Los obispos concluyen la reunión en Alaska con una carta en que instan a ‘escuchar en oración’ testimonios sobre raza, medioambiente y pobreza

Bishops with sign in Fairbanks

Los obispos episcopales reunidos en el centro de Fairbanks, Alaska, el 23 de septiembre, como parte de una jornada de “escuchar en oración” las historias de los nativos alasqueños y de bendecir la tierra. En Fairbanks desplegaron esta pancarta desde un puente peatonal al tiempo que se manifestaban en defensa del Refugio Nacional de Vida Silvestre en el Ártico. Foto de Neva Rae Fox/Oficina de Relaciones Públicas de la Iglesia Episcopal.

[Episcopal News Service – Fairbanks, Alaska] La Cámara de Obispos de la Iglesia Episcopal aprobó una carta a la Iglesia el 26 de septiembre en la que invocan las experiencias de los obispos al escuchar las historias de la población indígena del estado, y llaman a los episcopales a unírseles en laborar en pro de la justicia medioambiental y racial.

La carta fue el toque final de la reunión de otoño de los obispos que se extendiera por seis días, y que tuvo lugar en Fairbanks, pero que incluyó un fin de semana de viajes fuera de esta pequeña ciudad. A través del vasto Interior de Alaska, grupos de obispos visitaron comunidades nativas que luchan por preservar el estilo de vida de subsistencia que han practicado durante miles de años.

Las amenazas a ese estilo de vida son muchas, aunque los residentes nativos les expresaron específicamente a los obispos sus preocupaciones acerca del cambio climático y del impacto de la industria de extracción de recursos.

“Los obispos de la Iglesia Episcopal vinieron a Alaska para escuchar a la tierra y a su gente como un acto de oración, solidaridad y testimonio”. Aludiendo a Efesios 2:19,  el mensaje prosigue: “Los residentes del interior de Alaska a quienes conocimos no son extraños, son miembros de la misma familia de la fe”.

Los obispos aprobaron la carta por unanimidad y de viva voz luego de hacerle varios cambios al texto en varios pasajes del borrador original.

El texto completo en inglés y en español se encuentra aquí.

El mensaje incluye un llamado a los episcopales de todas las diócesis y congregaciones a unirse a los obispos  en “escuchar en oración” en sus propias comunidades las conexiones entre racismo, desigualdad económica e injusticia medioambiental.

“Dios nos llama a escucharnos los unos a los otros con creciente atención. Es sólo con oídos destupidos y ojos abiertos que nuestros corazones y vidas serán transformados”, dijeron los obispos en la carta. “Es mediante el amor reconciliador de Dios en Jesús y el poder del Espíritu Santo que nosotros y la Tierra misma seremos restaurados”.

Bishops vote on letter

Los obispos episcopales debaten cambios al borrador de una carta a la Iglesia sobre racismo, injusticia medioambiental y pobreza antes de votar su aprobación el 26 de septiembre en Fairbanks. Foto de David Paulsen/ENS.

La reunión de la Cámara de Obispos comenzó el 21 de septiembre en el Hotel y Centro de Conferencias Westmark Fairbanks con una[s palabras de] bienvenida de parte de dos ancianos nativos, Will Mayo y Steve Ginnis. Mayo es un ex presidente de la Conferencia de Jefes de Tanana. Ginnis es el director ejecutivo de la Asociación Nativa de Fairbanks.

Las sesiones del 22 de febrero se centraron en la cultura nativa, incluida un conversatorio con Poldine Carlo, fundadora de la Asociación Nativa de Fairbanks. Activistas guichenes hablaron acerca de sus esfuerzos por crear conciencia sobre los efectos del cambio climático en la vida de la aldea nativa. También pidieron continuo apoyo en la protección del Refugio Nacional de Vida Silvestre en el Ártico de la perforación petrolífera. El refugio es una importante reserva para la procreación del caribú y los nativos alasqueños, que cazan el caribú cuando los rebaños emigran al sur, consideran ese territorio sagrado.

Los obispos pasaron el tercer día de su reunión en busca de historias de vecinos de aldeas a través de la poco poblada región al norte de Fairbanks. Los obispos y sus cónyuges se dividieron en ocho grupos para abordar pequeños aviones fletados con destino a Alakaket, Arctic Village, Beaver, Eagle, Fort Yukón, Huslia, Tanana and Venetie. Un noveno grupo fue por tierra al sitio de una antigua mina de oro y otros obispos se quedaron en Fairbanks para participar de una procesión junto a la margen del río Chena.

“¿Qué significa escuchar a la tierra y a sus gentes?”, preguntan los obispos en su carta a la Iglesia. “Para nosotros los obispos significa salir y caminar por la tierra, detenerse junto a los ríos, sentarse al lado de aquellos cuyo sustento depende de esa tierra. Tuvimos que desacelerarnos y vivir al ritmo de las historias que oímos. Tuvimos que confiar en que escuchar es orar”.

Lo que  oyeron fueron relatos de veranos más largos e inviernos más cortos, de fundición de los hielos perennes que afecta los ríos en que pescan, de la dificultad de obtener alimentos que toman de la naturaleza y de su preocupación por el futuro de las tierras donde se reproduce el caribú.

Blessing river in Venetie

Un grupo de obispos episcopales junto con vecinos de Venetie, Alaska, bendice, el 23 de septiembre, el río que corre junto a la aldea. Foto de David Paulsen/ENS.

Cada uno de esos viajes del 23 de septiembre culminó en el momento en que los obispos bendijeron la tierra, el agua y las personas a las 2:00 P.M. Y al día siguiente, los 120 obispos y unos 80 cónyuges se reunieron en Nenana con miembros de la comunidad nativa local y de la congregación episcopal para un festín potlatch, que incluía comida, cantos, danzas y regalos para los obispos.

La Iglesia Episcopal fue una vez la única denominación cristiana con presencia en el Interior de Alaska, y la mayoría de las personas con quienes se reunieron los obispos en sus viajes eran episcopales. La Iglesia también ha estado activa durante años en los temas de justicia para el pueblo indígena y justicia medioambiental, incluida la lucha por proteger el Refugio Nacional de Vida Silvestre en el Ártico.

El obispo primado Michael Curry habló de esta historia del activismo de la Iglesia Episcopal y de los nexos históricos de la Iglesia con las comunidades nativas alasqueñas en un vídeo que resumió la reunión de la Cámara de Obispos el 26 de septiembre.

“Mientras estuvimos aquí nos reunimos con la gente, que son episcopales, que son personas fieles y devotas para quienes esas tierras son sagradas, y nuestras resoluciones y nuestro apoyo y nuestra labor en Washington para proteger que esa tierra no sea violada por la perforación petrolífera es un deber sagrado”, dijo Curry.

Los obispos concluyen su reunión de otoño

Los obispos también aprobaron por unanimidad una resolución el 26 de septiembre en que brindaban apoyo a las diócesis de la Costa del Golfo y de las islas del Caribe que habían sido severamente azotadas por los huracanes Harvey, Irma y María, así como los afectados por los incendios forestales en el Oeste.

“Estamos de duelo con ustedes y queremos estar con ustedes en la reconstrucción de sus comunidades”, dijeron los obispos. “Nuestra Cámara de Obispos está tristemente disminuida por la ausencia de esos obispos que no pudieron asistir a esta reunión debido a estas tormentas”.

Esa resolución citaba también los factores medioambientales detrás de tal devastación y “la relación entre los patrones de consumo humanos y el cambio climático global”.

“Reconocemos que todos tenemos un papel que desempeñar en la reducción del impacto de nuestras acciones que dan lugar a la destrucción de islas y de zonas costeras debido a tormentas cada vez más frecuentes y más severas”, afirmaron los obispos. “Nos comprometemos a tomar las iniciativas adecuadas en nuestras diócesis para educarnos y educar a nuestra gente acerca del cambio climático, y para abogar en pro de políticas e iniciativas que reduzcan los impactos ambientales adversos que han sido un factor en las recientes tormentas”.

Y los obispos oyeron una detallada actualización de las conversaciones entre la Iglesia Episcopal y la Iglesia Metodista Unida respecto a entrar en plena comunión.

El obispo Frank Brookhart, de la Diócesis Episcopal de Montana, dijo que se esperaba que los metodistas votaran [a favor de la plena comunión] en 2020, seguido por un voto de la Convención General de la Iglesia Episcopal en 2021. Hasta entonces, él instó a los obispos y congregaciones episcopales a comenzar a entablar relaciones con sus homólogos metodistas.

–David Paulsen es redactor y reportero de Episcopal News Service. Puede dirigirse a él a dpaulsen@episcopalchurch.org. Traducción de Vicente Echerri.

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about Episcopal News Service, as well as reports of commenting misconduct, can be e-mailed to news@episcopalchurch.org.