El Obispo Primado insta a la Iglesia a ‘despertar

Se inicia esta semana una iniciativa de reconciliación a nivel denominacional

El obispo primado Michael Curry proclamando la rama episcopal del Movimiento de Jesús en un acto público de Goucher College en las afueras de Baltimore, Maryland. Foto de Randall Gornowich

[Diócesis de Maryland] El obispo primado Michael Curry regresó a su territorio familiar de la Diócesis de Maryland como portador de un mensaje inspirador y alentando a los episcopales a afirmar su papel como miembros del Movimiento de Jesús.

“ ‘Tengan cuidado si la Iglesia Episcopal alguna vez despierta’” dijo, citando al famoso evangelista del siglo XX Billy Sunday. “Despierta, Iglesia Episcopal. En eso consiste el Movimiento de Jesús”.

Curry, que sirvió de rector en la iglesia de Santiago Apóstol [St. James] en Baltimore, durante 12 años,  ha estado llamando por un nuevo período de evangelización dentro de la Iglesia desde que fuera electo en 2015. Este empeño también incluye un deseo de que la Iglesia Episcopal aborde algunos de los problemas sistémicos de raza y clase que plagan la sociedad estadounidense.

“Necesitamos encontrar un medio por la gracia de Dios para contrarrestar el sistema pecaminoso profundamente arraigado que nos atasca en un pantano de racismo”, dijo. Para el Obispo Primado, la reconciliación racial, la evangelización y el cuidado de la creación de Dios están en las raíces del Movimiento de Jesús.

Esta semana, Curry y la Rda. Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados, iniciarán un programa denominacional destinado a alentar la reconciliación racial. Se llama “Convertirse en la amada comunidad: el compromiso a largo plazo de la Iglesia Episcopal con la reparación, la reconciliación y la justicia raciales”. Se ha programado un seminario introductorio en la Red [webinar] para el 16 de mayo.

El programa es el resultado de un año de sesiones de escucha, de consultas y de reflexión. Comenzó con la aprobación de la Resolución C019 en la Convención General de 2015, la cual pedía que la Cámara de Obispos y la Cámara de Diputados crearan un concepto para abordar la injusticia racial. La convención también incluyó $2 millones en su presupuesto para hacer una realidad ese plan.

El éxito de la campaña por la reconciliación dependerá en gran medida del establecimiento de relaciones, dijo Curry.

“En lo más profundo de las entrañas de nuestro dilema racial está la verdad de que no nos conocemos”, dijo él. “El racismo tiene una ventaja con eso porque allí es donde se fabrican los estereotipos, y una de las maneras de escapar de eso es lograr que las personas entablen relaciones genuinas”.

Durante su visita a Maryland, Curry dio una pequeña plática informativa en la 233ª. Convención Anual de la Diócesis Episcopal de Maryland, encajonada entre dos entrevistas, y predicó en un auditorio casi lleno en el campus de Goucher College en Towson.

El evento nocturno, conocido como “la reunión en la gran tienda” le dio la oportunidad de divertirse un poco a costa de la obvia renuencia de los episcopales a participar en la evangelización. Él hizo su sermón en torno al pasaje de Hechos 1:8 y sacó a colación otras citas bíblicas, tales como Isaías 43:10-12. Luego  llevo el mensaje a un plano más familiar, al hacer citas de la liturgia bautismal y del catecismo del Libro de Oración Común.

“La verdad es que yo realmente sí creo que necesitamos testigos, y no sólo testigos en abstracto”, afirmó. “Necesitamos evangelistas que den testimonio de una manera de ser cristianos que refleje la enseñanza de Jesús de Nazaret”.

Curry recurrió a su afición al béisbol para encontrar una sorprendente ilustración de la manera a veces sutil y no obstante poderosa en que el testimonio del evangelio ha influido en la vida pública. Al parecer, Branch Rickey, el famoso ejecutivo de los Dodgers de Brooklyn, recurrió a las Bienaventuranzas y a otras enseñanzas de Jesucristo para ayudar a Jackie Robinson a encontrar medios de resistir los insultos que le propinaron cuando se incorporó a las grandes ligas el 15 de abril de 1947.

“Cambiaron el béisbol de las grandes ligas siguiendo las enseñanzas de Jesús de Nazaret”, dijo Curry. “No teman y no se avergüencen de ser cristianos a los que se les conoce por el amor, la justicia y el perdón”.

Durante una entrevista previa, Curry hizo notar que parte de su pasión de proclamar el Movimiento de Jesús nació de sus propias reflexiones y de su deseo de ayudar a que las personas lleguen a tener una vida espiritual más plena. El estudio bíblico es fundamental para lograr que eso suceda, afirmó, añadiendo que en el mundo actual de las redes sociales, el estudio no tiene que ser presencial. Pero él estudio debe hacerse.

“Es algo semejante al camino de Emaús”, dijo. “Sostengan una conversación y Jesús se mostrará”.

Curry dijo también que en tanto la Iglesia reclama su papel como la rama episcopal del Movimiento de Jesús, encontrará también un continuo papel en la plaza pública.

“No estamos entrando en el terreno político como partidarios, sino realzando los valores que tenemos como cristianos”, dijo. “Jesús murió en el mundo real porque se atrevió a asumir los valores del Reino de Dios y vivirlos”.

-El Rdo. M. Dion Thompson, sacerdote de la Diócesis de Maryland, es un ex reportero del periódico The Baltimore Sun. Traducción de Vicente Echerri.

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about Episcopal News Service, as well as reports of commenting misconduct, can be e-mailed to news@episcopalchurch.org.