Archives for March 2002

Estudio de la Biblia. Quinto domingo de Cuaresma (Año B) – 25 de marzo 2012.

Moderadora del debate: Elizabeth Ewing, el Seminario Teológico de Virginia

“Jesús les dijo entonces: ‘Ha llegado la hora en que el Hijo del hombre va a ser glorificado. Les aseguro que si el grano de trigo al caer en tierra no muere, queda él solo; pero si muere, da abundante cosecha. El que ama su vida, la perderá; pero el que desprecia su vida en este mundo, la conservará para la vida eterna’”. (Juan 12:23-25).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Jeremías 31:31-34; Salmo 51:1-12 o Salmo 119:9-16; Hebreos 5:5-10; Juan 12:20-33
(Haga clic en el enlace para saltar a la página de cada lectura).
___________________________
Jeremías 31:31-34

31 El Señor afirma: «Vendrá un día en que haré una nueva alianza con Israel y con Judá.
32 Esta alianza no será como la que hice con sus antepasados, cuando los tomé de la mano para sacarlos de Egipto; porque ellos quebrantaron mi alianza, a pesar de que yo era su dueño. Yo, el Señor, lo afirmo.
33 Ésta será la alianza que haré con Israel en aquel tiempo: Pondré mi ley en su corazón y la escribiré en su mente. Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Yo, el Señor, lo afirmo.
34 Ya no será necesario que unos a otros, amigos y parientes, tengan que instruirse para que me conozcan, porque todos, desde el más grande hasta el más pequeño, me conocerán. Yo les perdonaré su maldad y no me acordaré más de sus pecados. Yo, el Señor, lo afirmo.»

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Elizabeth Ewing, el seminarista de esta semana dijo:

Jeremías ofrece esta visión de esperanza para el futuro después de que el templo de Jerusalén fuera destruido, el rey de Judá fuera deportado, y muchos de los israelitas estén en el exilio en Babilonia. ¿Es este juicio el fin del pueblo desobediente de Dios? ¿Cuál es su futuro? Los cristianos a menudo interpretan esto como una profecía de la venida de Jesús, pero incluso ahora no estamos viviendo en un mundo sin pecado, y es difícil imaginar que todos y cada uno de nosotros conoce a Dios. ¿Está la ley de Dios escrita en nuestros corazones? Jeremías ofrece una visión del reino de Dios, y cómo aprendemos de Jesucristo que el reino de Dios está aquí y está por venir. La visión de Jeremías trata del amor de Dios y de la relación de Dios con nosotros. Dios habita en nuestros corazones. A través del estudio, la oración, la adoración, los sacramentos, y la Biblia, nos acercamos más a conocer el amor y la gracia de Jesucristo. A medida que Cristo entra en nuestros corazones, podemos tratar de vivir con la libertad del amor de Cristo en la visión de la nueva alianza.

¿Qué señales ves del reino ahora?

¿De qué manera está la ley de Dios escrita en tu corazón?

¿Qué significa la visión de Jeremías para ti? ¿Cómo ve ese futuro?

___________________________
Salmo 51:1-12

1 Ten misericordia de mí, oh Dios,
conforme a tu bondad;
conforme a tu inmensa compasión borra mis rebeliones.
2 Lávame más y más de mi maldad,
y límpiame de mi pecado;
3 Porque reconozco mis rebeliones,
y mi pecado está siempre delante de mí.
4 Contra ti, contra ti sólo he pecado,
y he hecho lo malo delante de tus ojos.
5 Por tanto eres reconocido justo en tu sentencia,
y tenido por puro en tu juicio.
6 He aquí, he sido malo desde mi nacimiento,
pecador desde el vientre de mi madre;
7 Porque he aquí, amas la verdad más que la astucia o
el saber oculto;
por tanto, enséñame sabiduría.
8 Límpiame de mi pecado, y seré puro;
lávame, y seré más blanco que la nieve.
9 Hazme oír canciones de gozo y alegría,
y se regocijará el cuerpo que has abatido.
10 Esconde tu rostro de mis pecados,
y borra todas mis maldades.
11 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
y renueva un espíritu firme dentro de mí.
12 No me eches de tu presencia,
y no quites de mí tu santo Espíritu.

(El Libro de Oración Común, p. 553)

Elizabeth Ewing, el seminarista de esta semana dijo:

Este salmo es una confesión litúrgica. El salmista confiesa: “contra ti solo he pecado” (v. 4) y pide a Dios que lo haga puro. Este versículo se hace eco de David en 2 Samuel 12:13 cuando confiesa su pecado en la saga de Betsabé. El versículo 7 del Salmo 51 muestra que Dios llega y toca lo profundo del ser del salmista y le imparte sabiduría para ayudarle a  reconocer el mal que ha hecho. Al igual que David, el salmista se ha quedado corto, pero ha vuelto a Dios y Dios está ahí para ayudar al pecador a ver su pecado, y entonces Dios limpia para restablecer la relación. Primero oriéntate a ti mismo hacia Dios, y entonces la adoración y el sacrificio producen el efecto correcto. Este es un salmo de alabanza y de la misericordia de Dios. La devoción diaria de  la mañana del Libro de Oración Común comienza con los versículos 11-13 de este salmo: “Crea en mí un corazón limpio, oh Dios, y renueva un espíritu recto dentro de mí, no me eches de tu presencia y no apartes tu Santo Espíritu de mí, dame de nuevo la alegría de tu salvación y sostenme con tu noble Espíritu”.

¿Es importante es la confesión personal del pecado para la restauración de una relación correcta con Dios?

¿Cómo ha tocado Dios tu corazón para ayudarte a ver la verdad?

¿De qué manera el Espíritu de Dios te sostiene?

Trata de decir los versículos 11-13 cada mañana durante una semana y ve lo que sientes.

___________________________

Salmo 119:9-16

9 ¿Cómo limpiará el joven su camino?
Guardando tu palabra.
10 Con todo el corazón te busco;
no dejes que me desvíe de tus mandamientos.
11 En mi corazón atesoro tu promesa,
a fin de no pecar contra ti.
12 Bendito eres tú, oh Señor;
enséñame tus estatutos.
13 Con mis labios contaré
todos los juicios de tu boca.
14 Me he gozado más en el camino de tus decretos,
que en toda riqueza.
15 En tus mandamientos meditaré;
me fijaré en tus caminos.
16 Me regocijo en tus estatutos;
no me olvidaré de tus palabras.

(El Libro de Oración Común, p. 656)

___________________________

Hebreos 5:5-10

5 De la misma manera, Cristo no se nombró Sumo sacerdote a sí mismo, sino que Dios le dio ese honor, pues él fue quien le dijo:
«Tú eres mi hijo;
yo te he engendrado hoy.»
6 Y también le dijo en otra parte de las Escrituras:
«Tú eres sacerdote para siempre,
de la misma clase que Melquisedec.»

7 Mientras Cristo estuvo viviendo aquí en el mundo, con voz fuerte y muchas lágrimas oró y suplicó a Dios, que tenía poder para librarlo de la muerte; y por su obediencia, Dios lo escuchó.
8 Así que Cristo, a pesar de ser Hijo, sufriendo aprendió lo que es la obediencia;
9 y al perfeccionarse de esa manera, llegó a ser fuente de salvación eterna para todos los que lo obedecen,
10 y Dios lo nombró Sumo sacerdote de la misma clase que Melquisedec.

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Elizabeth Ewing, el seminarista de esta semana dijo:

Estos versos describen una de las tres funciones esenciales que el escritor de la carta a los Hebreos ve sobre todo en Jesucristo: profeta, sacerdote y rey. Como sacerdote, Jesús es el ejecutor del sacrificio y la víctima. Ningún otro podría restaurarnos a Dios. El sacerdocio es el punto de la reconciliación entre Dios y el pueblo de Dios. Jesús (no se autonombró) sino que fue llamado por Dios al igual que lo fue Melquisedec (Génesis 14). Hebreos cita el Salmo 110: 4 “Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec”. Jesús es fiel en su sufrimiento. Ante el sufrimiento, hay que mirar a Jesús y su superioridad como Sacerdote y su misericordia por la humanidad. Lo que la vida nos trae no es el fin, y no estamos solos. Estos versos provienen de una comunidad que trata de dar sentido a la vida de Jesús, a la muerte y a la resurrección y lo que significa para ellos a medida que avanzan y siguen a Jesús. Tienen el propósito de animarnos en nuestra fidelidad a Dios como Jesús mostró fidelidad, y de consolarnos, porque tenemos a Jesús como sacerdote misericordioso que es mediador nuestro en nombre con Dios.

¿Qué significa para usted tener a Jesucristo como mediador entre Dios en su santidad trascendente y nosotros?

¿Cómo Jesús en cuanto sacerdote te anima o consuela como seguidor de Cristo?

___________________________
Juan 12:20-33

20 Entre la gente que había ido a Jerusalén a adorar durante la fiesta, había algunos griegos.
21 Éstos se acercaron a Felipe, que era de Betsaida, un pueblo de Galilea, y le rogaron:
—Señor, queremos ver a Jesús.
22 Felipe fue y se lo dijo a Andrés, y los dos fueron a contárselo a Jesús.
23 Jesús les dijo entonces:
—Ha llegado la hora en que el Hijo del hombre va a ser glorificado.
24 Les aseguro que si el grano de trigo al caer en tierra no muere, queda él solo; pero si muere, da abundante cosecha.
25 El que ama su vida, la perderá; pero el que desprecia su vida en este mundo, la conservará para la vida eterna.
26 Si alguno quiere servirme, que me siga; y donde yo esté, allí estará también el que me sirva. Si alguno me sirve, mi Padre lo honrará.

27 »¡Siento en este momento una angustia terrible! ¿Y qué voy a decir? ¿Diré: “Padre, líbrame de esta angustia”? ¡Pero precisamente para esto he venido!
28 Padre, glorifica tu nombre.
Entonces se oyó una voz del cielo, que decía: «Ya lo he glorificado, y lo voy a glorificar otra vez.»
29 La gente que estaba allí escuchando, decía que había sido un trueno; pero algunos afirmaban:
—Un ángel le ha hablado.
30 Jesús les dijo:
—No fue por mí por quien se oyó esta voz, sino por ustedes.
31 Éste es el momento en que el mundo va a ser juzgado, y ahora será expulsado el que manda en este mundo.
32 Pero cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo.
33 Con esto daba a entender de qué forma había de morir.

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Elizabeth Ewing, el seminarista de esta semana dijo:

La visita de los griegos inicia la discusión de Jesús sobre su muerte inminente. En el Evangelio de Juan los que están fuera de la comunidad a menudo reconocen a Jesús, como lo hará Pilato cuando Jesús esté ante él. Qué ironía que la crucifixión y la glorificación de Dios sean una y la misma cosa, pero lo son. Estos versículos enfatizan el valor de la obediencia a Dios y su calidad de dar vida. Jesús no se resiste al cumplimiento de la “hora” que ha llegado. Ha llegado la hora para que Jesús tome el sufrimiento humano, el pecado y el mal y se ofrezca a sí mismo hasta la muerte. Esto no es fácil para que los discípulos de Jesús lo entiendan, ni tampoco nos es fácil a nosotros hacerlo. Jesús nos llama a acudir a él cuando atrae a todos hacia él desde la cruz. En la obra salvadora de Jesús hemos sido salvados, y siguiendo a Jesús podemos participar en el amor de Dios y en el poder salvífico hacia este mundo. Jesús nos atrae hacia él. Nos pide que le sigamos y nos convirtamos en siervos de Dios, como él es siervo. El aferrarse a esta vida no da vida, abandonarlo todo por amor a Dios y el amor de Dios para la humanidad es el camino de la vida eterna.

¿A dónde ves que Jesús te lleva?

¿De qué manera podría el  “odiar” a esta vida ser tu salvación?

¿Qué miedos o placeres de la vida pueden ser un obstáculo para seguir a Jesús?

Estudio de la Biblia. Cuarto domingo de Cuaresma (Año B) – 18 de marzo 2012.

Moderadora del debate: Paula Toland, el Seminario Teológico Episcopal

“Pues Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna”. (Juan 3:16).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Números 21:4-9 ; Salmo 107:1-3, 17-22 ; Efesios 2:1-10 ; Juan 3:14-21
(Haga clic en el enlace para saltar a la página de cada lectura).
___________________________
Números 21:4-9

4 Los israelitas salieron del monte Hor en dirección al Mar Rojo, dando un rodeo para no pasar por el territorio de Edom. En el camino, la gente perdió la paciencia
5 y empezó a hablar contra Dios y contra Moisés. Decían:
—¿Para qué nos sacaron ustedes de Egipto? ¿Para hacernos morir en el desierto? No tenemos ni agua ni comida. ¡Ya estamos cansados de esta comida miserable!

6 El Señor les envió serpientes venenosas, que los mordieron, y muchos israelitas murieron.
7 Entonces fueron a donde estaba Moisés y le dijeron:
—¡Hemos pecado al hablar contra el Señor y contra ti! ¡Pídele al Señor que aleje de nosotros las serpientes!
Moisés pidió al Señor que perdonara a los israelitas,
8 y el Señor le dijo:
—Hazte una serpiente como ésas, y ponla en el asta de una bandera. Cuando alguien sea mordido por una serpiente, que mire hacia la serpiente del asta, y se salvará.
9 Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso en el asta de una bandera, y cuando alguien era mordido por una serpiente, miraba a la serpiente de bronce y se salvaba.

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Paula Toland, el seminarista de esta semana dijo:

Para Moisés y su comunidad, las serpientes representaban tanto una amenaza para la vida física de la gente que tenía la mala suerte de ser mordida y, si aceptamos su forma de pensar que Dios enviaba a las serpientes venenosas, como una retribución divina por su falta de fe que Dios proveería como había prometido. Sin embargo, eran también para la gente una señal de que tenían que arrepentirse y enmendar sus vidas, por ello pidieron a Moisés que interviniera por ellos, el Señor respondió con un consejo muy práctico, y la serpiente de bronce se convirtió en una fuente de salvación

El pueblo fue redimido, transformado por su arrepentimiento y volvió a tener fe en Dios y en las promesas de Dios. Para nosotros, en este tiempo de Cuaresma, puede que tengamos la suerte de evitar encuentros con serpientes vivas. Sin embargo, podemos encontrar esas serpientes figurativas que son los lugares a los que volvemos para evitar el trabajo duro y el malestar que la fe en Dios a veces conlleva. O tal vez no pensemos en recurrir a esos lugares, pero dejamos que otras cosas nos arrastren y nos distraigan de nuestra vida de fe. En cualquier caso, Moisés y su comunidad pueden ser el modelo para nosotros de cómo volver a la vida en y con Dios.

¿Hay lugares en tu vida a donde vas para evitar el trabajo duro que a veces implica una vida fiel?

¿Hay cosas en tu vida que estás dispuesto a renunciar o evitar a fin de mantenerte centrado en tu bienestar espiritual y ser salvo?

¿Estás dispuesto a humillarte para pedir ayuda, arrepentirte, ser redimido y vivir una vida transformada?

___________________________
Salmo 107:1-3, 17-22

1 Den gracias al Señor, porque es bueno,
porque para siempre es su misericordia.
2 Proclamen los redimidos del Señor
que él los redimió de la mano del enemigo.
3 El los recogió de entre todos los países,
del oriente y del occidente,
del norte y del sur.

17 Algunos fueron insensatos y se rebelaron;
por sus iniquidades fueron afligidos.
18 Aborrecieron todo alimento,
y llegaron hasta las puertas de la muerte.
640 Salmo 107
19 Entonces clamaron al Señor en su angustia,
y los libró de su aflicción.
20 Envió su palabra y los sanó;
los libró del sepulcro.
21 Que den gracias al Señor por su misericordia,
y las maravillas que hace por sus hijos.
22 Que ofrezcan sacrificios de alabanza,
y publiquen sus obras con júbilo.

(El Libro de Oración Común, pp. 638-640)

Paula Toland, el seminarista de esta semana dijo:

El salmo 107 casi parece la siguiente parte lógica del relato de Moisés y de su comunidad, aunque sabemos que este no es realmente el caso. El salmo, sin embargo, continua con el tema del alejamiento de la fe en Dios, quien en este salmo es presentado desde el principio como bueno y misericordioso, el Dios que crea la comunidad desde los cuatro confines de la tierra. A diferencia de la comunidad de Moisés, esta gente no culpa a Dios por sus problemas. Y al igual que la comunidad de Moisés, esta gente reconoce su necesidad de recurrir a Dios para ser liberados de su angustia, y pide salvación y novedad de vida. Luego se enfrentan al reto de dar gracias por la misericordia y la atención de Dios, gracias que se han de dar en voz alta y con alegría.

¿Cómo te sientes acerca de Dios en momentos de dificultad? ¿Es un Dios bueno y misericordioso o castigador?

¿Estas dispuesto y puedes dar gracias a Dios con “gritos de alegría”?

___________________________
Efesios 2:1-10

1 Antes ustedes estaban muertos a causa de las maldades y pecados
2 en que vivían, pues seguían los criterios de este mundo y hacían la voluntad de aquel espíritu que domina en el aire y que anima a los que desobedecen a Dios.
3 De esa manera vivíamos también todos nosotros en otro tiempo, siguiendo nuestros malos deseos y cumpliendo los caprichos de nuestra naturaleza pecadora y de nuestros pensamientos. A causa de eso, merecíamos con toda razón el terrible castigo de Dios, igual que los demás.
4 Pero Dios es tan misericordioso y nos amó con un amor tan grande,
5 que nos dio vida juntamente con Cristo cuando todavía estábamos muertos a causa de nuestros pecados. Por la bondad de Dios han recibido ustedes la salvación.
6 Y en unión con Cristo Jesús nos resucitó, y nos hizo sentar con él en el cielo.
7 Hizo esto para demostrar en los tiempos futuros su generosidad y su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.
8 Pues por la bondad de Dios han recibido ustedes la salvación por medio de la fe. No es esto algo que ustedes mismos hayan conseguido, sino que es un don de Dios.
9 No es el resultado de las propias acciones, de modo que nadie puede gloriarse de nada;
10 pues es Dios quien nos ha hecho; él nos ha creado en Cristo Jesús para que hagamos buenas obras, siguiendo el camino que él nos había preparado de antemano.

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Paula Toland, el seminarista de esta semana dijo:

San Pablo acentúa el tema del pecado y la desobediencia y su impacto negativo en nuestras vidas. Compara nuestra naturaleza humana pecaminosa a la muerte. El vivir nuestra humanidad en este mundo equivalente a la muerte. Este pasaje desafía mi comprensión de la bondad de Dios inherente en toda la creación, incluyéndonos a nosotros mismos encarnados. Y sin embargo, reconozco y aprecio la sabiduría de estas palabras, porque si vivimos solo para este mundo como si este mundo fuera todo lo que hay, realmente perdemos la plenitud de nuestras vidas. Tenemos la suerte de ser creados, alimentados y sostenidos por el amor incondicional de Dios hacia nosotros, que se manifiesta en nuestras vidas a través de la gracia insondable de Dios. Cuando reconocemos esa realidad, cuando elegimos vivir vidas de fe con una conciencia de que nuestra vida física es sólo una parte de nuestra historia como creación de Dios, tenemos el privilegio de ver las riquezas “inconmensurables de la gracia [de Dios] en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús”. A veces es difícil vivir con este conocimiento, ya que significa que no llegamos a tomar el crédito de ser amados como personas fieles a causa de nuestras buenas obras.

¿Eres capaz de vivir tu vida plenamente en este mundo con el conocimiento de que esto es sólo una parte de tu historia como criatura de Dios?

¿Eres capaz de reconocer que la novedad de vida que experimentamos a través de Jesucristo no es debido a lo que hemos hecho, sino por quién es Dios?

___________________________
Juan 3:14-21

14 Y así como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así también el Hijo del hombre tiene que ser levantado,
15 para que todo el que cree en él tenga vida eterna.
16 »Pues Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna.
17 Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él.

18 »El que cree en el Hijo de Dios, no está condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado por no creer en el Hijo único de Dios.
19 Los que no creen, ya han sido condenados, pues, como hacían cosas malas, cuando la luz vino al mundo prefirieron la oscuridad a la luz.
20 Todos los que hacen lo malo odian la luz, y no se acercan a ella para que no se descubra lo que están haciendo.
21 Pero los que viven de acuerdo con la verdad, se acercan a la luz para que se vea que todo lo hacen de acuerdo con la voluntad de Dios.

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Paula Toland, el seminarista de esta semana dijo:

Este pasaje de Juan nos lleva al punto de partida del pasaje de Números, e introduce las metáforas maravillosas de la oscuridad y de la luz. Aunque el versículo16 es uno de los versos más conocidos y citados en el Nuevo Testamento, tiene mucha más profundidad y expansión cuando se le yuxtapone a la narrativa de Moisés acerca de las serpientes y al pasaje de Efesios acerca de la gracia, no por las obras. Las dimensiones añadidas a este pasaje: que en el mundo hay tanto oscuridad como luz, la luz encarnada a través del don de Dios, de su Hijo para salvar al mundo, y que haciendo lo que es verdadero significa hacer lo que está en Dios, abre tantas posibilidades para encarnar ese famoso versículo en el mundo de una manera que es radicalmente de bienvenida y vivificante. Sugiere que no basta con decir que uno es creyente porque la verdadera creencia tiene algo que ver con nuestras obras. Parece que nos reta a presentarnos a nosotros mismos y nuestras obras en la luz, para ser testigos de haber “sido creados por Dios”.

¿Cuáles son los lugares oscuros de tu vida, lugares que quieres mantener ocultos a ti mismo y a los demás? ¿A  Dios?

¿Estás dispuesto a tratar de hacer los cambios que hagan que las palabras que profesas sobre la vida eterna en Dios a través de Jesús estén en consonancia con tus obras en la vida diaria?

Estudio de la Biblia. Tercer domingo de Cuaresma (Año B) – 11 de marzo 2012.

Moderadora del debate: Jane Burkett, el Seminario Teológico de Nashotah House

“Y encontró en el templo a los vendedores de novillos, ovejas y palomas, y a los que estaban sentados en los puestos donde se le cambiaba el dinero a la gente. Al verlo, Jesús tomó unas cuerdas, se hizo un látigo y los echó a todos del templo, junto con sus ovejas y sus novillos. A los que cambiaban dinero les arrojó las monedas al suelo y les volcó las mesas. A los vendedores de palomas les dijo: ‘¡Saquen esto de aquí! ¡No hagan un mercado de la casa de mi Padre!’” (Juan 2:14-16).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Éxodo 20:1-17; Salmo 19; 1 Corintios 1:18-25; Juan 2:13-22
(Haga clic en el enlace para saltar a la página de cada lectura).
___________________________
Éxodo 20:1-17

1 Dios habló, y dijo todas estas palabras:
2 «Yo soy el Señor tu Dios, que te sacó de Egipto, donde eras esclavo.
3 »No tengas otros dioses aparte de mí.
4 »No te hagas ningún ídolo ni figura de lo que hay arriba en el cielo, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en el mar debajo de la tierra.
5 No te inclines delante de ellos ni les rindas culto, porque yo soy el Señor tu Dios, Dios celoso que castiga la maldad de los padres que me odian, en sus hijos, nietos y bisnietos;
6 pero que trato con amor por mil generaciones a los que me aman y cumplen mis mandamientos.
7 »No hagas mal uso del nombre del Señor tu Dios, pues él no dejará sin castigo al que use mal su nombre.
8 »Acuérdate del sábado, para consagrarlo al Señor.
9 Trabaja seis días y haz en ellos todo lo que tengas que hacer,
10 pero el séptimo día es de reposo consagrado al Señor tu Dios. No hagas ningún trabajo en ese día, ni tampoco tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tus animales, ni el extranjero que viva contigo.
11 Porque el Señor hizo en seis días el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y descansó el día séptimo. Por eso el Señor bendijo el sábado y lo declaró día sagrado.
12 »Honra a tu padre y a tu madre, para que vivas una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios.
13 »No mates.
14 »No cometas adulterio.
15 »No robes.
16 »No digas mentiras en perjuicio de tu prójimo.
17 »No codicies la casa de tu prójimo: no codicies su mujer, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que le pertenezca.»

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Jane Burkett, el seminarista de esta semana dijo:

Este es uno de los dos pasajes del Antiguo Testamento que contiene los Diez Mandamientos, el otro es Deuteronomio 5:6-21. El texto en sí no aclara cómo se han de dividir los versículos en diez, por lo que se han enumerado de forma ligeramente diferente entre las diferentes confesiones cristianas y los judíos. Pero, de cualquier forma que se los divida, los primeros mandamientos (vv. 1-11) se refieren a las relaciones con Dios, y los segundos (vv. 12-17) se refieren a las relaciones con otras personas. Por lo tanto, Jesús pudo resumir la ley como amar a Dios y amar al prójimo (Mateo 22:37-39). Es importante el orden en que se presentan los mandamientos. En primer lugar, Dios tiene el derecho de establecer estas reglas para los israelitas, porque él es el que los rescató de la esclavitud en Egipto, porque los ha redimido y porque son suyos. En segundo lugar, los mandamientos relacionados con Dios están antes que los de nuestro prójimo, porque la forma en que tratamos a nuestro prójimo se basa en la creación de Dios y en el orden del mundo. Los seres humanos están hechos a imagen de Dios, lo que significa que la forma en que trato a mi prójimo está íntimamente conectada con mi relación con Dios.

Como cristianos, Dios nos ha rescatado, no de Egipto, sino de la esclavitud del pecado y de la muerte. ¿Cómo debemos responder a eso hoy en día?

Mi comportamiento hacia los demás ¿reconoce la imagen de Dios en ellos?

___________________________
Salmo 19

1 Los cielos proclaman la gloria de Dios,
y la bóveda celeste pregona las obras de sus manos.
2 Un día emite palabra al otro día,
y una noche a la otra noche imparte sabiduría.
3 Aunque no hay palabras, ni lenguaje,
ni son oídas sus voces,
4 Por toda la tierra salió su sonido,
y hasta el extremo del mundo su mensaje.
5 En el mar puso tabernáculo para el sol,
y éste, como esposo que sale de su alcoba,
se alegra cual paladín para correr su camino.
6 De un extremo de los cielos es su salida,
y su curso hasta el término de ellos;
nada hay que se esconda de su calor.
7 La ley del Señor es perfecta,
que aviva el alma;
el testimonio del Señor es fiel,
que hace sabio al sencillo.
8 Los mandamientos del Señor son rectos,
que alegran el corazón;
el precepto del Señor es claro,
que alumbra los ojos.
9 El temor del Señor es limpio,
que permanece para siempre;
los juicios del Señor son verdad,
completamente justos.
10 Deseables son, más que el oro,
más que oro fino;
dulce más que miel,
que la que destila del panal.
11 Tu siervo es además por ellos alumbrado,
y al guardarlos hay grande galardón.
12 ¿Quién podrá entender sus propios errores?
Líbrame de los que me son ocultos.
13 Preserva también a tu siervo de las soberbias,
que no se enseñoreen de mí;
entonces seré íntegro,
y estaré limpio del gran pecado.
14 Sean gratos los dichos de mi boca
y la meditación de mi corazón delante de ti,
oh Señor, Roca mía y Redentor mío.

(El Libro de Oración Común, pp. 506-507)

Jane Burkett, el seminarista de esta semana dijo:

El Salmo 19 es un himno que glorifica a Dios y a la ley que ha dado. La primera parte del salmo describe cómo los cielos declaran en silencio la gloria de Dios, y cualquiera que haya mirado a las estrellas en una noche despejada se puede identificar con la sensación de asombro y alegría que el salmo expresa.

La segunda parte del salmo analiza la ley del Señor. Aunque los cristianos con frecuencia tienen una opinión poco favorable de la ley y la ven como algo que solo conduce a un legalismo muerto, este salmo expresa alegría por el don de la ley, ya que hace sabia, ilumina, advierte y aviva el alma. La ley quiere mostrarnos cómo vivir en armonía con nosotros mismos y con toda la creación.

El último verso, una petición hermosa utilizada con frecuencia como texto inicial de un sermón, llama a Dios “mi fuerza y redentor”. El redentor en el antiguo Israel era alguien que volvía a comprar a un miembro de la familia de la esclavitud. Por lo tanto, Dios es alguien que nos ama profundamente y al que debemos una enorme deuda de gratitud por nuestro rescate.

¿Ves la ley como una bendición?

¿Qué podrían ser los “errores ocultos” (v. 12)?

___________________________
1 Corintios 1:18-25

18 El mensaje de la muerte de Cristo en la cruz parece una tontería a los que van a la perdición; pero este mensaje es poder de Dios para los que vamos a la salvación.
19 Como dice la Escritura:
«Haré que los sabios pierdan su sabiduría
y que desaparezca la inteligencia de los inteligentes.»
20 ¿En qué pararon el sabio, y el maestro, y el que sabe discutir sobre cosas de este mundo? ¡Dios ha convertido en tontería la sabiduría de este mundo!
21 Puesto que el mundo no usó su sabiduría para reconocer a Dios donde él ha mostrado su sabiduría, dispuso Dios en su bondad salvar por medio de su mensaje a los que tienen fe, aunque este mensaje parezca una tontería.

22 Los judíos quieren ver señales milagrosas, y los griegos buscan sabiduría;
23 pero nosotros anunciamos a un Mesías crucificado. Esto les resulta ofensivo a los judíos, y a los no judíos les parece una tontería;
24 pero para los que Dios ha llamado, sean judíos o griegos, este Mesías es el poder y la sabiduría de Dios.
25 Pues lo que en Dios puede parecer una tontería, es mucho más sabio que toda sabiduría humana; y lo que en Dios puede parecer debilidad, es más fuerte que toda fuerza humana.

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Jane Burkett, el seminarista de esta semana dijo:

“Es mejor guardar silencio y ser considerado como tonto, que abrir la boca y despejar toda duda”. No hace falta decir que nadie quiere ser considerado como un tonto, y, sin embargo, aquí tenemos a san Pablo que nos anima a creer en algo que es una locura para los sabios del mundo. Y una vez que descartas tu familiaridad con la historia del evangelio, es verdad que suena como una tontería. ¿Qué clase de Dios, en lugar de llegar con poder para establecer todo en la forma en que debiera estar, en cambio permite ser públicamente humillado y torturado hasta la muerte? Contra todas las expectativas, Dios vino en humildad y transformó el mundo mediante la cruz para salvarnos de nuestra quebrantada situación y al mismo tiempo respetando nuestro libre albedrío. ¡Qué afortunados somos de que Dios sea paciente y misericordioso y lidie con nosotros con  amor en lugar de poder!

¿Por qué Jesús no vino como rey terreno a arreglar las cosas?

Si te dieran poder infinito por un día, ¿qué harías?

___________________________
Juan 2:13-22

13 Como ya se acercaba la fiesta de la Pascua de los judíos, Jesús fue a Jerusalén.
14 Y encontró en el templo a los vendedores de novillos, ovejas y palomas, y a los que estaban sentados en los puestos donde se le cambiaba el dinero a la gente.
15 Al verlo, Jesús tomó unas cuerdas, se hizo un látigo y los echó a todos del templo, junto con sus ovejas y sus novillos. A los que cambiaban dinero les arrojó las monedas al suelo y les volcó las mesas.
16 A los vendedores de palomas les dijo:
—¡Saquen esto de aquí! ¡No hagan un mercado de la casa de mi Padre!
17 Entonces sus discípulos se acordaron de la Escritura que dice: «Me consumirá el celo por tu casa.»
18 Los judíos le preguntaron:
—¿Qué prueba nos das de tu autoridad para hacer esto?
19 Jesús les contestó:
—Destruyan este templo, y en tres días volveré a levantarlo.
20 Los judíos le dijeron:
—Cuarenta y seis años se ha trabajado en la construcción de este templo, ¿y tú en tres días lo vas a levantar?
21 Pero el templo al que Jesús se refería era su propio cuerpo.
22 Por eso, cuando resucitó, sus discípulos se acordaron de esto que había dicho, y creyeron en la Escritura y en las palabras de Jesús.

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Jane Burkett, el seminarista de esta semana dijo:

Los vendedores y cambistas estaban en el patio del templo vendiendo productos a devotos judíos, especialmente a los que habían viajado mucho y no podían llevar consigo animales necesarios para realizar los sacrificios requeridos. A diferencia de los otros tres evangelios, sin embargo, el enfoque de esta historia de Juan no trata de la inconveniencia de convertir el templo en un mercado o sobre las prácticas de extorsión o deshonestas de los vendedores y cambistas (los otros evangelios se refieren a ellos como “ladrones”).

El evangelio de Juan contiene una serie de signos que muestran quién es Jesús, y este es el segundo, colocado inmediatamente después de las bodas de Caná. Los judíos observadores de este evento fueron correctos al percibir la actuación de Jesús como una amenaza para el sistema de sacrificios del templo. Juan utiliza este evento para indicar quién es Jesús y lo que ha venido a hacer. Jesús les dice que él mismo es la sustitución del templo. El propósito del templo era el ser el lugar de la presencia de Dios entre su pueblo, Jesús es ahora ese lugar. El templo era el lugar donde se llevaban a cabo los sacrificios, especialmente en la Pascua. Jesús será el sacrificio final, perfecta Pascua. Jesús cumple el propósito del templo y lo hace obsoleto.

¿Cómo habrías reaccionado si hubieras estado en el templo ese día?

Estudio de la Biblia. Segundo domingo de Cuaresma (Año B) – 4 de marzo 2012.

Moderadora del debate: Judy Landis, el Seminario Teológico General

“Jesús comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre tendría que sufrir mucho, y que sería rechazado por los ancianos, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la ley. Les dijo que lo iban a matar, pero que resucitaría a los tres días. Esto se lo advirtió claramente. Entonces Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo. Pero Jesús se volvió, miró a los discípulos y reprendió a Pedro, diciéndole: ‘¡Apártate de mí, Satanás! Tú no ves las cosas como las ve Dios, sino como las ven los hombres’”. (Marcos 8:31-33).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Génesis 17:1-7, 15-16; Salmo 22:23-31; Romanos 4:13-25; Marcos 8:31-38
(Haga clic en el enlace para saltar a la página de cada lectura).
___________________________
Génesis 17:1-7, 15-16

1 Cuando Abram tenía noventa y nueve años, el Señor se le apareció y le dijo:
—Yo soy el Dios todopoderoso; vive una vida sin tacha delante de mí,
2 y yo haré una alianza contigo: haré que tengas muchísimos descendientes.
3 Entonces Abram se inclinó hasta tocar el suelo con la frente, mientras Dios seguía diciéndole:
4 —Ésta es la alianza que hago contigo: Tú serás el padre de muchas naciones,
5 y ya no vas a llamarte Abram. Desde ahora te llamarás Abraham, porque te voy a hacer padre de muchas naciones.
6 Haré que tus descendientes sean muy numerosos; de ti saldrán reyes y
7 La alianza que hago contigo, y que haré con todos tus descendientes en el futuro, es que yo seré siempre tu Dios y el Dios de ellos.

15 También Dios le dijo a Abraham:
—Tu esposa Sarai ya no se va a llamar así. De ahora en adelante se llamará Sara.
16 La voy a bendecir, y te daré un hijo por medio de ella. Sí, voy a bendecirla. Ella será la madre de muchas naciones, y sus descendientes serán reyes de pueblos.

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Judy Landis, el seminarista de esta semana dijo:

Todas las lecturas de hoy tienen un tema común de fe: la fidelidad de Dios hacia nosotros y nuestra respuesta.

___________________________
Salmo 22:23-31

23 Porque no menospreció ni abominó la aflicción
de los afligidos,
ni de ellos escondió su rostro;
sino que cuando clamaron a él, los oyó.
24 De ti será mi alabanza en la gran congregación;
mis votos pagaré delante de los que le temen.
25 Comerán los pobres, y serán saciados,
alabarán al Señor los que le buscan:
¡Viva su corazón para siempre!
26 Se acordarán y se volverán al Señor
todos los confines de la tierra,
y todas las familias de las naciones
delante de ti se inclinan
27 Porque del Señor es el reino,
y él rige las naciones.
28 Sólo ante él se postrarán los que duermen en la tierra;
delante de él doblarán la rodilla
todos los que bajan al polvo.
29 Me hará vivir para él;
mi descendencia le servirá;
será contada como suya para siempre.
30 Vendrán y anunciarán al pueblo aún no nacido
los hechos asombrosos que hizo.

(El Libro de Oración Común, p. 511)

Judy Landis, el seminarista de esta semana dijo:

Este salmo comienza realmente en lamento con el familiar: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? A continuación, entra en la parte de hoy, que incluye la alabanza, la adoración y, finalmente, una proclamación de la liberación que Dios ha realizado por todos. A pesar de que este salmo comienza con un corazón sufriente y quebrantado, se hace evidente que el salmista torna hacia las promesas de Dios y entrega su vida al cuidado de Dios. Sus experiencias le conducen hasta el corazón de un Dios amoroso que camina con él y escucha el clamor de los afligidos. Durante la Cuaresma, reflexionamos sobre la naturaleza misma de Dios: el Dios eternamente fiel y misericordioso que se vacía de sí mismo y se entrega a todos.

Reflexiona sobre tu camino de fe personal. ¿Puedes pensar en un momento de tu vida en el que tuviste un corazón quebrantado o una relación rota, un momento de depresión? ¿Qué pasó? ¿Cómo fue? Luego pregúntate a ti mismo, ¿mi desesperación se transformó en esperanza o me quedé “atrapado”? ¿Cómo fuiste transformado por la experiencia?

___________________________
Romanos 4:13-25

13 Pues Dios prometió a Abraham y a sus descendientes que recibirían el mundo como herencia; pero esta promesa no estaba condicionada al cumplimiento de la ley, sino a la justicia que se basa en la fe.
14 Pues si los que han de recibir la herencia son los que se basan en la ley, entonces la fe resultaría cosa inútil y la promesa de Dios perdería su valor.
15 Porque la ley trae castigo; pero donde no hay ley, tampoco hay faltas contra la ley.

16 Por eso, para que la promesa hecha a Abraham conservara su valor para todos sus descendientes, fue un don gratuito, basado en la fe. Es decir, la promesa no es solamente para los que se basan en la ley, sino también para todos los que se basan en la fe, como Abraham. De esa manera, él viene a ser padre de todos nosotros,
17 como dice la Escritura: «Te he hecho padre de muchas naciones.» Éste es el Dios en quien Abraham creyó, el Dios que da vida a los muertos y crea las cosas que aún no existen.

18 Cuando ya no había esperanza, Abraham creyó y tuvo esperanza, y así vino a ser «padre de muchas naciones», conforme a lo que Dios le había dicho: «Así será el número de tus descendientes.»
19 La fe de Abraham no se debilitó, aunque ya tenía casi cien años de edad y se daba cuenta de que tanto él como Sara ya estaban casi muertos, y que eran demasiado viejos para tener hijos.
20 No dudó ni desconfió de la promesa de Dios, sino que tuvo una fe más fuerte. Alabó a Dios,
21 plenamente convencido de que Dios tiene poder para cumplir lo que promete.
22 Por eso, Dios le tuvo esto en cuenta y lo reconoció como justo.

23 Y esto de que Dios se lo tuvo en cuenta, no se escribió solamente de Abraham;
24 se escribió también de nosotros. Pues Dios también nos tiene en cuenta la fe, si creemos en aquel que resucitó a Jesús, nuestro Señor,
25 que fue entregado a la muerte por nuestros pecados y resucitado para hacernos justos.

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Judy Landis, el seminarista de esta semana dijo:

Cuando vamos al interruptor para encender la luz, esperamos que haya luz. Esperamos que el flujo eléctrico esté presente. No podemos ver flujos eléctricos. Sólo vemos el resultado, que es la luz. Nosotros solo confiamos en que la compañía eléctrica cumpla la promesa de proporcionarnos electricidad. La fe es similar. No podemos ver la fe, sólo sus efectos. La fe es la confianza en que Jesucristo cumple las promesas de Dios hacia nosotros mediante la gracia, el don del perdón y la vida eterna. Se trata de la fidelidad de Dios hacia nosotros. La fe es la confianza en la gracia de Dios. La confianza siempre se da primero y luego da forma a nuestra respuesta. La respuesta cristiana a la fidelidad de Dios comienza en la adoración y la alabanza y luego sale al mundo para amar y servir a los demás.

¿Cómo ha bendecido Dios a alguien esta semana a través de ti?

___________________________
Marcos 8:31-38

31 Jesús comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre tendría que sufrir mucho, y que sería rechazado por los ancianos, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la ley. Les dijo que lo iban a matar, pero que resucitaría a los tres días.
32 Esto se lo advirtió claramente. Entonces Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo.
33 Pero Jesús se volvió, miró a los discípulos y reprendió a Pedro, diciéndole:
—¡Apártate de mí, Satanás! Tú no ves las cosas como las ve Dios, sino como las ven los hombres.
34 Luego Jesús llamó a sus discípulos y a la gente, y dijo:
—Si alguno quiere ser discípulo mío, olvídese de sí mismo, cargue con su cruz y sígame.
35 Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda la vida por causa mía y por aceptar el evangelio, la salvará.
36 ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde la vida?
37 O también, ¿cuánto podrá pagar el hombre por su vida?
38 Pues si alguno se avergüenza de mí y de mi mensaje delante de esta gente infiel y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga con la gloria de su Padre y con los santos ángeles.

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Judy Landis, el seminarista de esta semana dijo:

En este pasaje, Jesús predice su sufrimiento y Pedro parece que quiere tomar el camino de la negación. Pedro ama a su maestro. Posiblemente, Pedro ama tanto a Jesús que no quiere desprenderse de él. Pero entonces, Jesús reprende a Pedro y a la multitud y comienza a enseñar acerca del verdadero discipulado: si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Pues aquellos que quieren salvar su vida, la perderán, pero quienes pierdan su vida por mi causa, y por el bien del evangelio, la salvarán.

Al reflexionar sobre esta lectura, recuerdo un libro que leí hace varios años, sobre un joven sacerdote, el padre Jim. El padre Jim fue diagnosticado con cáncer y quería enseñar a los demás cómo es posible tener paz interior en el sufrimiento que nos acerca al corazón de Jesús. La paz interior es la forma más verdadera de que la manifestación de Dios habita en nosotros. Destacó que la forma en que todos nosotros, en un momento u otro, sufrimos, a menudo se convierte en la forma en que experimentamos la bendición de Dios y la vida nueva. El padre Jim recuerda que se llenó de santo deseo y de miedo humano al caminar este camino y se acordó de las palabras de san Ignacio: “Toma, Señor, recibe. Todo es tuyo ahora. Dispón de él por completo de acuerdo a tu voluntad. Dame solamente tu amor y tu gracia y es suficiente para mí. Tu amor y tu gracia me son suficientes”.

El padre Jim nos dejó un mensaje de esperanza: “Porque yo tenía cáncer, mi vida estaba en verdad en las manos del Señor para disponer de ella. Desde ese momento, estuve seguro de una cosa: no sé cuál es mi futuro, pero sé quien tiene mi futuro”.

¿Tienes algunos desafíos enfrentándosete hoy? ¿Cuales son? ¿Puedes aceptar ese reto como una oportunidad para aprender y crecer en tu camino de fe? ¿Qué podrías aprender de esa experiencia que te ayudaría a crecer más cerca del corazón de Jesús?

Dios misericordioso,
ayúdanos a confiar en que nunca nos abandonas en nuestras debilidades.
Guíanos con más plenitud a tu presencia a través de nuestra oración
para que te conozcamos  y te amemos con
todo nuestro corazón, mente y fuerza
y amemos a nuestros prójimos como a nosotros mismos.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.