto, el baile, la música y una gran procesión hasta la ciudad santa donde ellos van a estar con Dios. La gente que estaba ya casi muerta será resucitada de una vez por todas.

¿Cuál es su visión del paraíso? ¿Dónde está? ¿Quién está con usted?

Si pudiera planificar la fiesta perfecta (y el dinero no sería el objetivo),  ¿qué aspecto tendría?

Salmo 118:1-2, 14-24

Mientras yo estaba en la Infantería de la Marina, he participado en muchas marchas por carretera. Una marcha comenzó alrededor de las 4 de la mañana y en ese momento el sol estaba más fuerte, y todavía estábamos marchando. Nuestra mochila se hizo más pesada, y en nuestros pies se comenzaron a producir ampollas y a sangrar. Cuanto más larga fue la marcha, más dolorosa se volvía.

El Salmo 118 también describe una marcha por carretera, pero el ambiente es completamente diferente a las marchas de carretera que experimenté en mi juventud. La marcha en el Salmo 118 es una marcha triunfal de la victoria. Una victoria siempre viene después de una lucha, nunca antes. Una resurrección siempre viene después de la muerte. Los cantantes de este salmo se han visto en el abismo de la muerte y ahora están entrando por la puerta del Señor. En la mañana de Pascua la piedra que desecharon los constructores se convirtió en la piedra angular. Todo lo que podemos hacer es cantar ¡Aleluya!

¿Has experimentado alguna vez la victoria? ¿Qué se siente?

¿Cómo es la resurrección de Jesús una victoria?

Colosenses 3:1-4

Usted probablemente ha escuchado la descripción, “de mente tan celestial, no es de un buen terrenal”. ¡Ciertamente espero que nunca se me describa de esta manera! Quiero ser de algún terrenal bueno, incluso si es sólo de una manera pequeña. CS Lewis escogió y aparto esto cuando escribió en su “Mero Cristianismo”:

“Si usted lee la historia, encontrará que los cristianos que hicieron más por el mundo actual eran sólo aquellos que pensaban la mayor parte de la siguiente manera. … que a partir de que los cristianos dejaron en gran parte de pensar en el otro mundo han llegado a ser tan ineficaces en este mundo. Aspire el cielo y conseguirá la tierra ‘lanzada’: aspire la tierra y no obtendrá ninguno de ellos”.

“Si hemos sido resucitados con Cristo (y nosotros lo fuimos), entonces debemos estar centrados en el cielo, nuestro verdadero hogar. El mensaje de Pascua de la resurrección se predicó por primera vez por nuestras vidas. Nosotros somos los que hemos resucitado con Cristo, y en nuestras vidas debemos dar testimonio de ese evento.

Si va a fijar su mente en las “cosas de arriba” durante una hora, ¿cómo eso podría afectar el la manera de ver las noticias o navegar por el Internet?

¿Cuáles son las “cosas de arriba”? ¿Ha conocido a alguien que era tan celestial que él o él/ella era de un inmenso bien terrenal?

Juan 20:1-18

Mi detalle favorito en Juan 20 es el plegado de las envolturas de lino, especialmente el plegado de la tela que “había estado sobre la cabeza de Jesús”. El paño del rostro estaba enrollado en un lugar aparte. En aquella gloriosa mañana de la resurrección, antes de que Jesús se revelase a sus seguidores, incluso antes de que él saliera de la tumba, él subió la tela de su rostro. Juan nos dice que en su entierro, Nicodemo y Joseph de Arimathea, utilizaron unas cien libras de especias para embalsamar su cuerpo después de que fue bajado de la cruz. Cuando estuvo completamente preparado para el entierro, le cubrieron el rostro de Jesús con el paño. Tal vez se demoraban, para mirarle el rostro por una última vez.

Cada vez que doblo cuidadosamente los paños en el altar, pienso en este detalle extraño. Cada vez que veo el gremio del altar preparando la mesa antes del servicio, pienso en este detalle extraño. Ya no puedo más explicar por completo este detalle del paño del rostro de lo que puedo explicar todos los misterios de la resurrección. Todo lo que puedo hacer es admirar un paño expertamente enrollado, puesto sobre en una tumba vacía.

Nombre una sensación que siente en la mañana de la Pascua. ¿Hay un símbolo de la Pascua que crea este sentimiento en usted?

¿Por qué fue este detalle incluido en la historia de Juan sobre la resurrección? ¿Qué significa este detalle para usted?

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about the Episcopal Digital Network, or any site on the network, as well as reports of commenting misconduct, can be made here.


Se necesita el nombre completo. Lea nuestra política para los comentarios. Puede hacer aquí comentarios generales y sugerencias sobre Episcopal Digital Network, o de cualquier sitio en Episcopal Digital Network, así como también informes de comentarios sobre conducta inadecuada.