Una congregación episcopal lidera el empeño para hacer ‘reverdecer’ una ciudad del Cinturón del Óxido en el oeste de Nueva York

James Colby at GreenUp event

James Colby, miembro de la iglesia episcopal de San Lucas en Jamestown, Nueva York, habla el 8 de marzo en una presentación de la profesora Sherri Mason como parte de una serie de conferencias auspiciadas por GreenUp Jamestown. Foto de  GreenUp Jamestown, vía Facebook.

[Episcopal News Service] Pascua cae menos de una semana antes que el Día de la Tierra este año. Esa cercanía es más que un hecho del calendario para la iglesia episcopal de San Lucas [St. Luke’s Episcopal Church] en Jamestown, Nueva York. Es un doble llamado a lo que el Rdo. Luke Fodor define como “cuidado de la creación”.

La congregación de San Lucas está en el centro de un proyecto comunitario que se inició esta Cuaresma llamado “Reverdecer Jamestown” [GreenUp Jamestown], el cual mezcla la espiritualidad cristiana con la mayordomía medioambiental. La lista inicial de los eventos de GreenUp está llena de conferencias de temática ecologista y debates de panel coordinados con la ayuda de varias organizaciones asociadas en la ciudad.  [La serie] concluye con un programa el Día de la Tierra el 22 de abril, aunque Fodor espera que el alcance y el apoyo sigan creciendo.

“Cuanto más podamos … conectarnos de nuevo con nuestros orígenes, tanto más sanos seremos, no sólo en nuestros cuerpos, sino en nuestros espíritus”, dijo Fodor.

Esa conexión es más que teórica, dijo él. “Cuando un sacerdote dice el Miércoles de Ceniza: ‘venimos del polvo y al polvo volveremos’, eso significa la tierra’”, añadiendo que gran parte de la sociedad moderna se ha alienado de nuestra biología terrestre. Fodor también lamenta que aunque celebramos la liturgia cristiana con fundamentos agrícolas, hayamos perdido el contacto con la manera en que los alimentos llegan a nuestra mesa.

“La gente no tiene una idea cabal del cuidado de la creación, de manera que debemos hacer algo”, arguyó Fodor.

Esto de “hacer algo” no encabezaba su lista de prioridades cuando Fodor se mudó por primera vez al oeste del estado de Nueva York hace tres años para asumir la rectoría de la iglesia episcopal en esta ciudad del Cinturón del Óxido conocida tradicionalmente por sus fábricas de muebles.

La vieja pasión de Fodor por el medioambiente ya había comenzado a ceder ante su rutina diaria. Como un hombre más joven en la ciudad de Nueva York, iba en bicicleta a todas partes, se preocupaba de reciclar y cuando él y su esposa se convirtieron en padres, eligieron usar pañales de tela en lugar de los desechables que obstruyen los muladares.

Algunos de esos hábitos empezaron a cambiar cuando Fodor comenzó a atender una iglesia suburbana de Long Island, empezando por una creciente dependencia del auto, en lugar de la bicicleta. Pero en Jamestown él encontró una ciudad más cercana a la naturaleza y a las creaciones terrenales de Dios de lo que podría sugerir su pasado industrial y manufacturero.

Fodor señalaba una de las grandes atracciones de Jamestown, el lago Chautauqua, una joya natural situada en el oeste de la ciudad. La región es también una popular ruta de aves migratorias y el hogar natal de Roger Tory Peterson, el renombrado naturalista y pintor de aves. Jamestown ha celebrado el Día de la Tierra desde el comienzo, en 1970, cuando Stan Lundine, que eran entonces alcalde, ayudó a coordinar un espectáculo que conllevaba la exposición de varias toneladas de basura para ilustrar la mucha polución que cae sobre la ciudad. El truco publicitario atrajo la atención nacional.

“Aquí hay una auténtica historia de ambientalismo”, dijo James Colby, un miembro de San Lucas que ha estado trabajando con Fodor para llevar adelante GreenUp.

Colby, de 66 años, está jubilado después de trabajar como conservador para la Galería Weeks  en la Universidad Comunitaria de Jamestown, y una de sus contribuciones a GreenUp será coordinar una instalación de arte en San Lucas, de más de 4 metros de altura, hecha de tarros de vidrio iluminados. Pero eso se prepara para el próximo año. En este primer año, él y Fodor se proponen fundamentalmente despertar una mayor conciencia medioambiental en la comunidad al tiempo de captar a muchos colaboradores, entre ellos al Instituto de Historia Natural “Roger Tory Peterson” , el Centro “Robert H. Jackson”  y el Centro Audubon de Jamestown.

San Lucas, pues, es “una especie de organización central con radios que alcanzan a personas que ya trabajan a favor del medioambiente”, dijo Colby.

James Colby and Sherri Mason

James Colby y Sherri Mason posan para una foto en el evento del 8 de marzo auspiciado por GreenUp Jamestown. Foto de GreenUp Jamestown, vía Facebook.

El evento inicial de la serie de conferencias de GreenUp, que se celebró el 8 de marzo en la biblioteca pública de Jamestown, fue una presentación de Sherri Mason, una profesora de química en la Universidad Estatal de Nueva York en Fredonia. Fodor dijo que unas 100 personas habían venido a escuchar la plática de Mason acerca de su investigación sobre los Grandes Lagos y el legado medioambiental de la escritora Rachel Carson.

Se eligió la biblioteca como el lugar donde presentarle el proyecto a la comunidad, para no limitarlo a la iglesia. Aun así, antes de asistir a la presentación de Mason, unos 25 feligreses participaron con Fodor en un breve oficio en la capilla de San Lucas, en el cual pidieron perdón por los pasados abusos del medioambiente cometidos por la humanidad y prometieron comprometerse de nuevo a ser mayordomos de la Tierra.

Fodor dirigirá los próximos dos programas de la serie GreenUp, el 15 y el 22 de marzo, en San Lucas. Uno destacará a los santos celtas como modelos de “espiritualidad verde” y el otro ahondará en el libro de Génesis en busca de una respuesta a la pregunta: “¿Propuso Dios realmente la dominación humana de la creación?”

El presidente del Instituto “Roger Tory Peterson” está programado para hablar el 29 de marzo en la iglesia acerca de la “naturaleza urbana” de Jamestown, y la serie de conferencias cuaresmales concluye el 5 de abril con otra presentación en la biblioteca, esta vez un panel para debatir el libro Bajo el viento marino [Under the Sea-Wind] de Rachel Carson.

Hay programados otros eventos después de la serie de Cuaresma, entre ellos una velada de oración, arte y música el Día de la Tierra en San Lucas.

En este primer año, la diversidad de temas y las organizaciones comunitarias se hizo a propósito, explicó Colby. “Lo que intentamos hacer este año es darle a todo el mundo una parte”. El futuro de GreenUp Jamestown puede conllevar el hacerle frente a ciertos proyectos y asuntos con mayor atención, tales como apoyar los empeños de limpieza en el lago de Chautauqua o la promoción de la energía solar y otras fuentes de energía renovable.

Colby, que ya tiene suficientes paneles solares en su casa para atender a sus propias necesidades energéticas, afirma que el cambio climático es “el mayor desafío a que nos enfrentamos”.

“Creo que, como cristianos, es una obligación hacer avanzar la sociedad y una energía limpia y renovable es una de esas áreas”, afirmó.

— David Paulsen es redactor y reportero de Episcopal News Service. Pueden dirigirse a él a dpaulsen@episcopalchurch.org. Traducción de Vicente Echerri.

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about Episcopal News Service, as well as reports of commenting misconduct, can be e-mailed to news@episcopalchurch.org.