El Consejo Ejecutivo sopesa el proceso del próximo presupuesto trienal

Los miembros empiezan a soñar y a concebir el futuro de la Iglesia, y a orar por él

[Episcopal News Service – Linthicum Heights, Maryland] El Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal comenzó aquí su reunión de tres días con el examen de un proceso para formular una propuesta presupuestaria para el trienio 2016-2018.

El Rdo. Canónigo Charles LaFond, miembro del Consejo procedente de [la diócesis de] Nuevo Hampshire, dirigió a sus colegas en un ejercicio de 75 minutos de duración que incluía meditación silenciosa, oración y conversaciones de mesa de 12 minutos. Los miembros del Consejo cambiaron de mesa para cada una de estas sesiones de conversación como un modo de estimular una amplia discusión al tiempo que se les pedía que tuvieran en cuenta dos preguntas: “¿Hacía dónde Dios parece conducir a nuestra Iglesia y cuáles son nuestras esperanzas y sueños para el futuro [y] qué acciones y ministerios nos ayudarían a realizar esas esperanzas y esos sueños?”  y “¿Cuál es el papel idóneo de la estructura denominacional (a diferencia de las estructuras diocesanas o locales) para potenciar estos ministerios y estas acciones?”.

El ejercicio surge de un subcomité creado durante la última reunión del Consejo por su Comité Permanente Conjunto sobre Finanzas para la Misión (FFM, sigla en inglés) para revisar el proceso trienal que los miembros han utilizado para formular una propuesta presupuestaria trienal.

Los miembros del Comité Permanente Conjunto sobre Programa, Presupuesto y Finanzas (PB&F), que recibe la propuesta presupuestaria del Consejo Ejecutivo, y la Comisión Permanente sobre la Estructura de la Iglesia se encuentran entre los integrantes del subcomité, dijo la Rda. Susan Snook, miembro del Consejo proveniente de la [diócesis de] Arizona que preside el subcomité.

Los miembros del Consejo Ejecutivo 2009-2012 no estaban enteramente complacidos con el proceso presupuestario durante ese trienio. En el curso de su última reunión antes de la Convención General de 2012, enviaron un memorando de preocupaciones específicas al PB&F  acerca de su documento presupuestario 2012-2015. En parte, decían que una decisión de programar la primera reunión del PB&F sobre el presupuesto al día siguiente de concluir la reunión del consejo les exigía convenir en “un documento final antes de que la oficina del tesorero tuviera el tiempo necesario para redactar el documento a fin de someterlo a una revisión final del Consejo Ejecutivo”.

Mark Hollingsworth, obispo de la Diócesis de Ohio y presidente del FFM, le dijo al Consejo en octubre que su comité había acordado que el proceso debe cambiarse, aunque un proceso especial sobre la estructura de la Iglesia abordaría sin duda los asuntos presupuestarios. Ese equipo de trabajo se reunió por primera vez a principios de este mes y debe reportarle a la Iglesia en noviembre de 2014 y traer sus recomendaciones a la reunión de la Convención General en Salt Lake City en 2015.

Sin embargo, el proceso del Consejo Ejecutivo de formular una propuesta presupuestaria 2016-2019, tiene lugar al mismo tiempo que la tarea de ese grupo por la regla conjunta II.10c.ii de la Convención General estipula que el Consejo debe presentar su propuesta presupuestaria al PB&F no menos de cuatro meses antes del comienzo de la Convención General.

Concibiendo el futuro
Snook invitó a los miembros del Consejo el 25 de febrero a comenzar a contemplar la manera de cambiar el proceso, en primer lugar “a soñar y a concebir el futuro de la Iglesia y a orar por él —por nuestra visión para la Iglesia”.

El papel del Consejo en el proceso presupuestario de la Convención General conlleva proponer una visión y una misión para cada trienio, dijo.

“El primer paso es llegar a entender lo que nosotros, como Consejo Ejecutivo, creemos que es la visión y misión de la Iglesia” en el trienio 2016-2019, agregó. El ejercicio tenía el propósito no sólo de ver “lo que creemos que de be hacerse, sino discernir lo que Dios necesita que se haga”.

Snook vinculó ese ejercicio al real procesamiento de cifras en la formulación del presupuesto, al decir: “no importa lo que digas que es tu visión, lo que pones en el papel como la manera en que te propones gastar el dinero expresa lo que es realmente tu visión”.

“No llegaremos hoy a ninguna conclusión concreta respecto a lo que es la visión y misión de la Iglesia”, agregó. “éste es el comienzo de un proceso de años para hacer que nazca una visión”.

LaFond llamó al ejercicio “un manera cuaresmal” de abordar esas cuestiones con indagación abierta y cuestionamiento humilde”, valiéndose del silencio tanto como de la reflexión conversacional. El silencio, afirmó, es “sentarse ahí a recibir [instrucciones] del Espíritu Santo”. El silencio, añadió, es con frecuencia el espacio utilizado para formular una respuesta brillante a una pregunta.

“Algunos de ustedes encontrarán este ejercicio muy ameno y meditativo; otros lo aborrecerán y se opondrán a él, deseando más bien producir algo tangible o hacer una declaración o publicar un resultado”, afirmó LaFond.

El subcomité del FFM ha propuesto un proceso presupuestario trienal que se discutirá más tarde en esta reunión, continuó Snook, quien sugirió que el ejercicio del 25 de febrero resultaría útil independientemente de la configuración del proceso que el Consejo finalmente elija.

Después del ejercicio, los miembros del Consejo, el personal y los visitantes participaron en la celebración de la Eucaristía

La reunión del 25 al 27 de febrero está teniendo lugar en el Centro de Conferencias del Instituto Marítimo.

También en la agenda del Consejo:

El consejo dedicó la tarde del 25 de febrero a reuniones por comités y también comenzará con reuniones de comités el 26. Está programada una reunión plenaria para la media tarde del 26 de febrero, durante la cual los miembros se espera que oigan un informe sobre la 15ª. reunión del Consejo Consultivo Anglicano, una actualización sobre la recuperación de la Diócesis de Haití luego del terremoto y una presentación sobre la utilización futura del Centro Denominacional  de la Iglesia Episcopal en el 815 de la Segunda Avenida en Nueva York. La Convención General aprobó la Resolución D016 durante su reunión de julio pasado, en la que decía que “es la voluntad de esta Convención mudar las oficinas centrales de la Iglesia” de ese edificio. El 27 de febrero, el Consejo se reunirá en sesión plenaria para oír informes de comités y considerar resoluciones.

El Consejo Ejecutivo lleva a cabo los programas y políticas adoptadas por la Convención General según el Canon I.4 (1)(a). El consejo está compuesto de 38 miembros —20 de los cuales (cuatro obispos, cuatro presbíteros o diáconos y 12 laicos) son electos por la Convención General y 18 (un clérigo y un laico) por cada una de los nueve sínodos provinciales, por períodos de seis años— además del/de la Obispo/a Primado/a y el/la presidente de la Cámara de Diputados.

– La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora y reportera de Episcopal News Service.

Traducción de Vicente Echerri

Speak Your Mind

*

Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about Episcopal News Service, as well as reports of commenting misconduct, can be e-mailed to news@episcopalchurch.org.