Archives for September 2012

Estudio de la Biblia. Propio 23 (Año B) – 14 de octubre 2012

Moderador del debate: Brian Pinter, Seminario Teológico General

“Jesús miró entonces alrededor, y dijo a sus discípulos:‘¡Qué difícil va a ser para los ricos entrar en el reino de Dios!’ Estas palabras dejaron asombrados a los discípulos, pero Jesús les volvió a decir: ‘Hijos, ¡qué difícil es entrar en el reino de Dios! Es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja, que para un rico entrar en el reino de Dios’”. (Marcos 10:23-25).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Job 23:1-9, 16-17 y Salmo 22:1-15 (o Amós 5:6-7, 10-15 y Salmo 90:12-17); Hebreos 4:12-16; Marcos 10:17-31

Job 23:1-9, 16-17

Al desarrollarse la historia de Job, los tres amigos de Job Eliphaz, Bildad, y Zophar, han venido a sentarse con Job en su sufrimiento para convencerlo que se merece ese destino. Ellos representan las voces de una teología tradicional y de piedad. Ellos insisten que las explicaciones antiguas deben ser verdaderas, las acciones malvadas siempre deben ser castigadas, y las buenas son premiadas. Con tal fundamento, Job debe simplemente admitir sus culpas y reconocer que Dios es justo. A este punto en el texto, Job se estaba cansando de oír las arengas de los tres, y esta ahora cambiando de sentido al  anhelar la presencia de Dios. Job se siente apartado de Dios, ahogándose en la brutalidad del silencio y de un Dios que no es accesible. Esta es una noche oscura del alma.

Las noches oscuras son la realidad de una fe madura y espiritual. Al autor de Job presenta valientemente dicha experiencia en una prosa dramática. La oscuridad de la profunda desolación se desvanece a través de las expresiones de buscar a Dios en todos los lugares; y no encontrarlo en ninguna parte. La inclusión de dicho texto punzante y honesto en el canon bíblico da validez a la experiencia de oscuridad espiritual para todas las generaciones, ofreciendo un camino de solidaridad a través de todos los siglos entre el tiempo del propio autor de Job y nosotros.

¿Qué palabra o frase del discurso de Job en el texto de hoy resuena más usted?

¿Cómo ve hoy su propia fe/experiencia espiritual la lectura de Job?

Salmo 22:1-15

Este salmo de lamento, es muy conocido porque Jesús lo cita, y de acuerdo al pasaje narrativo de la pasión de Marcos, es en dos partes. En nuestro texto de hoy se encuentra la primera queja, intercalada con palabras de esperanza, recuerdos cariñosos de una época anterior de acercamiento a Dios. El tono es de desesperación; el salmista se ha convertido en piadosamente pobre en el sentido que no hay más nada que hacer que dirigirse a Dios, y Dios no puede ser encontrado. El texto ilustra que los israelitas no estaban en esto tratando de avergonzar o convencer a Dios a que actúe. Pedidos dramáticos de desesperación no estaban mas allá de las suplicas para evocar la respuesta compasiva de Dios.

Debido a que los salmos fueron escritos para ser cantados en el templo, lamentando la ausencia de Dios y gritando sentimientos de desesperación los cuales acompañan la oscuridad espiritual que tenía un lugar en la imaginación religiosa Israelita. ¿Podría existir un lugar para dicha expresión espiritual en nuestra iglesia contemporánea? La mayoría de los creyentes fieles pasan por tiempos de sequedad, sin sentir nada solo nostalgia, frustración y con el alma vacía. ¿Se les ha brindado a esas personas suficiente apoyo pastoral? Somos alentados a tener una fuerte relación personal con Dios y oír muchos testimonios de aquellos que han tenido estas experiencias. Pero, este salmo, así como los libros de Job y Eclesiastés, habla de la realidad de aquellos que sufren en la oscuridad y se preguntan porque Dios permanece en silencio.

¿Cómo podemos nosotros brindar más apoyo pastoral a aquellos que están pasando por experiencias de oscuridad espiritual?

Hebreos 4:12-16

Hoy nuestra lectura de Hebreos cubre una transición en el texto- de una declaración final sobre el poder de la palabra de Dios a una exhortación de que debemos estar seguros al dirigirnos a Dios porque Jesús, nuestro hermano, que se compadece de nosotros (v 15), ha pasado por los cielos para estar con Dios. La humanidad de Jesús es enfatizada una vez más, pero en el contexto de su divinidad exaltada. Aún de manera más significativa el autor enseña que tenemos un abogado, y un oído comprensivo en Jesús, aunque él está en un dominio lejos de nosotros. Y somos invitados a acercarnos a él – una imagen que será prominente en la parte restante del pasaje. Hebreos tiene una manera agradable de sustentar la paradoja de la humanidad y divinidad de Jesús. Utilizando imágenes vivas de Jesús ascendiendo a los cielos (una reflexión de la creencia israelita en esos tiempos), él permanece conectado a nosotros, en solidaridad con nosotros, atento a nuestras esperanzas y preocupaciones, a pesar de su rol como sacerdote celestial superior. El autor además enfatiza el rol de Jesús como hijo de Dios (v. 14). Esto implica un acceso especial que un niño tiene con su padre, y nos invita a reflexionar e imaginar la misericordia, compasión y paciencia que un hijo puede obtener de sus padres, para uno mismo y para otros. Estos pocos versos nos dirigen a aquella imaginación y sentido de confianza que Dios a través de Jesús nos invita a compartir el acercamiento que él, nuestro hermano, disfruta.

¿Hay una frase o imagen de este pasaje en particular que resuena en usted?

¿Cómo este texto alimenta la imagen de Jesús como hermano?

Marcos 10:17-31

Muchas de las enseñanzas de Jesús hablan de la manera paradójica del Reino de Dios – algo debe de perderse para que se pueda obtener el reino. Aquí Jesús habla de perder fortuna y hasta la familia para ganar el reino. La sabiduría de Jesús, y la paradoja de la fe cristiana, es que uno debe hacer un viaje descendente, no ascendente. La sabiduría del mundo nos enseña lo opuesto – nosotros debemos encontrar la felicidad en la adquisición de fortuna, poder, notoriedad, perfección (en el trabajo, en la familia, estatus social, en apariencias, en nuestro esposo(a)/pareja). Pero Jesús habla con frecuencia sobre perder, tomar una ruta diferente que solo nos lleva a despojarnos de cosas, adoptando un espíritu de pobreza (que muchas veces podría significar pobreza financiera). Es muy difícil predicar y modelar esas ideas en nuestra cultura hoy; mucha gente no quiere oír esto. Pero hay un punto en la vida, si uno es afortunado, que empezamos a ver la verdad en lo que Jesús dice, que en obtener el éxito se gana poca sabiduría y gracia especialmente cuando uno entra al periodo de la mediana edad; esa transformación auténtica y crecimiento se obtiene del fracaso,  dejar todo y rendirse, dejar todas las expectaciones que nos establecemos para nosotros mismos, dejar el control, y dejar que la sabiduría de Dios nos guíe en el camino. Es en ese momento cuando las enseñanzas de Jesús en el Evangelio de hoy, se convierten en buenas nuevas, cuando estamos dispuestos a dejar que Dios haga algo inesperado, que haga lo que parece paradójicamente imposible.  (cf v. 31).

Debate el llamado de Jesús a tomar un camino donde desciende, dejando todo y rendirse. ¿Qué significa esto para el cristiano del siglo 21?

Estudio de la Biblia. Propio 22 (Año B) – 7 de octubre 2012

Moderador del debate: Brian Pinter, Seminario Teológico General

“Dijeron: ‘Moisés permitió divorciarse de la esposa dándole un certificado de divorcio’. Entonces Jesús les dijo: ‘Moisés les dio ese mandato por lo tercos que son ustedes’”. (Marcos 10:4-5).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Job 1:1; 2: 1-10 y Salmo 26 (o Génesis 2:18-24 y Salmo 8); Hebreos 1:1-4; 2:5-12; Marcos 10:2-6

Job 1:1; 2:1-10

Se ha dicho que el libro de Job es donde la ¡Biblia se laza a un precipicio! El texto prueba el misterio del sufrimiento, pero ultimadamente no produce una respuesta satisfactoria. La gran contribución de Job se encuentra en la evaluación realística de las explicaciones que la teología tradicional siempre trae sufrimiento.  Esas tradiciones sostienen que el recipiente merece sufrir, que es la voluntad de Dios, que siempre hay una razón. Esta obra maestro de la literatura se encuentra en contacto con una realidad profunda de la experiencia humana – que algunas veces no se puede explicar el sufrimiento.

En nuestro pasaje de hoy, nos vamos a concentrar en la respuesta de la esposa de Job. “¿Insistes en tu integridad? Maldice a Dios y muere” (Job 2:9). Nosotros anticipamos que Job respondería de esta manera, pero no lo hizo. En realidad, nosotros nos encontramos en solo el segundo capítulo del libro y Dios ya ha sido justificado en su intercambio con Satanás – Job no maldice a Dios, ya como Dios lo había pronosticado. Sin embargo la esposa de Job tiene algo que enseñarnos. Cuando ella se encuentra frente a esta tragedia que no puede comprender, ella se enfurece. Esta es un camino fácil de tomar; estos sentimientos nos viene a todos nosotros de manera natural. Sin embargo Job, no sigue los consejos de su esposa. Al contrario, Job elige hacer el viaje en sus heridas, luchando con su dolor y con Dios, pasando esos días y noches en las cenizas, enfrentando la cruda realidad de su dolor. Job, al igual que Jesús, nos enseña que debemos estar dispuestos a entrar en el oscuro misterio del sufrimiento y veremos nuestras heridas mas profundas transformadas.

Debatir la respuesta de Job a su sufrimiento versus la respuesta de su esposa.

¿Cómo puede un viaje a nuestras heridas más profundas y el dolor permitir que Dios las transforme en algo sagrado y que da vida?

Salmo 8

Este salmo presenta una paradoja – el mismo que creo cosas maravillosas como la luna, las estrellas le importa profundamente el ser humano. Haciendo resonar cuidadosamente la teología, los temas y el vocabulario del capitulo uno de Génesis, en este salmo se enfatiza la yuxtaposición de la majestuosidad de Dios con la insignificancia humana. El salmista además se maravilla de la belleza y diversidad de la creación, mientras que muestra un concientización entusiasta de la relación que los humanos tienen con otras criaturas. Al igual que en Génesis 1, el salmista evoca la idea de “dominio”– “Señor lo hiciste de las obras de tus manos, todo lo pusiste bajo sus pies…” para describe el lugar de humanidad en el orden creado   – un concepto que implica mayordomía, cuidado y preocupación. Este salmo une el tema de los seres humanos coronados con honor y gloria con nuestra responsabilidad con otras criaturas. Como aquellos que fueron creados a imagen y semejanza de Dios, nosotros debemos de actuar de acuerdo a la imagen y semejanza de Dios,  es decir como Virreyes de Dios. Esto requiere una actitud de mayordomía, protección, atención de nuestra parte, no explotación, marginalización, o abuso del orden creado.

¿Por qué el salmista une la idea de humanidad con tener “dominio” sobre la creación con el nombre de Dios de ser “glorioso sobre toda la tierra” (v. 10)? ¿Cuáles son las implicaciones de esto en la vida Cristiana?

Hebreos 1:1-4; 2:5-12

El pasaje de Hebreos no es realmente una carta sino casi un sermón extendido que busca enfatizar tres puntos – Jesús es la palabra de Dios; el sacrificio de Jesús en la cruz compensa los pecados; Jesús tiene una perspicacia especial en el mundo celestial de Dios. (Comentario de la Biblia de Collegeville, pág. 1249). En estos versos de apertura, Jesús es reconocido como la plenitud de la comunicación de Dios, y el autor del pasaje establece un “entendimiento superior de Jesús al notar el asiento celestial de Jesús y la superioridad de los ángeles. Por algún tiempo en la contemplación Cristiana de Jesús ha existido un gran énfasis en lo que llamado “Cristología superior”,  es decir  los atributos divinos de Jesús. En los últimos años,  la erudición de Jesús ha reorientado la concentración en su humanidad. El texto de ahora nos recuerda que nos mantengámonos concientes de ambos puntos: Jesús en realidad sirvió como la plenitud de la comunicación de Dios con la humanidad y en forma humana. Pero además, existe la dimensión mística y desconocida de Jesús que es su divinidad. Esta es una paradoja a ser considerada.

Los versos restantes son una interpretación de Jesús en vista del salmo 8. En el capitulo 1 de Hebreos, Jesús fue ensalzado porque él es el hijo de Dios; aquí porque él es un ser humano. Nosotros vemos claramente  como el escritor antiguo esta usando el salmo para servir puntos interpretativos. El salmo es proyectado como referencia a Jesús, no a la humanidad del todo. Pero Jesús tiene una postura de solidaridad con los seres humanos durante la época en que fue hecho “menos que los ángeles” (v. 9) porque el compartió la experiencia de la muerte y porque todos nosotros compartimos el mismo creador como Padre. (v. 11). Aunque Jesús es ahora coronado en la gloria celestial, él es aún nuestro hermano. (v.11).

¿Cómo nosotros como cristianos entendemos a Jesús como la palabra definitiva de Dios en el contexto de nuestra sociedad post-moderna y pluralista?

Marcos 10:2-16

En la cultura de Jesús, el matrimonio no era principalmente la unión de dos personas, pero además la unión de dos familias. Y la pareja del matrimonio ideal era un padre del hombre hija del hermano. El matrimonio entre primos era, de alguna manera y aún se consideran normales en la cultura del  medio oriente. Un divorcio era entonces un gran trauma familiar, en el cual se encontraba la dinámica de honor y vergüenza.  Quizás, Jesús vio el dolor aún la violencia que podría resultar de familias rentadas, y está aquí exhortando a su audiencia que eviten esas circunstancias. La Iglesia no ha tomado las enseñanzas de Jesús literalmente. En realidad, este es uno de los menas directas y ambiguas enseñazas de Jesús y que nosotros no seguimos (otro, por ejemplo, es la instrucción de Jesús de que no debemos de jurar, vea Mateo, 5:33-37). La teología pastoral contemporánea ve las enseñanzas de Jesús en el Evangelio de hoy como un ideal, pero aceptamos que es un ideal que no siempre serán alcanzados, nosotros actuamos con compasión hacia aquellos que se divorcian.

Jesús además nos enseña que uno debe ser como un niño para entrar al reino del cielo. Algunos han interpretado este pasaje para significar que Jesús está diciendo que debemos ser sencillos en nuestra mente y obedientes como los niños. Una alternativa, una manera más madura de ver este texto es reconocer que los niños aceptan cada momento con un sentido de alegría, maravillándose, con inocencia y creyendo en lo bueno de la vida. Los niños se encuentran profundamente presentes en el momento, libres de ansiedad sobre el futuro, sin tener resentimiento sobre el pasado, disfrutando en paz y con alegría el momento. Quizás, Jesús nos esta invitando a una manera similar de ver el mundo – el lugar a donde el Reino de su Padre vendrá.

¿Cómo interpretas las enseñanzas de Jesús sobre el divorcio?

Debata las instrucciones de Jesús que uno debe recibir el Reino de Dios como si fuésemos niños ¿Qué significa esto para un adulo maduro de la Iglesia moderna?

Estudio de la Biblia. Propio 21 (Año B) – 30 de septiembre 2012

Moderador del debate: Brian Pinter, Seminario Teológico General

“La sal es buena; pero si deja de estar salada, ¿cómo podrán ustedes hacerla útil otra vez? Tengan sal en ustedes y vivan en paz unos con otros”. (Marcos 9:50).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Ester 7:1-6,9-10; 9: 20-22 y Salmo 124 (o Números 11:4-6, 10-16, 24-29 y Salmo 19: 7-14); Santiago 5:13-20; Marcos 9:38-50

Números 11:4-6, 10-16, 24-29

Lectura de hoy, tomada del libro de los Números entreteje tres temas : la frustración del pueblo ante la situación de vagar en el desierto con poco que comer, la frustración de Moisés ante las pesadas responsabilidades que se le han dado, y la independencia de la función profética del control sacerdotal . La vacilación tanto de  los israelitas como de Moisés en su confianza en la guía y protección de Dios es un tema que ha recibido una gran cantidad de reflexión. En mucha de la predicación y de la catequesis, tanto a Moisés como al pueblo se les ha presentado como ejemplos negativos, retratos de corazones divididos, carentes de confianza. (A Jesús, por su parte, se le caracteriza por ser el modelo de la fidelidad, en comparación con el infiel Israel). Pero podría ser útil el que se nos permitiera identificarnos por un momento con la gente y con Moisés. ¿No hay momentos en los que sacudimos los puños contra Dios, preguntando: “Por qué nos has hecho esto?”, O, “¿por qué has puesto esta carga sobre mí?” El que es espiritualmente maduro inevitablemente pasa por esos momentos. Al igual que Moisés, podríamos presentar esos sentimientos de agravio a Dios, reconociendo nuestro dolor, y esperando en la posibilidad de que Dios responda.

La sección final de esta lectura lidia con el don de la profecía. Los “ancianos” representan al liderazgo institucional. A algunos de estos líderes se les da el don de la profecía, pero no a todos. A otros dos hombres, Eldad y Medad, también se les dio el don de la profecía y lo estaban ejerciendo fuera del control del liderazgo. Moisés, en un acto de gran sabiduría, lo aprueba, con el deseo de que todo el pueblo de Dios pueda ser tan bendecido con este regalo. Este pasaje es una advertencia a todos los que ocupan posiciones de liderazgo en las iglesias institucionales, el Espíritu soplará donde  quiera, el Espíritu no puede estar y no estará limitado a las instituciones y a sus dirigentes. ¡No trate de obstruirlo!

¿Has tenido una experiencia similar a la de los antiguos israelitas, es decir, un momento que le ha conducido a quejarse de Dios, a cuestionar los caminos y planes de Dios? ¿Cómo superaste esa crisis espiritual?

¿Ves ejemplos modernos del don de profecía que se ejercen más allá de los confines de la religión institucional? A la inversa, ¿ves ejemplos de instituciones que tratan de amordazar a los profetas?

Salmo 19:7-14

La Ley, el tema de estos versículos del Salmo 19, fue vista por los israelitas como un don de Dios. Debido a que Dios los amaba tanto,  les enseñó a vivir una vida armoniosa y santa mediante la promulgación de la ley. Pero la ley de Dios incluía algo más que los 613 preceptos de la Torá. También incluía la sabiduría de Dios. El canon de los libros de la Sabiduría, incluía Proverbios, Job, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Sabiduría, el Eclesiástico, y eran reflexiones sobre la enseñanza de Dios revelada en el flujo y reflujo cotidiano de la vida. Cuando se cumplían, estas “leyes” conducían a la “buena vida”: la paz, la justicia, el genuino respeto al prójimo.

El salmista exalta la ley de una manera que implica más que el cumplimiento literal de sus preceptos. La obtención de la sabiduría también es subrayada (versículo 7), y la felicidad que se logra mediante el vivir el espíritu de la ley es dulce (versículo 10). El versículo 11 habla de una gran recompensa. Los cristianos contemporáneos puede que se sientan inclinados a ver en esto una visión simplista: como un juego de recompensa/castigo, es decir, la recompensa vendrá en la forma de la admisión al cielo. Pero en este momento de la religión israelita, la creencia en una vida futura no formaba parte de la imaginación religiosa. Si se obtuviera una recompensa, sería en esta vida. Y el premio por cumplir las leyes de la Sabiduría sería la plenitud de la vida aquí y ahora.

¿Cómo entiendes el concepto de la Ley de Dios? ¿Es algo más que decretos escritos? ¿Incluye la enseñanza de la Sabiduría discernida a través de la vida cotidiana? ¿Cómo podemos integrar esas dos concepciones de la ley: decretos escritos y la enseñanza de la Sabiduría?

¿Cómo interpretas el versículo 11: “al guardarlos se obtiene un grande galardón”? ¿Ves la recompensa en forma de un dividendo diferido que recibiremos en el cielo, o como la plenitud de la vida aquí y ahora? ¿Qué consecuencias, buenas y malas, podrían tener estas dos interpretaciones diferentes al tratar de vivir hoy como discípulos?

Santiago 5:13-20

Estos son los últimos versículos de la carta de Santiago, un texto atribuido al hermano de Jesús, escrito posiblemente hacia el año 60. Santiago exhorta a sus lectores a integrar su fe en todos los aspectos de sus vidas, y resistir a la tentación de que la fe quede reducida a la aceptación de teorías e ideas.

Los últimos pensamientos del autor tratan de la oración y del ritual. Observe la instrucción de Santiago de llamar a los ancianos para que oren por los enfermos, que usen el aceite en el nombre del Señor. Este ritual sin duda fue un precursor del sacramento de la unción. También observamos la enseñanza de Santiago de confesar nuestros pecados unos a otros, un posible prototipo de la confesión sacramental. Lo más significativo es que Santiago menciona la oración y el ritual. Uno podría argumentar que el enfermo debe orar directamente, y sólo al Señor por sanidad, y confesar los pecados solamente a Dios. Santiago reconoce la necesidad del contacto humano a través de gestos/acciones ritualizados, cosas que están rápidamente desapareciendo de nuestra cultura occidental contemporánea.

Santiago concluye subrayando su tema principal: la fe en acción. Los cristianos, según la enseñanza de Santiago, deben hacer algo más que escuchar la palabra. Deben actuar. La referencia del autor a la muerte en el versículo 20 no se refiere a la muerte física o a la condenación en la otra vida, sino más bien la separación de la comunidad. La fe en acción, entonces, es la fe de las obras para la edificación y la preservación de la comunidad. Aunque los miembros individuales de una comunidad puedan ser pecadores, el buen trabajo para mantener la unidad del grupo sirve para contrarrestar, para “cubrir una multitud de pecados” (v. 20).
¿Por qué las oraciones rituales y los gestos son importantes en la práctica de la fe cristiana?

En su experiencia, ¿cuándo estos rituales han sido especialmente significativos?

Marcos 9:38-50

El texto de este evangélico tiene el potencial de plantear serias preguntas a nuestras comunidades cristianas, preguntas que muy probablemente no tendrán respuestas claras. Después hacernos eco de la enseñanza y el ejemplo de Moisés, como hemos estudiado antes, es decir que la obra de Dios/Espíritu no siempre estará bajo el control institucional (o no bajo el control inmediato de Jesús y sus discípulos, en este contexto), Jesús emplea un antiguo dispositivo literario común para transmitir otra enseñanza, la metáfora del cuerpo. El cuerpo fue utilizado a menudo como símbolo de la comunidad (ver también 1 Cor. 12). Jesús está aquí abordando la cuestión de escándalo, si un miembro de la comunidad está llevando a otros por el mal camino, ese miembro debe ser removido antes de que todo el cuerpo sea dañado. El lenguaje de Jesús aquí es fuerte. El proverbio que utiliza acerca de la sal al concluir no es inocuo. La sal fue utilizada en el antiguo Cercano Oriente como catalizador para iniciar incendios. Está diciendo a su audiencia que utilicen a veces la confrontación. El versículo 50 podría interpretarse en el sentido de que los alborotadores debieran ser enfrentados para que la comunidad pueda tener paz. En el contexto de nuestras comunidades eclesiales modernas, luchamos por encontrar un equilibrio entre la protección de la integridad de la comunidad y ser compasivos con los descarriados, y también debemos ser conscientes de aquellos que abusan de la enseñanza de Jesús sobre cómo tratar a los miembros escandalosos.

¿Cómo vamos a abordar el tema del  “escándalo” en nuestras comunidades eclesiales?

¿Cómo podemos ser “sal”, como Jesús instruye, y ser compasivos hacia los demás?

Estudio de la Biblia. Propio 20 (Año B) – 23 de septiembre 2012

Moderadora del debate: Paula Toland, Seminario Teológico Episcopal

“Entonces Jesús se sentó, llamó a los doce y les dijo: ‘Si alguien quiere ser el primero, deberá ser el último de todos, y servirlos a todos’”. (Marcos 9:35).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Proverbios 31:10-31 y Salmo 1 (o Sabiduría 1:162:1, 12-22 o Jeremías 11:18-20 y Salmo 54); Santiago 3:13–4:3, 7-8a; Marcos 9:30-37

Proverbio 31:10-31

Este, para mí, es un pasaje desafiante. Es difícil ver mas allá de la reacción profunda de las suposiciones patriarcas sobre la vida de la mujer y del valor de estar conectada con su esposo –  y de esta manera la descripción de la “mujer capaz.”  Estas suposiciones se hubiesen esperado y aceptado cuando se escribieron los proverbios. Y sabemos que pasajes como estos continúan siendo usados para relegar a la mujer a un estatus de segundo clase alrededor del mundo.  Aunque sea tan difícil, les insto que miran mas allá, que lean más profundamente porque este pasaje dice mucho sobre la independencia de la mujer, su fuerza, su destreza, y su habilidad  para tomar opciones que le presenta la vida para ella, su familia y para los pobres y necesitados. Aunque la mujer es vulnerable en la sociedad, ella es revestida de fuerza y dignidad y es reconocida por hablar con sabiduría y amabilidad. Al leer este pasaje más profundamente, me imagino a la “mujer capaz” en conversación con Dios a quien ella teme, informándole a Dios que ella hace el mejor uso de los talentos que Dios le ha dado mientras mantiene ligeramente las suposiciones y expectaciones de la sociedad, y  “sonriendo a los tiempos venideros” cuando la visión de Dios sea una realidad para todos.

¿Encuentra usted posible y valioso revisar profundamente estos pasajes bíblicos que retan su teología y la visión del mundo, quizás especialmente con estos pasajes que han sido utilizados para mantenerlo en silencio? ¿Está usted dispuesto a enfocarse en la sabiduría y visión del Reino de Dios que le permitan enfrentar los retos ligeramente?

¿En qué punto de su vida usted es retado a ver mas allá de lo que ve primero de lo más profundo? ¿Es con una persona en particular o con un grupo de personas? ¿Es con una teología en particular, con una visión del mundo, una postura política? ¿Esta usted dispuesto a ver algo positivo al mirar más profundamente?

Salmo 1

El Salmo 1 nos dice que aquellos que dependen de Dios serán fructíferos. Cuando nos enfocamos en la voluntad de Dios, en ese centro esencial de donde sacamos nuestras fuerzas y habilidad, nosotros prosperaremos. Cuando permitimos que la voluntad humana– “el consejo del perverso” o “la manera de los pecadores” o que una “actitud despreciativa”  – sea la fuente de nuestros valores y acciones, perdemos nuestra habilidad de vivir justamente, de acuerdo a la voluntad de Dios. Nosotros nos separamos de Dios. Esta separación nos lleva a una profunda infelicidad que puede ser caracterizada como desesperación o desesperanza. Como cristianos, nosotros entendemos que la voluntad de Dios, el deseo de Dios de tener una relación de vida con nosotros, es transformativa, que nos conllevan a la esperanza y felicidad. Con la esperanza y felicidad nosotros podemos vivir los talentos únicos que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros en maneras que sean fructíferas y que nos permitan prosperar en el Reino de Dios.

¿En que áreas de su vida usted considera que es menos fructífero? ¿Son estas áreas donde usted encuentra que es más difícil seguir la voluntad de Dios?

¿Que implicaría que usted deje la voluntad humana y los deseos, y permita que la voluntad de Dios sea el centro de esa parte de su vida?

Santiago 3:13-4:3, 7-8a

La epístola de Santiago continúa el tema de depender de Dios en todo lo que somos y hacemos. Santiago extiende las ideas de la voluntad de Dios y la sabiduría más allá de la persona y de las relaciones en la comunidad. De casi la misma manera esa dependencia en la voluntad humana nos lleva a separarnos de Dios y a la desesperación y desesperanza para la persona, al depender de la sabiduría “de la tierra, que no son espirituales y son demoníacas” la cual conlleva a discordias en al comunidad.

Nosotros resultamos incapacitados para vivir en paz con los demás debido a que nos centramos en cosas donde nos sentimos despreciados o marginados. Cuando nos enfocamos en esto no podemos ver lo que Dios no ha dado y lo que esto está haciendo de nosotros. Es así que ya nos consideramos bendecidos de ser creados a la imagen y semejanza de Dios, como cada uno de nosotros es, y ansiamos esas cosas que no son nacidas del amor puro que es el amor de Dios en la creación. Perdemos la visión de nosotros en Dios. Perdemos nuestra habilidad de preguntar de Dios, de la voluntad de Dios para nosotros y empezamos a ser vulnerables a la perversidad y al pecado. Santiago nos dice que nos sometamos a Dios, para ser vulnerables a la experiencia completa de la voluntad de Dios en nuestras vidas, ya que en esa vulnerabilidad nosotros vamos a tener una experiencia en la gracia y misericordia de Dios.

¿Si usted piensa sobre los áreas de su vida donde existe discordia y conflicto, son esas áreas donde usted siente que ha sido despreciado o marginado de alguna manera? ¿Son esas áreas donde se siente vulnerable a otra persona?

¿En qué áreas de su vida es más fácil experimentar y reconocer la gracia y misericordia de Dios? ¿Usted diría que en esas áreas usted ha permitido ser más vulnerable a Dios?

¿Hay alguna área de su vida donde a usted le gustaría ser más vulnerable, o estar más cerca a Dios para poder sentir la presencia de Dios completamente en su vida?

Marcos 9:30-37

En el Evangelio de Marcos, Jesús les dice a sus discípulos lo que es ser vulnerable. Jesús habla sobre su disposición para ser vulnerable a la perversidad humana que lo crucificaría debido a su disposición al amor puro de Dios, a experimentar completamente la gracia y misericordia de Dios. Los discípulos están confundidos, ellos discuten entre ellos sobre quien es el mejor, sin darse cuenta lo que Jesús dice en su mensaje. Ellos quieren ser reconocidos como grandes en términos humanos, cuando el regalo real es ser reconocido como creación de Dios y en los términos de Dios. En un ejemplo que puede ser confuso para aquellos de nosotros que vivimos en una sociedad y cultura donde los niños son amados y cuidados, Jesús cita el ejemplo de un niño como la personificación de vulnerabilidad recta. En la época de Jesús apenas se hubiera notado a un niño y además apenas pudiera haber sido la prioridad recipiente de los recursos de la comunidad debido a que un niño tiene poco o nada de valor económico, y aún menos voz. Jesús dice a sus discípulos y a nosotros que Dios nos ve completamente en nuestra vulnerabilidad. Cuando reconocemos eso de nosotros y de cada uno de nosotros, entonces experimentamos la presencia de Dios de una manera mas profunda en nuestras vidas.

¿En que áreas de su vida usted lucha por ser visto, oído y reconocido? ¿Son esas áreas donde se pudiera sentir diferente con respecto usted y al mundo si se centra en dejarse llevar como un niño ante Dios?

¿En que áreas de su vida es usted mejor y más vulnerable ante Dios y está conciente de la presencia, gracia y misericordia de Dios? ¿Qué es lo que tienen esas áreas de su vida que hace que eso sea posible? ¿Hay algo que ocurre en esas áreas de su vida que haga que pueda repetir en esas áreas de lucha?

Estudio de la Biblia. Propio 19 (Año B) – 16 de septiembre 2012

Moderadora del debate: Jeannie Babb, Sewanee.

“Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda la vida por causa mía y por aceptar el evangelio, la salvará. ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde la vida?” (Marcos 8:35-36).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Proverbios 1:20-33 y Salmo 19 (o Sabiduría 7:26–8:1 o Isaías 50:4-9a y Salmo 116:1-9); Santiago 3:1-12; Marcos 8:27-38.

Proverbios 1:20-33

En este poema, la sabiduría está personificada como una mujer profeta que predica en las calles. Su mensaje no se entrega a puertas cerradas o es reservado para un rey o una persona privilegiada, sino que se ofrece públicamente a todos. De esa manera su mensaje se presenta como el sentido común, no como un conocimiento especial revelado sólo a unos pocos. De hecho, la voz de la sabiduría es tan fuerte y tan clara que quien la rechaza deberá hacerlo conscientemente.

La Sofía (sabiduría personificada) es más que un recurso poético para la instrucción. Ella aparece en los Proverbios, en la Sabiduría de Salomón y en los Evangelios. Su flexibilidad a través de los tiempos da testimonio de tener seguidores. En algunas tradiciones se la asoció con el Espíritu Santo. Algunos estudiosos afirman que Q 7,31-35 (reflejado en Mateo 11.16-19 y Lucas 7,31-35) presentan a Jesús y Juan el Bautista como profetas de la Sofia. En el siglo II, los cristianos gnósticos consideraron la Sofia como parte de la divinidad.

El poema describe a la sabiduría riéndose de aquellos que no escuchan la instrucción. La imagen de la persona presa del pánico que clama en vano es poderosa, tal vez nos recuerda nuestra propia sensación de frustración con los amigos que vienen clamando por consuelo y consejo después de no haber seguido un buen consejo. La burla de los caídos es tan dura, que puede ser una razón por la que preferimos reducir la Sofía a una metáfora en lugar de entenderla como Dios.

Sabiduría de Salomón 7:26-8:1

Este pasaje es parte de un discurso protréptico más amplio (una forma griega de exhortación didáctica que promueve una cierta filosofía o estilo de vida) que exalta las virtudes de la Sofía, la sabiduría divina de Dios. El poema más largo la describe como el aliento del poder divino que penetra y se extiende por el mundo entero. El uso de palabras como “emanación” en el versículo 25 parece gnóstico, pero la influencia puede correr en la otra dirección. El libro de la Sabiduría de Salomón fue escrito probablemente antes de finales del primer siglo; el surgir de la gnosis (o su divergencia con lo que hoy llamamos cristianismo ortodoxo) se coloca generalmente a principios del siglo II.

La selección del leccionario de hoy es un poco más fácil para los trinitarios de aceptar que el poema completo, ya que esta pieza describe la sabiduría como un reflejo de la bondad de Dios, entrando en “todos los espíritus que son inteligentes, puros y totalmente sutiles” para que sean profetas y amigos de Dios. En este pasaje, la sabiduría puede ser entendida como una manifestación del Espíritu Santo, entrando en los seres humanos para hacerlos santos.

Santiago 3:1-12

En una época de fragmentos de sonido, YouTubes y meteduras de pata, la advertencia de Santiago de controlar la lengua es más relevante que nunca. Una palabra hablada nunca se puede recuperar. Hay carreras que se han arruinado, elecciones políticas que se han perdido, e iglesias que se han dividido por palabras mal elegidas. Alguien ha dicho que en política decir: “Me he equivocado al hablar” es en realidad un eufemismo de: “Vaya, he dicho algo que la gente realmente ha entendido”. Pero a menudo los líderes religiosos y seculares por igual se lamentan haber dicho algo que podrían haber dicho mejor si hubieran sido más cuidadosos al elegir las palabras, o que adquiere un significado nuevo fuera de su contexto.

Tenga en cuenta que Santiago establece una contradicción directa entre aquellos que, creados a imagen de Dios, bendicen y maldicen a Dios. Cualquiera puede pronunciar palabras piadosas y de Dios, nuestra verdadera naturaleza se manifiesta no en la manera de hablar de Dios, sino en la forma en que tratamos a nuestros prójimos.

Mientras que Santiago insta a la perfección, reconoce que todo el mundo comete errores, especialmente al escoger las palabras. Las palabras tienen un gran poder, para bien y para mal. Él sugiere que el control de la lengua es un camino hacia la disciplina en otras áreas de la vida.

En una sociedad que utiliza las píldoras y otros productos para soluciones rápidas, ¿en qué disciplinas todavía nos ocupamos? ¿Cómo puede uno practicar el control de la lengua?

Marcos 8:27-38

Siempre me ha gustado este pasaje, porque revela el espectro de la humanidad y la divinidad de Jesús. Su primera preocupación suena tan humana, pero rápidamente pasa a la divina y escatológica. “¿Qué piensa la gente de mí?” quiere saber. “¿Qué están diciendo?”. La mayoría de nosotros queremos saber, o tal vez tenemos miedo de saber lo que la gente piensa de nosotros. Aquellos que proclaman que no les importa lo que otros piensen traicionan su herida pasada, dejando al descubierto lo mucho que les importa. Aunque Jesús usa la cuestión como un punto de partida para una discusión, uno casi puede oír un tono muy humano de inseguridad.

Cuando sus discípulos responden en términos positivos – que la gente piensa que él es Elías o Juan el Bautista o uno de los profetas – Jesús les responde con esta pregunta, “¿Quién decís que soy yo?”. Este es el punto crucial del pasaje, no sólo la confesión de Pedro de que Jesús es el Mesías, sino la descripción inmediata de lo que significa ser el mesías, junto con el reproche sorprendente que demuestra la importancia de este entendimiento. Jesús será el Mesías que sufre, Jesús ha venido como un mártir, no como un vencedor. Los versos que siguen preparan a los discípulos para la realidad de que ellos también deben estar dispuestos a sufrir y a morir. Los marcados contrasentidos que siguen (morir para vivir, perder para ganar) servirían para galvanizar a la joven iglesia cuando se enfrentaba a la persecución.

Estos pasajes fueron escritos por creyentes para quienes el llamado a “tomar su cruz” era literal. Seguir a Cristo es una manera segura de ser excluidos socialmente, como mínimo, y podría muy bien conducir al martirio real. Considere lo que significaba, en esa cultura, avergonzarse de Cristo. Considere también cómo se usa la frase en la cultura popular de hoy en día, en un país donde el cristianismo es la religión dominante. ¿Cómo ha cambiado la connotación con el tiempo? Por ejemplo, ¿cómo podría un cristiano del primer siglo reaccionar a una cadena colocada en Facebook amonestando a los usuarios a volver a publicar una foto de Cristo con una declaración de estar avergonzados de Jesús?