Estudio de la Biblia. 6 Epifanía (A).

16 de febrero de 2014

Dale T. Grandfield, Seminario Teológico General.

“Así pues, si tu ojo derecho te hace caer en pecado, sácatelo y échalo lejos de ti; es mejor que pierdas una sola parte de tu cuerpo, y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno”. (Mateo 5:29)

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
.
Deuteronomio 30:15-20; Salmo 119:1-8; 1 Corintios 3:1-9; Mateo 5:21-37.

Deuteronomio 30:15-20

Aquí estamos al final del libro de Deuteronomio. Moisés está presentando su tercer y último discurso en el llano antes de entregar las riendas a su sucesor Josué para que los israelitas puedan entrar en la Tierra Prometida. Estas son las últimas instrucciones de Moisés a la gente que él ha guiado e instruido por el desierto durante 40 años. ¡Él tiene 120 años de edad! Sin embargo, por orden de Dios, él tiene que quedarse atrás mientras que las personas hacen camino hacia su destino anhelado. Preparándose para el monte Nebo al que pronto ira. Y en adelante los hijos de Israel marcharán para purificar y establecer la tierra bajo el mando de Josué. Ellos están a punto de ver a las promesas que Dios hace tanto tiempo le hizo a Abraham hace tanto tiempo a punto de hacerse realidad: un pueblo que tiene una relación especial con Dios que tienen una patria donde vivir.

Sería fácil pensar que después de tantos años en el desierto, el trabajo de la formación de los hijos de Israel debe terminarse. Tal vez desde allí sería simple: entrar en la Tierra Prometida, ver el pacto florecer, comer esa leche y miel y relajarse. Abundancia.

Pero eso no es lo que explica Moisés. Mientras que el desierto fue sin duda un lugar de formación – de Dios y del pueblo empezando a familiarizarse – la tierra prometida es el lugar para vivir lo que Dios quiere para Israel. Eso deja a la gente en el estado precario de una elección. ¿Van a amar a Dios o van a abandonar a Dios, hacer alarde de lealtades y adorar como los demás? ¿Al amar a Dios seguirán ellos los mandamientos de Dios?

¿Cuándo se ha mantenido en un lugar de paso y tuvo que elegir entre Dios y los dioses?

¿Alguna vez has pensado que la vida en la Tierra Prometida – el Reino de Dios – puede requerir algo más que ponerse cómodo y relajarse?

¿Cómo puede la vida de los bautizados a veces requerir dejar atrás algo querido para crecer más plenamente en la estatura de Cristo?

¿Acaso, nosotros, la iglesia, en algún momento descuidamos nuestro deber de continuar la formación de las personas después de ser bautizados?

Salmo 119:1-8

Feliz. Esa es una palabra poco interesante para comenzar un salmo. Esa pequeña palabra comienza el primero de los 176 versículos del salmo más largo – El Salmo 119.

Por supuesto, nosotros rompemos este salmo más largo en digeribles secciones de ocho versos basados ​​en el uso poético de la misma primera letra del alfabeto para cada palabra de cada verso en cada estrofa de ocho versos. Pero en realidad es un salmo, con una historia que contar.

Así, mientras que la estrofa de hoy es el primero, ya que cada verso comienza su primera palabra con la primera letra del alfabeto, aleph, si leemos desde el principio hasta el final del Salmo 119, nos encontramos con algunas palabras que se repiten de mayor importancia: ley, mandamiento, juicio y decreto.

Sin embargo, con Ashrei – “feliz” – comenzamos este salmo con dos versos de intensidad creciente en cuanto a lo perfecto. Esas personas son realmente felices, su camino es perfecto, ellos caminan en la ley del Señor, observan los decretos de Dios y buscan a Dios con todo su corazón. ¿Pero cuáles son esos mandamientos, decretos, estatutos y juicios? Al principio puede ser fácil, al leer el Salmo 119, se puede pensar que la atención se centra exclusivamente en la ley y su mantenimiento. Sin embargo, lo que es más importante aún está buscando, es la apertura de la conversación íntima en la que Dios puede ayudar y enseñar.

¿Cómo podemos estar más interesado en lo que Dios quiere para nosotros que lo que queremos para nosotros mismos? ¿Cómo podemos saber lo que Dios quiere?

¿Qué significa permitir espacio para seguir aprendiendo lo que Dios quiere para nuestras vidas?

¿Cuándo se ha encontrado que el vivir en la voluntad de Dios para usted le hace feliz? ¿Ha encontrado que la voluntad de Dios y la suya se cruzan? ¿Es esto lo que significa ser llamado?

1 Corintios 3:1-9

Los corintios eran aparentemente muy polémicos. Les gustaba pelear entre ellos sobre asuntos de fe y práctica, y que al parecer solían dividirse en temas de acuerdo a las facciones que se alinearon con las enseñanzas de tal o cual apóstol. Pero el verdadero problema para estos corintios no era materia de fe o de la práctica, pero la madurez en Cristo. Se habían sumergido tanto en las diferencias y detalles que se perdieron el cuadro más grande – el cual que les mostro ser un solo cuerpo en Cristo.

Pablo dice a los corintios que la vida cristiana es como cualquier vida humana – que tiene que haber nacido y ser nutrida desde la infancia hasta la edad adulta. El verdadero trabajo de la atención y el apoyo comienza una vez que una persona es cristiana, no antes. Es por eso que las verdades de la fe deben darse en forma fácilmente digerible para los recién nacidos, mientras que a los que están más avanzados y maduros las cosas más profundas les pueda ser reveladas.

Ahí es donde los corintios se pusieron celosos. Sería como preguntar: “¿Por qué ha empezado el bebé a gatear a los 6 meses, y éste aún no se puede sentar?” O “¿Por qué ese niño lee a los 2 años y éste todavía no puede formar oraciones?” Tal vez es lo que los padres les han estado alimentando a ellos – o tal vez es todo ese Baby Mozart? El crecimiento y el desarrollo son tediosos y tenues. Eso es lo que Pablo dice a los Corintios. Pero un bebé no puede caminar antes de que él/ella gatee. Y él/ella no puede gatear antes de que ella se siente. Y así es la vida cristiana.

Quizás para ser espectáculo, tal vez por causa de celos, los corintios habían adelantado a sí mismos. Luego, en su nota dirigida a ellos, Pablo les dice: Usted han perdido los primeras dos cosas más importantes. En primer lugar, ustedes son de Dios, y Dios los amoldará en el tiempo de Dios. En segundo lugar, todos vosotros sois de Dios, y eso significa que son iguales entre sí.

Para citar unos pocos versículos en adelante, “Todos [los líderes humanos] le pertenecen, y vosotros sois de Cristo, y Cristo de Dios” (vv. 22-23).

¿Qué puede hacer usted para mantenerse firme en ser amado hijo de Dios? ¿Y cómo puedes abrir los ojos para ver cómo sus hermanas y hermanos en Cristo son hijos de Dios, también?

¿Qué tipos de distinciones y divisiones encuentras fácil de desestimar? ¿Cuáles podrían ser más convenientes o cómodas para usted?

¿Alguna vez se ha encontrado a si mismo en la postura de estar en lo correcto?

Mateo 5:21-37

Aquí estamos en la situación difícil del Sermón de la Montaña. A todos les gusta el principio, las Bienaventuranzas: “Vosotros sois la sal” y “Ustedes son la Luz” Pero esta parte, comenzando con Jesús diciendo: “No penséis que he venido para abrogar la ley o a los profetas” (v. 17) y continuando con el capítulo 5 con “usted-ha-oído-esta-dicho” s es mucho menos agradable. Asesinato. Adulterio. Declarar bajo juramento. Restitución. Dar limosna. El amor a los enemigos. Jesús toca todos los temas difíciles de la ética en el Reino de Dios.

Y no sólo defiende la ley y los profetas, pero aumenta la apuesta. El Jesús de Mateo toma muy en serio que “el león deberá comer paja como el buey” (Isaías 11:07) y que “no harán mal ni daño en todo mi santo Monte, porque toda la tierra será llena del conocimiento del Señor como las aguas cubren el mar “(Isaías 11:9). Esa visión del Reino es posible sólo si la ley no sólo se mantiene, sino que el corazón de las cosas se transforma.

Así que, para el Jesús de Mateo, estar enojado con, insultar o menospreciar a otra persona es equivalente a matarlos. Mirar con nostalgia, con lujuria a otro cónyuge o abandonar al propio cónyuge por razones insignificantes es lo mismo que adulterio. Eludiendo la responsabilidad por la herrería de la boca y hacer juramentos grandiosas en garantías etéreo es francamente malo. Los seguidores de Jesús deben ofrecer más de un toma y daca [quid pro quo] cuando sus adversarios exigen la restitución. Los seguidores de Jesús deben dar a todos los que ruegan, y prestar dinero a cualquier persona que quiere pedir prestado. Y los seguidores de Jesús no sólo aman a los que les gusta, ellos aman y oran, incluso para las personas que los lastiman y se oponen a ellos

El Jesús del Evangelio de Mateo exige una gran cantidad a sus seguidores. En su relación con Jesús, ¿ha encontrado que Él tiene requisitos?

¿Es posible amar a Jesús o a los demás, con responsabilidad a ellos y para ellos?

¿Qué significa cuando la gente no puede vivir de acuerdo con la ética del Reino en el Sermón de la Montaña?

¿Cómo se ha abierto a sí mismo para ser transformado más allá del deber fundamental del cristianismo?

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about the Episcopal Digital Network, or any site on the network, as well as reports of commenting misconduct, can be made here.


Se necesita el nombre completo. Lea nuestra política para los comentarios. Puede hacer aquí comentarios generales y sugerencias sobre Episcopal Digital Network, o de cualquier sitio en Episcopal Digital Network, así como también informes de comentarios sobre conducta inadecuada.