Archives for October 2012

Estudio de la Biblia. Propio 26 (Año B) – 4 de novembre 2012

Moderadora del debate: Anne Thatcher, Seminario de Teología de Berkeley en la Universidad de Yale

“Al ver que Jesús les había contestado bien, uno de los maestros de la ley, que los había oído discutir, se acercó a él y le preguntó: ‘¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?’ Jesús le contestó: ‘El primer mandamiento de todos es: “Oye, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.” Pero hay un segundo: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” Ningún mandamiento es más importante que éstos’”. (Juan 11:33-34).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Rut 1:1-18 y Salmo 146 (o Deuteronomio 6:1-9 y Salmo 119:1-8); Hebreos 9:11-14; Marcos 12:28-34

Deuteronomio 6: 1-9

En este pasaje se nos ordena que nos amemos los unos con los otros. Esta no es una recomendación o una pieza de sabiduría. No existe una renuncia de responsabilidad  como por ejemplo “Si tiene ganas” o una promesa de premio como por ejemplo “si quieres que otros te amen”. Esta no es una lista de consejitos de ayuda para vivir. “En realidad, este pasaje entero está lleno de palabras con ordenanzas: oír, amar, mantener, hablar, recitar, atar, arreglar, escribir. Esto es sobre acción. Este es un llamado para vivir en el ministerio, no simplemente un parloteo o teorizarlo. AMAR. No “como” no “pasar tiempo con”. AMAR.

¿A qué se parece eso? Nosotros nos resistimos a que se nos ordene a hacer cosas, y aun, si esto no fuera una ordenanza, ¿lo tomaríamos tan en serio? ¿Entenderíamos realmente lo que Jesús nos está diciendo que hagamos?

A qué se parecería tu vida si te recordaras a ti mismo con cada interacción que eres llamado a amar a las personas, sin importar ¿quiénes son? ¿De dónde vienen? Amarlos, sin importar la calidad de tu interacción, sin importar tus expectativas. Amar sin importar tus sentimientos, opiniones, y creencias.

Salmo 146

Este es un salmo de agradecimiento y el formato tradicional en el salmo de agradecimiento se encuentra a continuación: alabanzas personales, seguidas por alabanzas en general, y luego una meditación sobre la justicia de Dios. Esta meditación provee un alivio a la persona porque está basado en la evidencia histórica de la lealtad de Dios con su gente. Termina con la promesa del compromiso eterno de Dios con su gente.

Cuando hay tiempos son difíciles, cuando las cosas no salen como las espero, cuando siento que Dios no está contestando mis oraciones, yo inconscientemente sigo el modelo de este salmo. Empiezo a pensar en todo las bendiciones que Dios me ha brindado hasta este punto de  mi vida, la belleza, las sorpresas, el mover de las montañas que pensé que nunca cambiaría. Y en esa nueva perspectiva, mi frustración o desilusión parecen menos, porque si Dios puede mover montañas, a ¿qué se compara una tarea pequeña? Si Dios creo el mar y todo lo que se encuentra en él, ¿Qué es mi pequeño pedido? ¿Quién soy yo para dudar del poder de Dios? En estas reflexiones yo encuentro un gran alivio al saber que la promesa de Dios es para siempre, no hay límite de tiempo, no hay condición sobre el cual esto cambiara. Un amor que nunca se termina.

Hebreo 9:11-14

Aquí hay una crítica de las ofrendas de sacrificio tradicionales; esas ya no cualifican como manera de redención. ¿Cuáles son las ofrendas de sacrificio en tu propia vida que siempre utilizas, los cuales ofreces a Dios como manera de corregir o pedir perdón?

Dejar de fumar, perder peso, no más juegos de apuestas,
Cesar el uso del alcohol o drogas, trabajar menos,
Administrar mejor el dinero, hacer más ejercicios, obtener consejería matrimonial,
Cesar el hábito de los varios vicios

¿Estás viviendo como si estos cambios te comprarían el perdón de Dios?

Marcos 12:28-34

Somos llamados a amar, pero es amar en y a través de Cristo, no amor humano. En este libro “Vida Juntos” (HarperOne, 1978), Dietrich Bonhoeffer nos recuerda que “el amor humano hace un final en sí mismo” mientras que “el amor espiritual está vinculado solamente a la Palabra de Cristo Jesús… porque el amor espiritual no desea, sino que sirve, ama al enemigo como si fuera un hermano”. Nuestro amor por los demás debe ser a través de Dios, ya que nuestro amor personal se interpondría en el camino. Este estaría lleno de deseos humanos y agendas. Y aun así no empieza con amar a otros a través de Dios, se inicia con amar completamente a Dios– amar a Dios con todas nuestra esencia y nuestro ser, con todo nuestro corazón, nuestra alma, mente y con todas nuestras fuerzas.

¿Hay alguien en tu vida a quién encuentras desagradable? ¿Qué pasa cuando ves a esa persona a través de Dios, como la creación de Dios en vez de verlo a través de tu propio parecer?

Estudio de la Biblia. Propio 25 (Año B) – 28 de octubre 2012

Moderador del debate: Colin Mathewson, Sewanee

“Jesús le dijo: ‘Puedes irte; por tu fe has sido sanado. En aquel mismo instante el ciego recobró la vista, y siguió a Jesús por el camino’”. (Marcos 10:52).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Job 42:1-6, 10-17 y Salmo 34:1-8, (19-22) (o Jeremías 31:7-9 y Salmo 126); Hebreos 7:23-28; Marcos 10:46-52

Jeremías 31:7-9

Poco a poco el leccionario está dando un giro hacia los días finales. La temporada después de Pentecostés termina con la visión de Cristo Rey, que viene a dictar sentencia y restaurar el reino de Dios en su plenitud definitiva en la tierra. Apropiadamente, el Adviento comienza con un sentido similar, ya que quedamos a la espera gozosa de la primera y segunda venida de Jesús. El texto de hoy narra la restauración del pueblo de Dios después de los horrores de la destrucción de Jerusalén y del exilio de Babilonia. No sólo a un remanente le será permitido regresar, sino que incluso están incluidos aquellos a los que de otro modo podrían quedarse atrás como los cojos, los ciegos, y las embarazadas. Lo que es más, el Señor afirma ahora un amor paternal por el rebaño disperso, haciendo alusión a una intimidad más profunda que los cristianos más tarde llegarán a experimentar en la Encarnación. La esperanza que este pasaje evoca revitaliza a todos aquellos a quienes se dirige.

Salmo 126

El salmista que escribió estos versos tal vez leyera el texto de Jeremías minutos antes. ¿Cómo experimenta la salvación de Dios a la luz del dolor, la ansiedad y la agitación en su vida y en la vida del mundo? Mientras lloramos, ¿nos acordamos de traer la semilla para la cosecha de la próxima temporada? ¡Qué misterio tan gozoso observar que el agua de nuestras lágrimas riega los campos de nuestra redención curativa!

Hebreos 7:23-28

El término “sacrificio” parece haber desaparecido de nuestro  vocabulario diario, ahora reservado para anuncios sombríos de pérdidas humanas en nuestras guerras de ultramar. Sin embargo, el concepto forma parte integral de nuestra adoración y teología. En el texto anterior, consideramos la diferencia entre los sacrificios diarios del templo de los sumos sacerdotes judíos y el cordero pascual que ha muerto por los pecados del mundo.

La procedencia judía del cristianismo es innegable e ineludible. En lugar de tratar de la tensión dentro del Nuevo Testamento entre judíos y cristianos, o entre los escribas y Jesús, deberíamos estudiar estos textos con un ojo atento y crítico. Tal fue el enfoque que Jesús adoptó, como fiel judío, al enfrentar la teología y las prácticas religiosas de su tiempo. Se preocupaba tanto por las tradiciones de sus antepasados que él buscaba, a través del Espíritu Santo, compartir su relación con el Padre y sus implicaciones con todos aquellos a quienes conoció. Al embarcarnos en una vida de estudio para evitar una predicación y enseñanza antijudías puede ser un sacrificio, pero vale la pena.

Marcos 10:46-52

Como espectador ese día polvoriento, es fácil imaginar la sensación de vergüenza servil cuando Bartimeo hace el ridículo con el fin de captar la atención de Jesús. ¿Jesús lo oyó al primer o segundo grito y siguió caminando? ¿Había otros que competían fuertemente también por un momento de curación? Se da una paradoja aquí: Bartimeo, recién recobrada la vista, sigue la creciente compañía de Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén. Esto aparece, suena y es muy parecido a la visión de Jeremías de retorno y restauración. Sin embargo, las esperanzas de la gente se hacen añicos, ante la brutalidad de la crucifixión. Sólo la resurrección podría convencer a gente tan desesperada que Dios todavía estaba con ellos, y estaría hasta el final de los tiempos.

Estudio de la Biblia. Propio 24 (Año B) – 21 de octubre 2012

Moderadora del debate: Jeannie Babb, Sewanee

“El que entre ustedes quiera ser el primero, deberá ser el esclavo de los demás”. (Marcos 10:44).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Job 38:1-7, (34-41) y Salmo 104:1-9, 24, 35b (o Isaías 53: 4-12 y Salmo 91:9-16); Hebreos 5:1-10; Marcos 10:35-45

Job 38:1-7, (34-41)

Hoy, en la lectura del Antiguo Testamento, Dios responde las preguntas de Job sobre el sufrimiento. El torbellino (y otras tormentas de fenómeno natural) aparecen en la escritura para significar teofanía. El leccionario solo no has tratado el tema del problema de Job (Propio 22 y 23) y de la respuesta de Dios. Nosotros hemos escatimado los extensos intentos de sus amigos para justificar por qué un Dios justo permitiría que un hombre como Job sufra la ruina financiera, enfermedades crónicas peligrosas y la muerte de todos sus hijos. El otro hombre en la historia intento responder por Dios. El torbellino establece las palabras de Dios aparte de los argumentos terrenales anteriores pronunciados sobre la situación de Job.

Desde el principio Dios es claro sobre las clases de conversaciones que estas serían. La frase “Prepara tus leones como un hombre” sugiere prepararse para la batalla – pero esta batalla será una retórica. No será la que se anhela del diálogo donde Job le preguntaría a Dios (31:33). Más bien “Yo te preguntare, y tú me responderás a mí”.

Dios primero reta a Job sobre la creación. La representación de Dios propagando un equilibrio en y asentando la piedra fundamental puede ser una metáfora poética, o un punto sarcástico como se indica en la frase “¡Seguro tu sabes!” Trata de leer los versos en diferentes tonos: con humor, desenfadado, con arrogancia, molesto y con gentileza. ¿Qué tono es mejor para la frase?

¿Qué clase de creador divino/ sustentador es representado en estos versos?

¿El pasaje implica que hay cosas que Job debe estar dispuesto a decirle a Dios, simplemente al mirar el mundo alrededor de él?

Salmo 104:1-9, 25, 37b

Este pasaje en el Salmo casi suena como una respuesta a las preguntas retóricas al pasaje de Job de hoy. La congregación recita algunas de las maravillas del proceso creativo de Dios en la segunda persona. Como en Job, Dios es visualizado físicamente construyendo el mundo como si este fuera un edificio o un establecimiento de arte dinámico. Nuevamente Dios es representado dirigiendo o acorralando las aguas, las cuales obedecen las órdenes. Las imágenes vivas representan las aguas huyendo a los regaños de Dios– aun corriendo en cuesta– y cierra con una referencia al diluvio:

Tú pusiste los límites de los mares para que el agua nunca;
Volviera a cubrir la tierra.

Dios el creador es además el sostenedor y protector, quien provee los límites y fronteras.

Hebreo 5:1-10


El autor de Hebreo usa la metáfora del sumo sacerdote para describir la naturaleza y los actos salvíficos de Jesús. La representación es interesante, ya que Jesús no fue para nada sacerdote, y mucho menos un sumo sacerdote. Muchos cristianos basan su entendimiento de Judaísmo (en vez de su entendimiento de Jesús) en este pasaje. El intento del autor no es disertar el Judaísmo, sino explorar la naturaleza de Cristo.

El sacerdote ofrece regalos y sacrificios por los pecados. ¿De acuerdo a este pasaje, qué ofreció Jesús?

El sacerdote es capaz de compadecerse porque él es débil. ¿Presenta este pasaje a Jesús como débil o pecador? Si no es así, cuál es el paralelo con la debilidad del sacerdote?

Marcos 10:35-45

Siempre quiero encontrar una manera para redimir el enorme error cometido por Santiago y John en este pasaje. Aunque de seguro que ellos no querían decir lo que parecían decir, no podían preguntar lo que parecían preguntar. De acuerdo a la cronología de Marcos, Jesús ha sido bastante claro que su misión incluye tortura y muerte. Él ya había regañado a Pedro duramente por tratar de contrarrestar ese llamado, diciendo claramente a todos los discípulos que seguirle requiere estar disponible a sufrir el mismo dolor, y destino innoble que el mismo sufriría.

Luego, en la lectura del Evangelio de la semana pasada, Jesús tuvo que aclararles sus ideas sobre autoridad y honor. Ellos discutían, cuando caminaban, sobre quién sería el mayor en el Reino de Dios. “¿El mayor en qué?” uno se pregunta. ¿El mayor en sufrir? ¿El primer martí? Jesús hace una pausa para poner sus mundos de cabeza (“Más bien, el que quiera ser más importante entre ustedes debe hacerse su siervo”.) antes de regresar al mensaje principal: Lo que viene es la muerte.

En la lectura de hoy, esto ocurre nuevamente. Esta vez no se nos han dado discípulos anónimos que participan en conversaciones secretas. Más bien, Santiago y John solicitan abiertamente ser honrados con los mejores asientos en la casa. Nuevamente, Jesús se toma el tiempo para corregirles sus malos entendidos: (1) Esto es acerca de muerte, no gloria; y (2) el liderazgo en este movimiento requiere servir no mandar.

Es fácil concentrarse en que obtusos son los discípulos, pero los cristianos de hoy deben enfocarse en el segundo punto y no en el primero. Nosotros ya creemos que Jesús va morir cerca del final de la historia. Nosotros entendemos eso. ¿Qué vamos a hacer sobre lo otro?