Estudio de la Biblia. 5 Cuaresma (A).

6 de abril de 2014

Eileen O’Brien, Seminario Teológico de Virginia

“Jesús, al ver llorar a María y a los judíos que habían llegado con ella, se conmovió profundamente y se estremeció,  y les preguntó: ‘¿Dónde lo sepultaron?’ Le dijeron: ‘Ven a verlo, Señor’. Y Jesús lloró” (Juan 11:33-35).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Ezequiel 37:1-14Salmo 130Romanos 8:6-11Juan 11:1-45.

Ezequiel 37:1-14

Este es el tercero de los cuatro relatos de la visión en Ezequiel introducidas por la frase “la mano del Señor vino sobre mí” (37:1 NRSV). Al igual que en nuestro salmo de hoy, la ubicación importa. Esta visión tiene lugar en el contexto del exilio, y se nos ofrece la imagen del profeta guiado por el espíritu en lo más profundo de un valle, que está lleno de huesos disecados. Uno podría imaginarse caminando por un campo de batalla lleno de soldados caídos, como escuchamos de Ezequiel que fue guiado por el espíritu de un lado a otro y en todos los alrededores de este valle. ¿Es esto lo que el exilio es?: ¿el caos y la desesperanza? Aquí, incluso la lucha y el clamar ha cesado. Uno puede imaginar el profundo silencio del valle.

En medio de este silencio viene una voz que le dice a Ezequiel no que proclame algo enrevesado como su primera visión, pero que llame a estos huesos secos para que oigan la palabra del Señor y vivan. Ezequiel convoca a los huesos secos, representante de la ruina de su pueblo, a la vida, y ellos son reformados en seres vivos. De hecho, tenemos aquí una nueva creación que invierte el proceso de decadencia y es paralela a la narrativa en Génesis 2 sobre la creación de Adán.

No debería ser ninguna sorpresa que la interpretación cristiana de este pasaje a menudo haya asociado con la resurrección del cuerpo. Sin embargo, también podríamos invitar al Espíritu de Dios para que nos guíe hacia los valles sin vida de nuestras propias vidas o las vidas de nuestras comunidades, confiando en que Dios está obrando para recrear y renovar. ¿Cómo puede la palabra de Dios estar llamándonos a una nueva vida mientras que nos acercamos al final de esta temporada de Cuaresma?

Salmo 130

Este salmo ofrece contenido rico para la reflexión en este quinto domingo de Cuaresma, y su estructura simple puede servir como una guía útil para un estudio bíblico o como sermón. Designado como “Canción de ascensión”, por su inscripción, este salmo nos lleva en un viaje ascendente. El salmo se puede leer en cuatro movimientos, que nos llevan desde las profundidades a una proclamación de fe y confianza en el Señor. Uno podría pensar en estos cuatro movimientos como paradas para la reflexión en el camino en una caminata hasta la cima de una montaña, o de hecho, en la peregrinación desde el valle hasta el Monte del Templo, el punto más alto en Jerusalén.

Comenzamos nuestro recorrido en la base de la montaña, clamando al Señor de las profundidades. Al comenzar en lo más profundo, tenemos la oportunidad de nombrar nuestro propio dolor y el dolor del mundo. Tenga en cuenta, sin embargo, que el salmista pasa poco tiempo describiendo su propia situación y más tiempo invocando al Señor en estos dos primeros versos. Esta invocación en sí misma es una expresión de la confianza y la relación con el Dios que oye. ¿Cuál es el grito desde el fondo de su corazón?

¿Qué puede estar atravesado en el camino para clamar al Dios que le escucha? El segundo movimiento del salmo aborda esta cuestión provocada por el primer movimiento. El salmista es claramente consciente de que hay cosas que se interponen en el camino de una plenitud de la relación con Dios. Al igual que Pablo en Romanos 1-3, es consciente de que la respuesta a su pregunta, “Si, Señor, tomaras en cuenta los pecados, Señor, ¿quién podían soportar?” nadie. Todos nos hemos quedado cortos. Y, sin embargo, el salmista tiene la confianza de que el perdón sigue manteniendo el pueblo de Dios en una relación con Dios.

El tercer movimiento consiste en algo obligado para hacernos sentir incómodos: esperando. La imagen de “los que vigilan por la mañana”, repetido por el salmista, sugiere el carácter inquieto de esta espera. Pero todo el lenguaje sobre la espera inquieta en los versículos 5-6 crea que la esperanza en el versículo 5b se destaque aún más. Dios ya ha hablado, y “en su palabra” el salmista tiene esperanzas. Como cristianos, creemos que Dios ya ha hablado con decisión en Cristo, y parte de nuestro llamado es esperar con esperanzas el Reino de Dios, cuando todos sean reconciliados con Dios. Quizás hoy, debemos preguntarnos: ¿Cuál es la calidad de nuestra espera? ¿Estamos inquietos por la venida del reino? ¿O hemos puesto nuestra esperanza en algo más que la promesa de Dios en Cristo?

El movimiento final del salmo alcanza al mismo salmista y proclama a todos los de Israel la “misericordia” del Señor y “el gran poder de Dios para redimir”. Hay algo eufórico en esta proclamación “plena redención”. Este es el grito de las alturas. ¡Qué difícil es llegar al lugar desde el que podemos proclamar abiertamente la misericordia de Dios y la esperanza de toda la gente!

¿Con qué frecuencia usted es capaz de llegar a la parte del viaje espiritual que le llama en voz a usted mismo para compartir el amor de Dios y su esperanza en la Palabra de Dios con los demás?

Romanos 8:6-11

“Pero ustedes no están en la carne, ustedes están en el Espíritu, porque el Espíritu de Dios habita en vosotros” (08:09).

Aquí, Pablo proclama buenas noticias para nosotros y para la congregación en Roma. Los que han sido unidos a Cristo son una nueva creación. Aunque vivimos vidas encarnadas, estamos incluso ahora “en el Espíritu”, y, por lo tanto, libres para amar y servir a Dios. Pero Pablo también reconoce que todavía hay una batalla en curso. Él la formula como una oposición entre la carne y el espíritu, y hace un llamamiento a sus oyentes a elegir el lado de la vida – para que pongan sus mentes en el Espíritu.

¿Qué significa el llamado de Pablo a poner nuestras mentes en el Espíritu para nosotros durante este tiempo de Cuaresma? ¿Hemos tomado tiempo para participar realmente en la lucha por reformar nuestras vidas para que puedan ser más un reflejo del amor incondicional de Cristo? ¿Cómo su práctica cuaresmal le lleva a una vida más plena para usted y para los demás?

Juan 11:1-45

El dramatico “signo” sobre la historia de Lázaro contada por Juan dice mucho de la persona que provoca el signo y las respuestas de los que son testigos de estos eventos. Dentro del relato de Juan, este texto se produce en un momento crucial. Es el último de los siete “signos” narrados en el Evangelio de Juan, y marca un cambio de la narración del ministerio público de Jesús a la extensa narrativa de la pasión de Juan, con sus largos discursos. Por lo tanto, es particularmente apropiado que los escuchemos hoy en día, en el quinto domingo de Cuaresma, mientras nos preparamos para celebrar los acontecimientos de la Pasión de Nuestro Señor.

Entonces, ¿qué nos dice esta historia acerca de la persona que realiza la señal? Si bien es fácil de leer el Evangelio de Juan y tener una idea de un Jesús que parece estar en completo control, caminando unos cinco metros sobre el suelo, y que habla en un nivel totalmente diferente a muchos de sus interlocutores (Nicodemo, por ejemplo), esta narración ofrece una imagen de Jesús en la que su humanidad está totalmente expuesta en su dolor por su amigo. En medio del dolor, las conversaciones de Jesús con Marta y María revelan su identidad más plena. En medio de su vulnerabilidad y el dolor, Jesús se revela como el único que puede decir: “Yo soy la resurrección y la vida” (11:25). Del mismo modo, será en medio de la vulnerabilidad humana y la muerte en la cruz, que la gloria de Jesús será revelada. Esto es clásico de Juan: la gloria divina se revela más plenamente en la plenitud y la perfección de la humanidad de Cristo y la vulnerabilidad de la efusión de amor abnegado.

¿Qué le dice esta historia acerca de la identidad de Cristo?

Los espectadores nos invitan a “ver cómo ellos le amaban” (11:36). En esta narración, tenemos una imagen notable de la relación amorosa de Jesús con la familia de Marta, María y Lázaro en Betania. Vemos un signo del deseo de Dios de que toda la humanidad puede sea desatada  del velo de la muerte y tenga una vida de abundancia. También obtenemos una visión de un amor que se revela plenamente en la cruz. En la Pasión de Nuestro Señor, se nos invitará a ver cómo nos ama a nosotros (cf. Juan 3:16).

¿Cómo se muestra el amor de Cristo en este pasaje? Como espectador en esta escena, ¿cómo va a responder a esta señal?

Comments

  1. estoy interesado en conocer mas sobre el curso que estan dictando sobre el estudio de la biblia.

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about the Episcopal Digital Network, or any site on the network, as well as reports of commenting misconduct, can be made here.


Se necesita el nombre completo. Lea nuestra política para los comentarios. Puede hacer aquí comentarios generales y sugerencias sobre Episcopal Digital Network, o de cualquier sitio en Episcopal Digital Network, así como también informes de comentarios sobre conducta inadecuada.