Último domingo después de la Epifanía/Domingo de Misión Mundial (A) – 2014

Incómodo, pero sin miedo

2 de marzo de 2014

Éxodo 24:12-18; Salmo 2 o Salmo 99; 2 Pedro 1:16-21; Mateo 17:1-9

El último domingo después de la Epifanía, Domingo de Transfiguración, es también la Jornada Misionera Mundial. Qué apropiado.

“Misión” se deriva de la palabra latina mittere, que significa “enviar”. Entró en el léxico cristiano en el siglo 16 durante la era de los descubrimientos y la expansión del poder imperialista europea al “Nuevo Mundo”. Sin embargo, el concepto de la misión – para difundir la enseñanza de Jesucristo – se remonta al siglo I y Pablo de Tarso. Todos estamos familiarizados con la historia dramática conversión de Pablo en el camino a Damasco. Y sería seguro decir que ese encuentro transfigurador con Dios es lo que obligó a Pablo “a contar la historia de las cosas que no se ven, de Jesús y de su gloria de Jesús y de su amor” – lo que le obligó a ser misionero.

Nuestra lectura del evangelio de este domingo es el relato de la Transfiguración de Jesús de Mateo. Jesús lleva a Pedro, Santiago y Juan a una montaña dónde se encuentra en conversación con Moisés y Elías – un símbolo que los antepasados ​​reconocieron a Jesús como el que ha venido a cumplir la Ley y los Profetas. Y el encuentro parece todo muy bien hasta que la voz de Dios que habla desde una nube de luz, por lo que los tres discípulos de Jesús caen “boca abajo en el suelo, aterrorizados”.

Los iconos de la historia de la transfiguración muestran a los tres discípulos en sus manos y de rodillas, acobardados, se arrastran alejándose y cubren sus rostros. Están elevados, aislados y vulnerables. Y aunque en este punto en el evangelio de Mateo, al menos, uno de ellos, Peter, reconoció que Jesús era “el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, él y sus amigos rápidamente se olvidaron de la divinidad de Jesús al darse cuenta de que no tenían ningún control en la presencia de Dios que penetra en el reino humano.

Ellos estaban siendo cambiados, y que el cambio les asustaban. Sin embargo, muy suavemente, Jesús miró a sus amigos y le dijo: “No tengan miedo”. Y luego los llevó abajo de la montaña en medio de la miseria humana y la necesidad. Habían visto que Dios era real, y ahora podría ir a contar la historia de personas que necesitaban saber.

Jesús los llamó a estar incómodos, y les recordó no tener miedo.

Muy a menudo, la gente de la iglesia, al igual que Pedro, Santiago y Juan, eran obstinadamente adversos al cambio. Ya que el argumento es acerca de la liturgia, o de los folletos en bancas, o sobre raza de la iglesia y género de la política, hay una amplia evidencia alrededor de la Comunión Anglicana que sugiere  que nos hemos acostumbrado a estar cómodos en nuestros silos de privilegio y tradición. Muchos de nosotros no prefieren el cambio.

El Reverendo Dr. Martin Luther King, Jr., describió males generalizados en el mundo como el racismo, el militarismo y el materialismo, y a esto le podemos añadir el sexismo, el heterosexismo y prejuicio, que es la discriminación contra las personas con discapacidad. Estos males nos convencen a algunos de nosotros que no podemos estar demasiado seguros de la presencia de Dios. Estamos convencidos, por tanto, de controlar nuestro medio ambiente, para no sentirnos abrumados o vulnerables. Las limitaciones de nuestros ojos y los oídos algunas veces hacen que la bondad de Dios sea imposible de comprender. Así, la rutina se convierte en nuestro dios.

Rutina, comprensible y cómoda, se convierte en un medio de protección de una vida en constante cambio. Nos erigimos estructuras de poder narcisista donde empleamos rituales para recordar a Dios que nos proteja y se muestre a nuestro favor en contra de un enemigo común – esto ayuda si el enemigo se ve diferente o ama de manera diferente, tiene menos o sabe menos. A veces esas estructuras y rituales son externalizaciones culturales y humildes, de cómo nos comunicamos con Dios. Con mucha frecuencia, esas estructuras y rituales son símbolos aparentemente inmovibles para mantener alejados a los “otros”, a quien tememos robe nuestras cosas, o alabe a Dios en voz demasiado alta, o cuyas historias nos obligaran a enfrentarnos a nuestro propio quebrantamiento, o recordarnos nuestra complicidad en la opresión.

Sin embargo, Jesús nos llama a estar incómodos, y nos recuerda que no debemos tener miedo.

La falta de voluntad para cambiar está en contradicción directa con la propia naturaleza del universo del que formamos parte, y de la que Dios está en el centro. Y está se contradice con lo que somos y esperamos para convertirnos en seguidores de un Cristo metafísicamente y físicamente transitorio.

La falta de voluntad para cambiar está en contradicción directa con la Gran Comisión en Mateo 28:19, para ir a “hacer discípulos de todas las naciones”.

La falta de voluntad para cambiar es en última instancia, no cristiana, porque es un abandono egoísta de nuestra responsabilidad como portadores de la Buena Nueva, que nos obliga a levantarnos y salir.

Sin embargo, en nuestra lectura del Evangelio de hoy, Jesús nos llama a transgredir nuestras zonas de comodidad y ser transfigurados, para ser transformados en la misma semejanza de Dios.

Jesús nos llama a estar incómodos, y nos recuerda que no debemos tener miedo.

La Iglesia Episcopal cuenta con 23 jóvenes adultos que han respondido al llamado de Jesús a estar incómodos y sin miedo. El Cuerpo de Servicio de Jóvenes Adultos, una parte de la Oficina de Misiones de la Iglesia Episcopal Mundiales, tiene misioneros jóvenes adultos en 13 países – África del Sur, Filipinas, China, Italia, Haití, Panamá, España, Tanzania, Corea del Sur, Cuba, El Salvador, Japón y Honduras. Estos jóvenes adultos misioneros dan en cualquier lugar de un año a dos años de sus vidas a la obra de Dios. Muchos de estos jóvenes nunca han estado en los países en los que ahora viven y trabajan. Y muchos de ellos tienen poca habilidad en los idiomas locales y ninguna experiencia con las culturas locales y las costumbres sociales. Esta es la receta perfecta para estar incómodo, y por lo tanto el lugar perfecto para ser transfigurado.

En asociación con las organizaciones asociadas a la Iglesia Anglicana en esos diversos países, algunos de los trabajos de estos misioneros del Cuerpo de Servicio de Jóvenes Adultos incluye ayudar a las víctimas de violencia doméstica, la enseñanza a los niños que han sido víctimas de acoso sexual, el trabajo de ayuda económica y desarrollo, trabajando como ministros estudiantes  para estudiantes universitarios, y trabajando como compañeros espirituales para marinos que pasan la mayor parte de sus años fuera de casa, en el mar.

Y aunque mucha gente piensa que el trabajo misionero es ir a un lugar oscuro y cristianizar un pueblo desesperado, el misionero a menudo encuentra que él/ella es quien está siendo convertido(a), cambiado(a) y transfigurado(a).

El misionero descubre que él/ella está llamado a hacer lo que Dios instruyó a Pedro, Santiago y Juan: “Escuchar” Y en ella escucha, aprende a ser uno con el pueblo, para llegar al corazón de las cosas, a perderse en el amor y en el servicio a las personas con las que ahora llama familia y amigos. Y en ese preciso momento de unión, se convierte en un testigo de la transformación y transfiguración en la presencia de Dios.

El Cuerpo de Servicio de Jóvenes Adultos de la Iglesia Episcopal está dando a una generación de jóvenes la oportunidad de aventurarse para abrir las puertas a sus silos de privilegio para poder construir puentes y alianzas con la iglesia de Dios en todo el mundo – para hacer su pequeña parte en formar parte en juntar los lugares inconexos de la familia de Dios.

Jesús nos llama a estar incómodos, y nos recuerda que no debemos tener miedo.

Una vez que hemos estado en el Monte de la Transfiguración y bendecidos con el conocimiento de que somos uno con el universo entero – y uno con otros en la naturaleza y Dios – entonces no podemos dejar de contar la historia, caminar como un ser en constante transfiguración. De hecho, el transfigurado dedica su vida a conseguir la paz de Dios en la tierra.

Una oración franciscana pide a Dios que nos bendiga “con desasosiego en las respuestas fáciles, en las medias verdades y en las relaciones superficiales… con ira ante la injusticia, la opresión y la explotación de la gente… con lágrimas que se derraman para aquellos que sufren dolor, que son rechazados, con hambre y en guerra”.

Ya sea en el extranjero o en el país, una vez que hemos abierto las puertas a nuestros silos de privilegio y la tradición para encontrar la presencia transfiguradora de Dios, debe ser nuestra misión, con la ayuda de Dios, descender la montaña y entrar en lugares incómodos, para ser un presencia transfiguradora en la vida de otros.

Howard Thurman, un teólogo del siglo 20 y místico lo dijo mejor:

“Tiene que haber un sentido madurado y sentido maduro de la presencia… en los niveles sociales, naturalistas y cósmicas. … Modernos [los seres humanos] deben saber que [ellos] son hijos de Dios y que es el Dios de la vida en todas sus partes y el Dios del corazón humano es uno y el mismo. … Por lo tanto, vamos a mirar a la vida con los ojos tranquilos y trabajar en nuestras tareas con la convicción y el desprendimiento de la eternidad”.

 

Paul Daniels, II es un voluntario de Cuerpo de Servicio de Jóvenes Adultos (YASC) sirve como estudiante y ministro de Jóvenes Adultos en la Catedral de San Miguel y San Jorge, en Grahamstown, Sudáfrica. Él es de la Diócesis de Carolina del Norte.

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about the Episcopal Digital Network, or any site on the network, as well as reports of commenting misconduct, can be made here.


Se necesita el nombre completo. Lea nuestra política para los comentarios. Puede hacer aquí comentarios generales y sugerencias sobre Episcopal Digital Network, o de cualquier sitio en Episcopal Digital Network, así como también informes de comentarios sobre conducta inadecuada.