Archives for 2001

Estudio de la Biblia. Día de Navidad. (Año B) – 25 de deciembre 2011.

Seminarista: Colin Chapman, Seminario Teológico General

“En aquel momento aparecieron, junto al ángel, muchos otros ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían: ‘¡Gloria a Dios en las alturas! ¡Paz en la tierra entre los hombres que gozan de su favor!’” (Lucas 2:13-14).

Leccionario Común Revisado (RCL) lecturas:
Isaías 62:6-12; Salmo 97; Tito 3:4-7; Lucas 2:(1-7), 8-20
(Haga clic en el enlace para saltar a la página de cada lectura).

___________________________

Isaías 62:6-12

6 Jerusalén, en tus murallas he puesto centinelas
que ni de día ni de noche dejan de decir:
“No se queden callados los que invocan al Señor,
7 no lo dejen descansar
hasta que haya reconstruido a Jerusalén
y haya hecho que todo el mundo la alabe.”
8 El Señor ha jurado
alzando su poderoso brazo derecho:
“Nunca más permitiré
que tus enemigos se coman tu trigo
ni que los extranjeros se beban el vino
que has hecho con tu trabajo;
9 sino que ustedes mismos recogerán la cosecha,
se la comerán y me alabarán a mí;
y recogerán las uvas y beberán el vino
en los atrios de mi santo templo.”
10 Salgan, salgan por las puertas,
preparen el camino para mi pueblo.
Construyan con cuidado la calzada
y límpienla de piedras;
levanten la señal para llamar a las naciones.
11 El Señor anuncia esto
hasta el extremo de la tierra:
“Digan a la ciudad de Sión
que ha llegado ya su salvador.
El Señor trae a su pueblo
después de haberlo rescatado.”
12 A los israelitas los llamarán “El pueblo santo”,
“Los libertados por el Señor”,
y a Jerusalén, “La ciudad deseada”,
“La ciudad no abandonada”.

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Colin Chapman, el seminarista de esta semana, dijo:

Al igual que el encendido de la llama Pascual en la gran Vigilia Pascual, esta lectura sirve como una transición de la atmósfera de expectante anhelo que hemos vivido durante las últimas semanas. Cuando fieles de Jerusalén continuamente le recordaban a Dios su promesa de redención, se les daba un anticipo de la salvación que había de venir, se les recordaba que su clamor por la justicia no había sido abandonado. La proclamación de 62:11-12 es un mensaje para todos los que esperan con expectante anhelo la misericordia y la justicia, ya sean los oprimidos, los desempleados, o la Iglesia en Adviento. Es un llamado a no perder la fe en nuestros días más oscuros.

¿Cómo ha sido probada tu fidelidad en los últimos días, semanas o meses?

¿Sientes que Dios te recuerda que tu paciencia no ha sido en vano?

¿Cómo te ha preparado la pasada estación de Adviento para regocijarte en el nacimiento que celebramos en Navidad?

___________________________

Salmo 97  (El Libro de Oración Común, pp. 620-621)

1 El Señor es Rey; regocíjese la tierra;
alégrense la multitud de las islas.
2 Nubes y oscuridad alrededor de él;
rectitud y justicia el cimiento de tu trono.
3 Fuego va delante de él,
y abrasa a sus enemigos alrededor.
4 Sus relámpagos alumbran el mundo;
viéndolo, la tierra se estremece.
5 Los montes se derriten como cera a la vista del Señor,
a la vista del Soberano de toda la tierra.
6 Los cielos anuncian su justicia,
y todos los pueblos contemplan su gloria.
7 Avergüéncense todos los que adoran imágenes de talla,
los que se glorían en dioses falsos;
póstrense ante él, dioses todos.
8 Sión oye, y se alegra,
y las ciudades de Judá se gozan,
a causa de tus juicios, oh Señor;
9 Porque tú eres el Señor, altísimo sobre toda la tierra;
eres muy excelso sobre todos los dioses.
10 El Señor ama a los que aborrecen el mal;
él preserva la vida de sus santos,
y de mano de los malvados los libra.
11 Brota la luz para el justo,
y alegría para los rectos de corazón.
12 Alégrense, justos, en el Señor,
dando gracias a su santo Nombre.

Colin Chapman, el seminarista de esta semana, dijo:

Al entrar en la estación de Navidad, el salmo de esta semana, como el salmo 96 anterior, nos recuerda la soberanía de Dios. Este recuerdo puede ser muy importante mientras hemos caminado durante los últimos 25 días, con imágenes de un pobre pesebre en los escaparates. Mientras esta semana representa el nacimiento del Dios encarnado, cuando leemos el salmo de esta semana, se nos pide que veamos no sólo al niño Jesús, sino también al poderoso reinado de Cristo. Aunque el lenguaje dramático de nubes, incendios, tormentas, y montañas derritiéndose puede parecer que está fuera de lugar junto a la Noche de paz, esta es la magnífica tensión de la Encarnación, que debe permanecer ante nosotros durante la temporada de Navidad.

¿Por qué crees que gran parte de las imágenes reales, especialmente en los salmos del Antiguo Testamento provienen de escenas de proporciones épicas?

¿Cómo son estas imágenes diferentes a las del Cristo Rey recién nacido que se encuentra en el establo?

___________________________

Tito 3:4-7

4 Pero Dios nuestro Salvador mostró su bondad y su amor por la humanidad,
5 y, sin que nosotros hubiéramos hecho nada bueno, por pura misericordia nos salvó[b] lavándonos y regenerándonos, y dándonos nueva vida por el Espíritu Santo.
6 Pues por medio de Jesucristo nuestro Salvador nos dio en abundancia el Espíritu Santo,
7 para que, después de hacernos justos por su bondad, tengamos la esperanza de recibir en herencia la vida eterna.

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Colin Chapman, el seminarista de esta semana, dijo:

¿Hay alguna “razón [mejor] para la estación” que la lectura de la epístola de Tito para esta semana? En todas las promesas de Isaías, en las grandiosas imágenes del salmo, o en la proclamación de salvación del ángel en el evangelio, la carta a Tito nos recuerda que el don de la deidad encarnada no es debía a nada que hayamos hecho, sino que nos llega por la gracia y la misericordia de Dios. En este pasaje, la Iglesia debe ser recordada del bautismo por el agua y el Espíritu Santo en el que participamos, en este momento de gracia.

¿Qué significa para ti el ser “justificados por la gracia”?

El versículo cinco sugiere que este mensaje puede hablar en contra de una fe basada en las buenas obras. ¿Crees que hay una diferencia entre las buenas obras que hacemos por nuestra propia voluntad y las cosas que hacemos en nombre de Dios y su reinado?

___________________________

Lucas 2:(1-7), 8-20

1 Por aquel tiempo, el emperador Augusto ordenó que se hiciera un censo de todo el mundo.
2 Este primer censo fue hecho siendo Quirinio gobernador de Siria.
3 Todos tenían que ir a inscribirse a su propio pueblo.

4 Por esto, José salió del pueblo de Nazaret, de la región de Galilea, y se fue a Belén, en Judea, donde había nacido el rey David, porque José era descendiente de David.
5 Fue allá a inscribirse, junto con María, su esposa, que se encontraba encinta.
6 Y sucedió que mientras estaban en Belén, le llegó a María el tiempo de dar a luz.
7 Y allí nació su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales y lo acostó en el establo, porque no había alojamiento para ellos en el mesón.

8 Cerca de Belén había unos pastores que pasaban la noche en el campo cuidando sus ovejas.
9 De pronto se les apareció un ángel del Señor, y la gloria del Señor brilló alrededor de ellos; y tuvieron mucho miedo.
10 Pero el ángel les dijo: “No tengan miedo, porque les traigo una buena noticia, que será motivo de gran alegría para todos:
11 Hoy les ha nacido en el pueblo de David un salvador, que es el Mesías, el Señor.
12 Como señal, encontrarán ustedes al niño envuelto en pañales y acostado en un establo.”

13 En aquel momento aparecieron, junto al ángel, muchos otros ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían:
14 “¡Gloria a Dios en las alturas!
¡Paz en la tierra entre los hombres que gozan de su favor!”

15 Cuando los ángeles se volvieron al cielo, los pastores comenzaron a decirse unos a otros:
–Vamos, pues, a Belén, a ver esto que ha sucedido y que el Señor nos ha anunciado.
16 Fueron de prisa y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el establo.
17 Cuando lo vieron, se pusieron a contar lo que el ángel les había dicho acerca del niño,
18 y todos los que lo oyeron se admiraban de lo que decían los pastores.
19 María guardaba todo esto en su corazón, y lo tenía muy presente.
20 Los pastores, por su parte, regresaron dando gloria y alabanza a Dios por todo lo que habían visto y oído, pues todo sucedió como se les había dicho.

(Biblia Dios Habla Hoy, propiedad literaria de c Las Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso via BibleGateway.com.)

Colin Chapman, el seminarista de esta semana, dijo:

Es un viejo consejo en este momento, pero es una buena idea, siempre que se lee: “¡No tengas miedo¡” (o alguna variante), para saber que en el mundo alguien está a punto de cambiar. Puede que sea María, o los discípulos, o en este caso, un grupo de pastores desprevenidos, pero ¿cómo puede la vida volver a lo que era antes después de oír: “¡No tengáis miedo!?” ¿Podrías volver al trabajo después de oír que el Salvador ha nacido? Si necesitas más pruebas, ¿la aparición de la multitud angelical cambiaría tu opinión? ¿Cómo pudieron los pastores hacer otra cosa que ir hacia Belén, y ver las cosas con sus propios ojos?

Los pastores serían conscientes de las promesas que hemos leído en Isaías esta semana, y la vista de las huestes celestiales pudo incluso haber invocado en ellos las imágenes del Salmo 97. En esta experiencia, estos pastores se convirtieron en los primeros evangelistas, fueron los primeros en quedar tan asombrados por la existencia del Cristo encarnado que la única respuesta adecuada fue proclamar lo que habían visto.

Piensa en un momento en que tu vida haya cambiado al experimentar la encarnación. ¿Fue en una interacción con un amigo? ¿Con un vecino? ¿Con un extraño? ¿Cómo respondiste? ¿Tu primera inclinación fue decir a todos tu experiencia de la Encarnación? ¿Lo hiciste?