Problemas globales dominan la Reunión de los Primados, mientras la igualdad matrimonial sigue desafiando a la Comunión

La Iglesia Episcopal Escocesa enfrenta las mismas ‘consecuencias’ que la Iglesia Episcopal de EE.UU.

Curry at Primates Meeting

El obispo primado Michael Curry ofrece las oraciones de apertura por Nevada durante el oficio de Vísperas en la catedral de Cantórbery el 2 de octubre. Foto ACNS

[Episcopal News Service, Cantórbery – Inglaterra] El obispo primado Michael Curry participa con la mayoría de sus homólogos primados anglicanos —o principales líderes de la Iglesia— en una reunión de cinco días en Cantórbery esta semana que se centra fundamentalmente en los problemas globales de paz y justicia, los refugiados y las preocupaciones medioambientales. Pero el tema de la igualdad matrimonial ha ocupado un importante espacio de las dos primeras jornadas.

El 3 de octubre, la Iglesia Episcopal Escocesa estuvo de acuerdo en aceptar ciertas “consecuencias” por aprobar anteriormente este año el permitir en la Iglesia matrimonios de parejas del mismo sexo.

Los primados, en su última reunión en enero de 2016, pidieron que las mismas consecuencias se aplicaran a la Iglesia Episcopal en EE.UU. Pidieron que la Iglesia Episcopal, durante un período de tres años, “no nos representara en organismos ecuménicos e interreligiosos, no debía ser nombrada o electa a un comité permanente interno y…no tomaría parte en la toma de decisiones sobre asuntos que atañeran la doctrina o política [de la Iglesia]. Esa medida se produjo en respuesta a la decisión de la Convención General de 2015 de cambiar el lenguaje canónico que define el matrimonio como entre un hombre y una mujer (Resolución A036) y autorizar dos nuevos ritos matrimoniales con un lenguaje que puede ser usado por parejas del mismo sexo o de sexos opuestos (Resolución A054).

En una iniciativa semejante, el Sínodo General de la Iglesia Episcopal Escocesa votó en junio pasado a favor de que parejas homosexuales se casaran por la Iglesia. Esa votación significa que deberán cambiarse los Cánones para eliminar la definición de que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, lo cual le permitiría a cristianos homosexuales, varones y mujeres, casarse por la Iglesia. El cambio en los Cánones también estipulará que los miembros del clero no están obligados a solemnizar un matrimonio en contra de su conciencia.

El obispo Mark Strange, primus de la Iglesia Episcopal Escocesa, dijo en un comunicado que la decisión “era de nuestra competencia como provincia autónoma de la Comunión Anglicana”, pero él reconoció que ha causado “algún dolor y cólera en partes de la Comunión Anglicana”.

Strange también reconoció que la decisión tomada en la última Reunión de los Primados “de excluir a nuestros hermanos y hermanas de la Iglesia Episcopal del debate sobre la doctrina y de presidir comités de la Comunión Anglicana, es una decisión que ahora también nos atañe a nosotros. Continuaremos desempeñando nuestro papel en la Comunión Anglicana que ayudamos a establecer, y yo quiero hacer todo lo que pueda para rehacer las relaciones, pero eso se hará a partir de la posición a la que nuestra Iglesia ha llegado en conformidad con sus procesos sinódicos y en la creencia de que el amor significa amor”.

Él explicó que el proceso en Escocia había incluido “mucha oración, debate teológico, testimonio franco y, a veces, muy personal y esa oportunidad se le ha proporcionado a grupos a través de toda la Iglesia para debatir este asunto y orar al respecto; esto incluyó la voz de los jóvenes de la Iglesia, el compartir impactantes palabras y relatos de miembros mayores y oír a la representación de los que sostienen la interpretación tradicional del matrimonio, los que ven el matrimonio como inclusivo de parejas del mismo sexo y los que se han encontrado con la exclusión en declarar su amor”.

Welby at Primates Meeting

El arzobispo de Cantórbery Justin Welby se dirige a los medios informativos el 3 de octubre durante una conferencia de prensa  al concluir el segundo día de la Reunión de los Primados.  Foto ACNS.

Durante una conferencia de prensa el 3 de octubre, el arzobispo de Cantórbery Justin Welby dijo que “había muchísimas expresiones de desencanto” con la decisión de Escocia, pero que Strange había sido “cuidadoso en expresar su reconocimiento de que esto iba a conducir a consecuencias respecto a no poder desempeñar papeles ecuménicos o de liderazgo en la Comunión Anglicana… y era acorde con las decisiones a las que se llegaron en enero de 2016”. Welby dijo que los primados no habían recurrido a ninguna votación para pedirle a la Iglesia Episcopal Escocesa que aceptara las consecuencias “ya que no hubo necesidad de ninguna”.

En su reunión de enero de 2016, una mayoría de los primados solicitó que se tomaran medidas contra la Iglesia Episcopal, usando oficialmente el lenguaje de “consecuencias”, aunque algunos arguyeron de que eran de hecho “sanciones” con diferente identidad.

Tres meses más tarde, en abril de 2016, el Consejo Consultivo Anglicano, el único organismo facultado a diseñar políticas en el seno de la Comunión, declinó respaldar o tomar ninguna decisión semejante al llamado de los primados de [imponer] tres años de las llamadas “consecuencias” a la Iglesia Episcopal. Los tres miembros de la Iglesia Episcopal ante el CCA participaron plenamente en la reunión.

Tres primados —el arzobispo Nicholas Okoh de Nigeria, el arzobispo Onesphore Rwaje de Ruanda y el arzobispo Stanley Ntagali de Uganda— no asisten a la Reunión de los Primados debido a los acontecimientos en la Iglesia Episcopal en EE.UU. y en la Iglesia Episcopal Escocesa.

Otros tres —el arzobispo Sturdie Downs de Centroamérica, el arzobispo Jacob Chimeledya de Tanzania y el arzobispo Stephen Than Myint Oo de Myanmar— están ausentes de la reunión debido a un mezcla de problemas prácticos y de salud así como de asuntos internos de países, según la Oficina de la Comunión Anglicana.

En enero de 2016, los primados también le pidieron al arzobispo de Cantórbery que estableciera un equipo de trabajo “para mantener el diálogo entre nosotros con la intención de restaurar las relaciones, rehacer la confianza mutua, restañar el legado de dolor, reconociendo la extensión de nuestra homogeneidad y explorando nuestras profundas diferencias, garantizando que se mantengan entre nosotros  en el amor y la gracia de Cristo”.

El equipo de trabajo celebró su primera reunión en septiembre del año pasado e informó a los primados durante los dos primeros días de la reunión en Cantórbery. Curry es miembro del equipo.

Los problemas de la sexualidad humana han dominado muchas de las reuniones de los primados en los últimos 15 años. Aunque esta reunión ha comenzado por abordar decisiones provinciales recientes sobre la igualdad matrimonial, los primados ahora esperan dirigir su atención a otros apremiantes intereses globales que afectan a los 165 países y 39 provincias que ellos representan.

Curry ha dicho que espera hablar acerca de migración, inmigración y refugiados en la reunión, la segunda a la que asiste desde que se convirtieran en obispo primado en 2015.

“La mayoría de nuestros países se ven afectados por personas que huyen de guerras, violencia e injusticias y en muchos de nuestros países extraordinarios ministerios están tendiendo la mano para ayudar a los que se encuentran refugiados”, dijo Curry en un reciente mensaje videográfico. “En la Iglesia Episcopal, eso es cierto también. Aun ahora, los jóvenes a los que llamamos soñadores, cuyos padres los trajeron aquí hace años… están asustados y temerosos de que podrían tener que abandonar este país… Los refugiados son nuestros hermanos y nuestras hermanas porque un solo Dios nos creó… Y debemos ayudar a los que son nuestros hermanos y hermanas y se encuentran refugiados”.

El mensaje de Curry tiene lugar contra un trasfondo de creciente intolerancia hacia los refugiados en EE.UU. y en un momento cuando el presidente de EE.UU. Donald Trump ha anunciado que se propone reducir  el límite de admisiones de refugiados para el próximo año a 45.000 personas, casi la mitad del anterior mínimo histórico de 85.000. Entre tanto, el 25 de septiembre, el gobierno de Trump emitió su tercera prohibición de viajes en menos de un año destinada a bloquear el ingreso en Estados Unidos a todos los refugiados y viajeros provenientes de ocho países de mayoría musulmana.

Al tiempo que la reunión en Cantórbery se iniciaba con la trágica noticia de la masacre de Las Vegas, los primados se reunieron en torno a Curry en oración y solidaridad, emitiendo una declaración en que calificaban la masacre del fin de semana de “ verdaderamente estremecedora”.  Los primados también invitaron a Curry a dirigir las oraciones de apertura durante el oficio de Vísperas en la catedral de Cantórbery el 2 de octubre.

En un mensaje videográfico publicado la semana pasada, el arzobispo de Cantórbery Justin Welby dijo: “Echaremos de menos a los que no estén allí, les echaremos mucho de menos”.

Y de la reunión misma, Welby dijo: “Espero enormemente de la Reunión de los Primados. Es una emoción extraordinaria tener a los líderes de todas las provincias reunidos juntos para orar, para alentarse mutuamente, para llorar unos con otros, para celebrar unos con otros”.

¿Quiénes son los primados y qué es la Reunión de los Primados?

Los primados son los principales arzobispos y obispos primados elegidos o nombrados para dirigir cada una de las 39 provincias autónomas de la Comunión Anglicana, a quienes el Arzobispo de Cantórbery invita a las reuniones de los primados para consultas sobre asuntos teológicos, sociales e internacionales.

La Reunión de los Primados de la Comunión Anglicana es uno de los tres instrumentos de la Comunión, siendo los otros dos la Conferencia de Lambeth (de obispos) y el Consejo Consultivo Anglicano, el principal organismo diseñador de políticas de la Comunión. El Arzobispo de Cantórbery, como primus inter pares o “primero entre iguales” es reconocido como el foco de la unidad de la Comunión Anglicana.

Cada provincia se relaciona con las otras provincias dentro de la Comunión Anglicana por estar en plena comunión con la Sede de Cantórbery. El Arzobispo de Cantórbery convoca la Conferencia de Lambeth, preside la Reunión de los Primados y es el presidente del CCA.

En algunas provincias anglicanas al primado se le llama arzobispo o metropolitano, mientras en otras se usa el término de obispo presidente o, como en Escocia primus.

El Arzobispo de Cantórbery invita también a las reuniones de los primados a los moderadores que dirigen las iglesias ecuménicas unidas del Norte de la India, del Sur de la India y del Pakistán.

En 1978, el arzobispo Donald Coggan, el 101º. Arzobispo de Cantórbery, estableció la Reunión de los Primados como una oportunidad para  “pausada reflexión, oración y consulta en profundidad”.

Los primados se han reunido en Ely, Inglaterra, en 1979; Washington, D.C., en 1981; Limuru, Kenia, en 1983; Toronto, Canadá, en 1986; Chipre en 1989; Newcastle, Irlanda del Norte, en 1991; Ciudad del Cabo, Sudáfrica, en 1993; Windsor, Inglaterra, en 1995; Jerusalén en 1997; Oporto, Portugal, en 2000; Centro de Conferencia de Kanuga, Hendersonville, Carolina del Norte, en 2001; Cantórbery, Inglaterra, en 2002; Gramado, Brasil, en mayo de 2003; Londres, Inglaterra, en octubre de 2003; Newry, Irlanda del Norte, en febrero de 2005; Dar es Salaam, Tanzania, en febrero de 2007; Alejandría, Egipto, en febrero de 2009; Dublín, Irlanda, en enero de 2011 y Cantórbery en enero de 2016.

Las provincias y primados de la Comunión Anglicana aparecen listados aquí.

— Matthew Davies es director de publicidad y de la red de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about Episcopal News Service, as well as reports of commenting misconduct, can be e-mailed to news@episcopalchurch.org.