Archives for January 2013

Estudio de la Biblia. Último domingo después de la Epifanía (C)

10 de febrero de 2013

Caleb Tabor, Seminario de Virginia

“Mientras oraba, el aspecto de su cara cambió, y su ropa se volvió muy blanca y brillante; y aparecieron dos hombres conversando con él. Eran Moisés y Elías”. (Lucas 9:29-30).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Éxodo 34:29-35; Salmo 99; 2 Corintios 3:12-4:2; Lucas 9:28-36, (37-43a)

Éxodo 34: 29-35

Esta escritura podría parecer un poquito extraña. No es con mucha frecuencia que el rostro de una persona brilla frente a nosotros. Aun así la importancia aquí es que el acercamiento de Moisés a Dios lo cambió. Antes de este momento, el libro de éxodo nos informa sobre toda la vida de Moisés y como un encuentro con Dios en un lugar inesperado lo cambio a Moisés, y después a los Israelitas, a quienes Moisés dirigió para salir de Egipto. Aquí, vemos el acercamiento de Moisés literalmente brillando en su rostro cuando él va a comunicar a la gente lo que escucho. Un profeta es alguien que escucha lo que Dios dice y luego informa a la gente lo que escucho. En este caso, Moisés era un profeta cuando fue a hablar con la gente. Aún más, su rostro brillante fue una señal exterior y visible de su cambio al encontrarse con el Divino. De alguna manera esto asusto a la gente entonces Moisés se puso un velo sobre sus rostro. Esto ayudo a que los israelitas escuchen a Dios y sin ser distraídos por Moisés. Hoy en día, todavía algunas veces las personas están incomodas con nosotros cuando nuestras vidas reflejan nuestro encuentro con Dios. Es importante ser comprensible, como lo fue Moisés cuando puso un velo sobre su rostro, y también debemos ser sinceros sobre quiénes somos, de la manera que Moisés lo hiso hablando a los Israelitas sobre Dios.

¿Cómo un encuentro con Dios cambió tu vida? ¿Se dio cuenta la gente de esto?

¿Has alguna vez estado incomodo cuando alguien hablo de su experiencia con el Divino? ¿Por qué? ¿Es esta incomodidad justificada?

Aarón y todos los líderes de la congregación fueron los primeros en venir a Moisés después que él los llamo, y el resto los siguió. ¿Cómo estas ayudando a guiar a la gente para que entiendan cómo Dios está trabajando en el mundo?

Salmo 99

Los Salmos son poemas o canciones. Al igual que muchos poemas y canciones los Salmos utilizan imágenes metáforas para comunicar un punto que podría ser de otra manera difícil de decir. Aquí encontramos que los puntos más importantes del Salmo 99 son el poder y la majestad de Dios. Hay algo de Dios que es tan grande y poderoso y va más allá de la habilidad humana. En los días cuando esto pudo haberse escrito, imágenes como la un rey, de gente temblando frente al trono y todo eso comunica simplemente esto. Dios es majestad y poder frente a quien nos ponemos de pie maravillados. Aun así el Salmo nos asegura que Dios no hace mal uso del poder divino. Al contrario Dios es justicia y misericordia al mismo tiempo, en su sentido más perfecto. Por todo esto, nosotros debemos estar contentos y proclamar la grandeza de nuestro Dios, quien es la perfección del poder correctamente usado.

¿Cómo puedes ver la justicia en relación con Dios?

¿Qué significa la justicia perfecta de Dios en situaciones de injusticia en el mundo?

¿Cómo es la lucha por la justicia la parte para participar no solamente en la justicia, pero además en el poder y majestad de Dios? ¿Estamos nosotros, al luchar por la justicia, mostrando la belleza de Dios en un mundo de sufrimiento?

Moisés, Aarón y Samuel son ejemplos de personas que tenían una relación con Dios. ¿Cuál es tu relación actual con el Divino? ¿Qué significa para ti “llamar a DIOS”?

2 Corintios 3:12-4:2

En la época de Pablo, había una gran tensión entre las comunidades cristianas y judías. Ninguno de ellos era especialmente generoso o bondadoso con el otro. Esta tensión es reflejada aquí en las escrituras de Pablo cuando él explica de la comunidad judía de su época. Aun así, si apartamos esa tensión, hay algo muy importante y bello que recoger de este pasaje de la escritura. Pablo quiere que entendamos nuestra visión de Cristo Jesús como una imagen de Dios sin velo. El amor, la redención, el perdón, y la identidad con Dios que encontramos en Jesús es lo inconcebible, sin restricciones, lo no oculto de Dios. De tal manera que nuestras vidas deben reflejar esa luz bella cuando vamos hacia el mundo. Parte de hacer eso es estar consciente que otros entienden a Cristo por la manera como nosotros nos presentamos. Es importante que nosotros consideremos el aspecto negativo de quienes somos y tratemos de entender como eso puede estar ocultando la luz de Cristo dentro de nosotros. Entonces, sería apropiado trabajar para mejorar esos aspectos en nosotros mismos, sabiendo que podemos hacerlo mediante la presencia del Espíritu de Dios dentro de nosotros y con nosotros.

¿Cómo crees que estas ejemplificando los valores cristianos en tu vida?

¿Cuáles son las áreas de tu vida donde necesitas trabajar un poco más?

¿Estas por lo general consciente de que otros pueden estar juzgando la fe cristiana y quizás a Cristo mismo por las acciones que tu tomas en tu vida diaria?

Lucas 9:28-36, [37-43a]

Hay dos cosas que ocurren en esta lectura de Lucas. La primera es un encuentro con la gente santa. Este acontecimiento donde Jesús aparece con Elías y Moisés es conocido en la iglesia como la transfiguración. Aquí, vemos que Jesús es elevado a un estatus de los más grandes en la historia judía. Pedro inmediatamente quiere construir casas pequeñas para que ellos vivan. Es importante entender que era común en ese entonces construir santuarios para que los divinos vivan y uno pueda visitarlos cuando uno quería. Mientras que las intenciones de Pedro eran nobles, es claro que Cristo no debe ser puesto en una caja. El segundo punto que observamos es la sanación. Mientras que estos no parecen tener relación, debemos considerar que si el primer segmento es sobre no poner a Dios en una caja, el segundo muestra porque no debemos hacerlo. Jesús, con poder libre de Dios que fluye, sana a un niño y salva a una familia de su tormento. Él además muestra al mundo la grandeza y compasión de Dios. Jesús esta frustrado con los discípulos ya que ellos debieron haber sanado al niño, si ellos hubieran sido fieles al poder libre de Dios. Aun así Jesús utiliza este momento para enseñar y sanar y mostrar al mundo la compasión divina.

¿Cómo tratas de poner a Dios en una caja?

¿Cómo muestra tu vida compasión divina de la manera que se ve en la sanación de niño perturbado?

¿Dejas alguna vez que la duda te detenga de tomar una acción valiente que podría ayudar a otros o a ti mismo? ¿Por qué? ¿Qué tiene que decir este pasaje sobre tomar un paso valiente de fe en un mundo incierto?

Estudio de la Biblia. 4 Epifanía (Año C)

3 de febrero de 2013

Will Stanley, Seminario de Berkeley de Yale

“Y siguió diciendo: ‘Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su propia tierra’”. (Lucas 4:24).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Jeremías 1:4-10Salmo 71:1-61 Corintios 13:1-13Lucas 4:21-30

Jeremías 1:4-10

Aquí en las primeras palabras del libro del profeta Jeremías, nosotros escuchamos que Dios llama y encomienda a este joven en su vocación profética. Al igual que Moisés (y otros) antes de él, la primera respuesta de Jeremías al llamado de Dios es una de trepidación. Él teme no ser apto para la tarea, debido en gran parte a la realidad que es “solo un niño”. Y debe notarse que Dios no niega la realidad de que Jeremías es “sólo un niño”. Sin embargo Dios parece deleitarse con esta edad del joven y le asegura a Jeremías que cuando crezca y madure, Dios “estará con él”. Dios le asegura a Jeremías de esto al recordarle que Dios, en verdad, le conoció y formo desde el mismo principio.

En esta temporada de la Epifanía, cuando caminamos con Jesús mientras él también crece en su ministerio público, ¿cuáles son las áreas en nuestra vida que necesitan crecer?

¿Cómo, en algunos momentos, somos igual que Jeremías, y resistimos al comienzo crecer con Dios? Y ¿cómo al ver que Dios nos formó en el vientre de nuestra madre, cambia posiblemente la manera de ver la interacción de Dios con nosotros diariamente?

Salmo 71:1-6

Estas palabras me recuerdan a ese servicio tan calmado de la hora de acostarse, el cual es llamado Completas [Compline]. Habiendo yo sido formados en comunidades que han citado esta servicio de manera regular, las palabras inmediatamente me parece que hacen nociones de descanso y tranquilidad al final del día. Aquí el salmista es además honesto sobre la realidad del “malvado” y del “endiablado”. Sin embargo debemos articular lo que eso significa exactamente en uno de nuestros días, no obstante, creo que todos debemos reconocer que diariamente somos confrontados con poderes que buscan disturbar la vida que Dios quiere para nosotros. Cada día nos despertamos, prometiéndonos buscar refugio en Dios, y cada noche agradecemos a Dios por todo lo que ha hecho y por todo lo que no ha hecho. Nuestra esperanza, descansa en la presencia sustentadora de Dios. Ya que es Dios quien que nos conoció desde el vientre de nuestra madre, aludiendo a la primera lectura del profeta Jeremías. Y este mismo Dios continúa siendo nuestra fortaleza diaria.

En esta temporada de manifestar crecimiento que es la Epifanía, ¿cuáles son algunas prácticas diarias que usted podría continuar o empezar nuevamente para vivir profundamente en el misterio de Dios como refugio, protector y sustentador?

1 Corintios 13:1-13

Este poderoso y valioso pasaje de la primera carta de Corintios puede ser muy común para muchos del contexto de las bodas. Aquí Pablo está reflexionando sobre lo que ve como las tres grandes virtudes fe, esperanza y amor como la virtud más grande. Lo cual es obviamente importante para una pareja de matrimonio, es además importante recordar la audiencia que Pablo primero trato de llamar la atención con estas palabras. La comunidad de la Iglesia en Corintios es más bien infame entre las cartas de Pablo, ¡siendo una especialmente erudita por no llevarse tan bien! Aquí Pablo implora a la comunidad – así como también a cada uno de nosotros hoy – a tener un sentido de humildad y empatía en todo lo que hagamos. Ya que en esta vida todos “vemos en un espejo poco iluminado”, solo en parte, de tal manera que somos sensatos al guiarnos por la súplica de Pablo de que establezcamos nuestras decisiones diarias en el amor duradero de Dios y de nuestro semejante.

¿Qué son esos “tambores ruidosos” o los “timbales estruendosos” que cada uno de nosotros tendemos a presumir estos días? ¿Cómo puede el amor perdurable y humilde del que habla Pablo ser una alternativa saludable en estas acciones?

Lucas 4:21-30

El texto de la lección para este domingo llega a su final climático con este pasaje del evangelio de Lucas. Nuestra lectura viene después de que Jesús empezara su ministerio público. El primero regreso a Nazaret, al lugar donde creció. Después de leer una porción de la lectura del profeta Isaías, Jesús declara que “hoy esta escritura ha sido cumplida al ser oída por ustedes”. Él se señala así mismo como quien debe cumplir esta visión profética que fue primero presentada por Isaías. Las reacciones de rompecabezas y polémicas de la multitud predicen de muchos aquellos que pronto se encontraran con Jesús en su camino a la cruz. Ya que aquí él es forzado a salir de la ciudad y apenas escapa la muerte.

Cada uno de nosotros, al igual que Jesús tiene una ciudad natal. Cada uno de nosotros tiene un lugar específico donde fuimos nutridos y formados. Aun si tuvimos la suerte de crecer en una comunidad natal cariñosa y de apoyo, algunas veces cuando somos ya adultos es difícil regresar a estos lugares. Sin culpa alguna, es con frecuencia difícil para las personas que nos conocieron cuando éramos jóvenes y en edad de formación, apreciar el desarrollo y madurez que hemos experimentado a través del simple proceso del crecimiento.

¿Cómo puede su relación con Jesús ser más cercana y profunda mediante la dificultad compartida de ser totalmente entendido en su regreso a casa? En esta temporada de Epifanía, ¿cómo le está llamando Dios a ser un testigo profético en su comunidad actual?

Estudio de la Biblia. 3 Epifanía (Año C)

27 de enero de 2013

Susan Butterworth, Seminario Episcopal

“Luego Jesús cerró el libro, lo dio al ayudante de la sinagoga y se sentó. Todos los que estaban allí tenían la vista fija en él. Él comenzó a hablar, diciendo: ‘Hoy mismo se ha cumplido la Escritura que ustedes acaban de oír’”. (Lucas 4: 20-21).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Nehemías 8:1-3, 5-6, 8-10; Salmo 19; 1 Corintios 12:12-31ª; Lucas 4:14-21

Nehemías 8:1-3, 5-6, 8-10

El sacerdote Esdras y el gobernador Nehemías eran los líderes de la comunidad judía en el período post-exilio, después del retorno del pueblo judío a Jerusalén del exilio en Babilonia. Los libros de Esdras y Nehemías son un relato de la restauración del pueblo judío a su patria después del exilio. Los judíos son capaces de reconstruir el templo, reanudar la adoración en el templo, y volver a establecer la ley de Moisés. En Nehemías 8, Esdras lee la ley al pueblo en la Fiesta de los Tabernáculos, la fiesta de la cosecha que también conmemora los cuarenta años que el pueblo de Israel vagó por el desierto. Como una fiesta de peregrinación, el Festival de los Tabernáculos exige a los hebreos a hacer una peregrinación al templo de Jerusalén, de ahí el motivo de Esdras para dirigirse a la gente.

En este pasaje, el pueblo está convocado a reunirse en la plaza de la Puerta del Agua, a las afueras del templo, donde incluso los que están ritualmente contaminados pueden participar, y la ley es leída a todos los que puedan entenderla: hombres, mujeres y niños mayores. El séptimo mes, Tishri, es el mes del festival más importante de Israel. Tishri 1, la fecha en que los acontecimientos de este pasaje tienen lugar, más tarde se convirtió en Rosh Hashaná, el día de Año Nuevo. Esdras abre el libro (desenrolla el pergamino), bendice al Señor, y todo el pueblo alaba al Señor, diciendo: Amén Amén. Los levitas se aseguran de que el pueblo entienda lo que han oído, y la gente llora en arrepentimiento por haber desobedecido la ley. Pero Esdras les manda celebrar la fiesta de la cosecha y envía porciones a los pobres y los extranjeros según lo prescrito por la ley. El texto del leccionario termina con un pasaje que se hace eco del lenguaje de los profetas y los salmos: “No os entristezcáis, porque el gozo del Señor es vuestra fortaleza”.

¿Por qué podría la fecha en que este pasaje tiene lugar, Tishri 1, convertirse en la fecha de la fiesta del Año Nuevo judío?

A los libros de Esdras y Nehemías se atribuye la creación de una identidad distintiva judía en el período posterior al exilio. ¿Cómo los acontecimientos de este pasaje contribuyen a la identidad nacional de los judíos del siglo V aC? ¿Cómo contribuyen a la identidad judía de los judíos de hoy? ¿Cómo esta identidad judía se conecta con las prácticas de los cristianos en la época de Jesús y en la actualidad?

Salmo 19

Los salmos fueron utilizados en la vida de adoración del antiguo Israel. Cuando Esdras bendice al Señor en Nehemías 8:6: “Entonces Esdras bendijo al Señor, Dios grande, y todo el pueblo respondió: ¡Amén, Amén! levantando las manos”, pudo haber utilizado este salmo de alabanza, exaltando la gloria de Dios tal como se revela en la creación de los cielos y de la ley. Las razones para alabar a Dios se dan con cierto detalle en el Salmo 19, con la manifestación del poder de Dios en la creación y en su fidelidad y amor a Israel al dar la ley.

Los versículos 1-4 describen la paradoja de la comunicación del conocimiento de Dios. No hay ni discurso ni palabras en el firmamento, sin embargo, un discurso se derrama desde el cielo hasta el fin del mundo.

Los versículos 5-6 presentan el sol como una manifestación particular de la obra de Dios. El sol es descrito por el recurso poético de la personificación como un novio y un hombre que corría una carrera con gozo.

Los versículos 7-10 describen la ley del Señor como perfecta, fiable, transparente, justa y veraz.

Los versículos 11-13 admiten que aún con los beneficios de las leyes, es difícil evitar el pecado oculto y los defectos.

El versículo 14 es una oración final de dedicación.

El versículo 6 es una transición de la alabanza de la creación a la gloria de la ley.

¿Cómo la idea de que nada está oculto al calor del sol crea una conexión a la ley del Señor? ¿Cómo este salmo se conecta con la lectura de Nehemías? ¿Cómo los versículos 11-13 sobre pecados y faltas se hacen eco de Nehemías 8:9?

1 Corintios 12:12-31a

“Hay muchos miembros, pero un solo cuerpo”. Pablo nos recuerda que todos somos miembros del único cuerpo de Cristo, bautizados por el Espíritu Santo.

Pablo enfatiza la armonía de una comunidad diversa que incluía a personas de relevancia social, pero fue probablemente compuesta principalmente por personas de menos recursos y posición social. Escribió esta carta a los corintios para responder a los informes de discordia en la comunidad que él había fundado, en especial informes de que los miembros menos favorecidos de la congregación no habían sido tratados con respeto, y para responder a la manera en que la congregación se había desviado del evangelio que Pablo predicó.

Al parecer, algunos miembros de la comunidad se habían jactado de tener dones espirituales especiales, incluyendo el don de lenguas o el discurso extático, y sentían que tenían un estado espiritual más elevado. Después de que predica la unidad, utilizando la metáfora del cuerpo y sus miembros, reprende a los que dicen tener un estado espiritual más elevado que otros. En su lugar, todos debemos luchar por los dones más grandes de ser llamados a Dios en una nueva vida en Cristo y de amor cristiano. El apóstol exhorta a su comunidad a luchar por los mejores dones, los que sostienen la congregación. El “camino más excelente” de Pablo es el camino del amor.

La congregación de Pablo en Corinto refleja la diversidad étnica, cultural y religiosa de una ciudad portuaria urbana. ¿Cómo reconoces esta diversidad? ¿Qué tienen en común los miembros de la congregación de Corinto? ¿Qué los une?

¿Qué dones diversos observas entre los miembros de tu comunidad de fe? ¿Crees que existe una competencia espiritual entre los miembros de tu comunidad? ¿De qué manera son indispensables los miembros del cuerpo que parecen más débiles?

Lucas 4:14-21

Al comienzo del pasaje, Jesús acaba de regresar de su bautismo en el Jordán y los cuarenta días en el desierto. El Espíritu Santo permanece con él cuando comienza a enseñar en la sinagoga de Galilea. Lucas presenta a Jesús como un judío fiel que habitualmente va a la sinagoga el sábado. Ha sido invitado a leer el libro del profeta Isaías y a comentarlo. Según la costumbre judía de la época, uno se ponía de pie para leer las Escrituras y se sentaba para enseñar. Lucas simpatiza con el judaísmo, para él el seguidor ideal de Jesús es aquel que se comporta de una manera que permite la armonía en la comunidad judía. Lucas insiste en el concepto teológico de que Jesús ha sido enviado a cumplir la profecía de Isaías de que hay continuidad entre el antiguo Israel y la historia cristiana. La inclusión de este pasaje de Isaías en el evangelio de Lucas en este momento también anuncia la misión pastoral de Jesús a los pobres, los enfermos y los oprimidos.

Revisa el pasaje de Nehemías tomado de la Biblia hebrea. ¿Cómo refleja el pasaje de Lucas el pasaje de Nehemías? ¿Cómo apoya el pasaje de Nehemías el propósito de Lucas de crear continuidad entre el antiguo Israel y su retrato de Jesús?

La teología de la liberación ha sido definida como “la creencia de que el cristianismo implica no sólo la fe en las enseñanzas de la Iglesia, sino también un compromiso de cambiar las condiciones sociales y políticas dentro de las sociedades en las cuales se estima que existe la opresión y explotación”.

¿Cómo podría la profecía de Isaías en este pasaje de Lucas anticipar la teología de la liberación? ¿Crees que el ministerio de Jesús, como se relata en los evangelios, exige a los cristianos actuar políticamente? ¿Por qué o por qué no?

Estudio de la Biblia. 2 Epifanía (Año C)

20 de enero de 2013

Josh HoslerSeminario Teología de Virginia

“Había allí seis tinajas de piedra, para el agua que usan los judíos en sus ceremonias de purificación. En cada tinaja cabían de cincuenta a setenta litros de agua. Jesús dijo a los sirvientes: ‘Llenen de agua estas tinajas’. Las llenaron hasta arriba,  y Jesús les dijo: ‘Ahora saquen un poco y llévenselo al encargado de la fiesta’. Así lo hicieron. El encargado de la fiesta probó el agua convertida en vino, sin saber de dónde había salido; sólo los sirvientes lo sabían, pues ellos habían sacado el agua. Así que el encargado llamó al novio’”. (Juan 2:6-9).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Isaías 62:1-5; Salmo 36:5-10; 1 Corintios 12:1-11; Juan 2:1-11

Isaías 62:1-5

Incluso después de que el exilio babilónico había terminado, los tiempos eran difíciles para el pueblo de Dios en Judá. Estaban reconstruyendo el templo, pero ¿no sería invadida otra vez? Si Dios no los había protegido antes, ¿por qué lo habría de hacer Dios ahora? Sin embargo, en este pasaje se nos dice que Dios nunca abandonará al pueblo elegido. Dios no va a descansar hasta que Sión se convierta una vez más en un ejemplo para todas las naciones. “Sión” literalmente se refiere a la zona donde se construye Jerusalén, pero simbólicamente se refiere al pueblo escogido de Dios.

Isaías escribe: “Recibirá un nombre nuevo, que la boca de Jehová le dará”. Dios da nuevos nombres a las personas que están llamadas a cambiar su vida radicalmente. Isaías también utiliza la metáfora del matrimonio, por lo que un nuevo nombre tiene sentido en esta situación. Aquí, Dios promete un nuevo nombre a Sión, pero no da una pista de lo que será.

¿Alguna vez Dios te ha dado un nuevo nombre? Tal vez el nombre es “cónyuge” o “padre” o “hermana” o “discípulo de Jesús”. Con los nuevos nombres, se nos dan nuevas responsabilidades.

Oh Dios, por favor, ayúdanos a recordar que nunca dejarás de ayudarnos con la esperanza de una relación más profunda.

Salmo 36:5-10

Si un niño te pregunta alguna vez si las mascotas van al cielo, podrías citar el Salmo 36:6: “Tú, oh Señor, salvas tanto a los humanos como a las bestias”. Pero la palabra “salvación” no sólo significa el “cielo después muertos”, sino que también se refiere al aquí y ahora. Este salmo afirma el amor de Dios, la rectitud, la justicia, la salvación y la “bondad amorosa”, que en hebreo es chesed – uno de los atributos de Dios más mencionados en la Biblia hebrea. Imágenes de alimentos y bebidas se atribuyen a la abundancia inagotable de Dios.

Pero nuestro leccionario nos da solamente la parte media del salmo. La primera parte lamenta las acciones de aquellos que no rechazan el mal, sino que participan en él. La conclusión continúa con la súplica del salmista pidiendo la protección de Dios, específicamente de los malhechores. Esto puede parecer como un escenario lejano, hasta que oímos noticias de tiroteos escolares en nuestra propia ciudad. En esos momentos, el rogar a Dios por protección resulta tan natural como respirar.

Oh Dios, por favor ayúdanos a recordar que salvación significa vivir una vida de amor. En esta vida, practicamos el amar lo mejor que podemos, para que una unión más perfecta contigo, más allá de la tumba, se sienta como llegar a casa.

1 Corintios 12:1-11

Tengo un amigo que describe un estilo de liderazgo muy valioso como, “Que florezcan miles de flores”. No se apresure a juzgar dónde el Espíritu Santo no está en el trabajo, dice. Por el contrario, dé un paso atrás, observe y escuche. Alguien está utilizando un regalo muy especial de Dios, incluso en el último lugar que podríamos pensar en mirar.

Pablo escribe a los corintios que Dios no depende exclusivamente de nosotros. El Espíritu Santo es fundamental en toda nuestra oración, alabanza y trabajo. En la variedad está la orden del día, y Dios decide qué dones serán los próximos que se nos darán. Al mismo tiempo, Dios espera que utilicemos nuestros dones de una forma amorosa, a fin de revelar la buena noticia de Jesús de que el reino de Dios ya está entre nosotros. Incluso en lugares de maleza, hay trigo. ¿Carecemos de luz? Podemos aprender a valorar la oscuridad como un misterio sagrado. Y cuando nos sentimos desanimados o en un momento más bajo, podemos beneficiarnos de los dones que Dios nos da a través de personas en nuestras vidas, tanto de los seres queridos como de los extraños.

Oh Dios, gracias por los dones que nos das cada día. Concédenos recordar utilizarlos con amor.

Juan 2:1-11

Juan estructura su evangelio en torno a siete milagros, o “signos” de Jesús. Este es el primero. Durante la temporada de Epifanía echamos un buen vistazo a la vida terrenal de Jesús y su ministerio.

Las bodas judías del siglo primero típicamente duraban una semana, y puede ser que se esperara que los huéspedes trajeran sus propias provisiones para contribuir, algo así como una cena a compartir. Sin embargo, quedarse sin vino habría traído la desgracia a la familia del novio. Al convertir el agua en vino, Jesús no sólo ayudó a prevenir una profunda mortificación y vergüenza, sino que también permitió que continuara la fiesta.

Cuando la gente se pregunta si los milagros de Jesús realmente ocurrieron, es importante recordar que cada milagro tenía un propósito. Jesús no estaba presumiendo, sino que nos revelaba cómo es Dios. Podemos reflexionar teológicamente sobre cualquiera de los milagros de Jesús. Dios se preocupa por los lugares vergonzosos en nuestros corazones y en vez le gustaría que estuviéramos alegres. ¿Qué está haciendo Dios en ti para que esto sea posible?

Oh Dios, quita nuestra vergüenza y alegrar nuestros corazones con el vino de tu amor hoy y cada día.

Estudio de la Biblia. 1 Epifanía (Año C)

13 de enero de 2013

Sharron Cox, Sewanee

“Sucedió que cuando Juan los estaba bautizando a todos, también Jesús fue bautizado; y mientras oraba, el cielo se abrió y el Espíritu Santo bajó sobre él en forma visible, como una paloma, y se oyó una voz del cielo, que decía: ‘Tú eres mi Hijo amado, a quien he elegido’”. (Lucas 3:21-22).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Isaías 43:1-7; Salmo 29; Hechos 8:14-17; Lucas 3:15-17, 21-22

Isaías 43:1-7

La lectura del Antiguo Testamento de hoy está tomada de una porción de Isaías que los estudiosos llaman el Segundo Isaías. Fue escrita cerca del final del exilio de los hebreos en Babilonia y está repleta de temas de alabanza doxológica de la soberanía de Dios, de esperanza y seguridad, de bienestar y promesa. El versículo 2 habla del poder de Dios sobre las aguas y es una reminiscencia de las aguas del Mar Rojo, aguas que los hebreos estuvieron obligados a pasar para dejar atrás su esclavitud en Egipto. ¡Estas aguas no les abrumaron más que lo hicieron las aguas del mar Rojo, ni ningún fuego los consumirá!

A través de este texto, Dios está hablando directamente al lector y nos asegura que él está con nosotros y nos recuerda que nos creó y nos redimió. Dios nos reunirá de todos los rincones de la tierra, de todos los lugares de exilio físico, espiritual o emocional, porque somos preciosos para él. “¡No temáis! !No temáis!” ¡Dios continúa diciéndonos que nos creó para su gloria!

Sí, este es un poderoso y salvífico Dios Creador, pero aún más, se trata de un Dios íntimo que nos llama por nuestro nombre y nos reclama como suyos. Se trata de un Dios que se manifiesta a través de una relación profunda con su pueblo.

¿De qué lugar del exilio Dios te ha rescatado, o de qué lugar quiere Dios rescatarte? ¿Se trata de un exilio físico, espiritual o emocional?

¿Cómo respondemos hoy al deseo de Dios de estar en relación con nosotros? ¿Cómo podemos vivir nuestras vidas hoy en día de una manera que refleje la gloria de Dios?

Salmo 29

Una vez más, en este domingo en que la Iglesia celebra el Bautismo del Señor, hay más imágenes de agua en nuestras lecturas bíblicas. El salmista está comparando a Dios con una tormenta de gran alcance, una imagen común para una teofanía. “Teofanías” son manifestaciones de Dios, uno de los medios con los cuales Dios entra directamente en las vidas y acontecimientos humanos. La mayoría de las teofanías llaman la atención de la gente, ya sea que Dios hable de una zarza ardiente, desde una tormenta, en un encuentro casual, una puesta de sol o mediante titulares. Independientemente de la forma en que vengan, las teofanías primero nos obligan a detenernos, a mirar y a escuchar, y por lo general requieren que respondamos.

¿Se dan teofanías hoy? ¿Cómo son? ¿Has experimentado alguna vez una teofanía? ¿Cómo respondiste?

Hechos 8:14-17

A una primera lectura, parece que esta escritura es la única de hoy sin una referencia al agua. Pero lee un poco más de cerca. Los samaritanos habían sido bautizados, pero la manifestación del Espíritu Santo tan fuertemente ligada a la recepción del bautismo en la iglesia primitiva no estaba presente. Pedro y Juan tuvieron que venir y poner las manos sobre los samaritanos ya bautizados. ¿Nos están diciendo los Hechos que a veces se requiere un segundo lavado, un segundo toque?

El bautismo es un evento de una sola vez cuando una persona está unida a Cristo y a su Iglesia. A través de la inmersión en las aguas bautismales, estamos unidos a Cristo en su muerte y resurrección. El poder del pecado se ha roto, y recibimos una nueva identidad en Cristo. ¡No es necesario un segundo, tercero o cuarto bautismo!

Pero debido a nuestra tendencia a pecar, a vivir absortos en nosotros mismos en lugar de en vidas “absortas en Dios”, una clase de “segundo” bautismo pudiera ser necesario. Este “segundo toque” pudiera ser entendido como la conversión de nuestros corazones, un proceso que comienza con nuestro bautismo y no termina hasta la muerte cuando somos atraídos hacia el corazón mismo de Dios.

¿Has experimentado una “conversión del corazón?” ¿Una teofanía te ha conducido a una experiencia más profunda de Dios, una que requiere una reevaluación de tus prioridades, tu manera de vivir en este mundo? ¿Cómo te acercas más al corazón de Dios?

Lucas 3:15-17, 21-22

Juan el Bautista se apresura a aclarar su identidad. La gente le había identificado erróneamente como el Mesías, el anhelado rey e Hijo de Dios que transformaría sus vidas y su mundo. No, dice Juan, sólo tengo agua – un mero símbolo de limpieza – mientras que el Mesías que ha de venir se manifestará mediante el Espíritu y el fuego.

La escena en los versículos 21-22 en el río Jordán es la primera manifestación de las tres personas en uno de la Trinidad: la voz de Dios el Padre que habla desde el cielo, Dios el Hijo que fue bautizado, y Dios el Espíritu que descendió sobre Jesús en forma de una paloma. Es aquí donde Dios el Padre no sólo proclama la identidad de Jesús al mundo, sino que también Dios el Espíritu Santo es enviado para capacitar a Jesús para el ministerio.

¿Alguna vez hemos “mal identificado” a nuestro Mesías? ¿Ha proclamado Dios tu identidad? ¿Qué ministerio te ha facultado Dios a ejercer?

Estudio de la Biblia. Epifanía del Señor (Año C)

6 de enero de 2013

Will Prosser, Seminario de Berkeley de Yale

“Luego entraron en la casa, y vieron al niño con María, su madre; y arrodillándose le rindieron homenaje. Abrieron sus cofres y le ofrecieron oro, incienso y mirra”. (Mateo 2:11).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Isaías 60:1-6; Salmo 72; 1-7, 10-14; Efesios 3:1-12; Mateo 2:1-12

Isaías 60:1-6

¡Es la Epifanía! Este es el día del año en que celebramos la Encarnación de Dios en la persona de Jesucristo. De la Encarnación fluye todo lo demás en nuestra fe: la enseñanza de Jesucristo, la crucifixión y la resurrección. Sin la Encarnación, todo eso no sucede. Parte de la importancia de la Epifanía es debido a dónde esta fiesta se coloca en nuestro tiempo litúrgico, pues para llegar a la Epifanía, tenemos que pasar por el Adviento. Hemos pasado por cuatro semanas de ayuno, de arrepentimiento y oscuridad para llegar a la luz de la Epifanía.

Después de esa “oscuridad” que “cubrirá la tierra” y “al pueblo”, Trito-Isaías proclama: “¡Levántate, resplandece, porque ha venido tu luz!” La mayoría de los estudiosos coincide en que el libro de Isaías fue escrito por tres autores, y que el núcleo de este tercer Isaías son los capítulos 60-62. Como José Blenkinsopp señala en “Isaías 56-66: Una nueva traducción con introducción y comentario” (Yale University Press, 2003), este núcleo habla exclusivamente de la salvación, y cosa no característica de los profetas, no existen denuncias ni condiciones. En otras palabras, este es un momento de celebración. La primavera ha llegado. Nuestro Dios está con nosotros, y ahora es el momento de la alegría y de que las nubes sombrías de la noche se dispersen.

Isaías, como si entrara en nuestro Adviento, proclama un mensaje de luz y salvación en nuestra oscuridad y tristeza.

Uno puede acostumbrarse a la oscuridad y la tristeza después de estar un período en ambos. ¿Cómo podemos estar dispuestos a aceptar la luz y la salvación de Jesús en medio de nuestra oscuridad y tristeza?

Discute el sentimiento de esta luz que penetra y cómo la estás experimentando.

Salmo 72:1-7, 10-14

Creo que este salmo es increíblemente útil para que nosotros entendamos el entorno a que Jesús llega mediante su nacimiento. Esto, entre otras razones, es por lo que los apóstoles parecen constantemente perplejos ante las enseñanzas y obras de Jesús. Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, que se supone que llega y empieza a juzgar “con justicia” y “aplastar al opresor”. En términos más concretos, la expectativa es que Jesús vendrá, conducirá al Imperio Romano fuera de la Tierra Santa, y derrocará a reyes falsos como Herodes el Grande. Así que cuando nos acercamos al ministerio de Jesús y vemos que dice a la gente que mantenga su identidad en secreto mientras predica amor a los enemigos, los apóstoles y la demás gente del primer siglo de Galilea se preguntan: “¿Qué está pasando?”

Sin embargo, a medida que seguimos leyendo, vemos cómo los últimos cuatro versículos nos dan el significado de la Epifanía y nos dicen “lo que sucede” en el ministerio de Jesús. Los reyes de Tarsis, Sabá y de Seba vienen a rendir homenaje al rey. Esos lugares representan lo que es ajeno, forastero y lejano, casi de la misma manera que los Magos en su visita a Jesús. Cristo, como lo hace el rey del salmo, viene por “los débiles y necesitados” y por los que sufren “la opresión y la violencia”, y los extranjeros que vinieron desde lejos para rendir homenaje se incluyen en esta promesa. El Rey, Cristo, viene a redimir la vida de todos, incluidos los extranjeros.

¿Cómo te sientes cuando tus expectativas han sido subvertidas? ¿Te ha sucedido que Dios haya respondido a oraciones o haya hecho algo completamente fuera de tus expectativas?

Efesios 3:1-12

Pues bien, si Jesús subvirtió algunas expectativas tradicionales, Pablo confundió a todos. Pablo empezó a perseguir a los seguidores de Cristo, cuando aparecieron por vez primera. Después de tener una experiencia reveladora en el camino a Damasco, Pablo se convirtió en uno de los más fervientes seguidores de Cristo y uno de los defensores más acérrimos de la fe. Entonces, Pablo, un fariseo entrenado en un mundo helenístico, dice que Dios lo llamó para llevar la fe a los gentiles. Miembro de una de las sectas más conservadores y tradicionales del judaísmo quiere llevar a la fe del Mesías prometido a los judíos, a los que no saben nada de judaísmo, el Mesías prometido, o Jesús. Digamos que Pablo sorprendió a muchos con su ministerio.

Este es un mensaje de esperanza que Pablo trae a los creyentes de Éfeso, porque dice que la promesa de relación y alianza que Dios ha prometido históricamente al pueblo judío desde que escuchó por primera vez la historia del patriarca Abrahán está disponible ahora a todos los pueblos en la persona de Jesucristo. Esto, simple y llanamente, es por lo que todos debemos estar entusiasmados con la Epifanía. La gran mayoría de nosotros, es decir, los cristianos, no somos de origen judío, y la razón por la que de hecho conocemos a Cristo se debe a que fuimos traídos a la historia de la salvación a través de Cristo y que nos fue contada mediante su siervo Pablo. “A través de la fe” en Dios, ahora tenemos las “incalculables riquezas de Cristo” y la “sabiduría de Dios”. ¡Gracias sean dadas a Dios!

¿Piensas alguna vez en tu vida en Cristo relacionada con el marco del pacto dado por Dios al pueblo judío en la Biblia hebrea? ¿Qué piensas de ello?

A la luz de esto, ¿qué piensas acerca de nuestra relación con nuestros hermanos y hermanas judíos? ¿Cómo ha de ser?

Mateo 2:1-12

La historia que celebramos en este día de la Epifanía presenta una clara dicotomía entre Herodes el Grande, rey falso, y Jesús, genuina realeza, según Ulrich Luz en “Mateo 1-7: Un comentario” (Fortress Press, 2007). El miedo de Herodes, al escuchar a los Magos en el versículo tercero es lo opuesto a la alegría del versículo diez que los magos tienen al darse cuenta de que pronto verán a Jesús. El plan malvado Herodes en los versículos 7-9 se ve frustrado por Dios en el versículo 12. Incluso en su estructura, esta historia tiene la intención de debilitar a Herodes, mientras se “rinde homenaje” a Jesús. (Nota interesante: el verbo usado aquí para rendir homenaje, προσκυνεω, sólo se utiliza en referencia a Jesús en el evangelio de Mateo). Esta es claramente la historia de los gentiles, de los magos, que vienen de una conexión con el judaísmo, ya que específicamente piden ver “al rey de los judíos”.

Ahora, por supuesto, lo que siempre recordamos de esta historia es la estrella y los magos. Julio César, Augusto y Herodes todos tenían estrellas en sus monedas como símbolo de su realeza. A algunas teorías les gustaría explicar lo de la estrella usando la ciencia. Ulrich Luz, por ejemplo, señala una conjunción entre Júpiter-Saturno como una de las explicaciones. Pero esto no tiene sentido. El hecho es que Dios se sirve de un milagro para simbolizar la realeza y divinidad del Hijo de Dios. Este milagro demuestra el deseo de Dios para llevar a los gentiles el plan de salvación que se está desarrollando. La estrella que cuelga del cielo es Dios anunciando al mundo: “¡Levántate, resplandece, porque ha venido tu luz!”

La historia de los magos a menudo se pierde mezclada con la historia de la natividad. ¿Qué piensas de la historia cuando vemos en el trasfondo de ella la voluntad de Dios?

Discute algunos períodos de tu vida, cuando miras hacia atrás y puedes ver la influencia de Dios sobre lo que estaba ocurriendo.